EN­TRE­VIS­TA

El com­po­si­tor y la flau­tis­ta enamo­ran a su pú­bli­co con el con­cier­to pre­sen­ta­do en el tea­tro Lin­ce de la UA­deO, ade­más con­ver­san so­bre su tra­yec­to­ria den­tro del ar­te de la música

Perfiles Culiacan - - Contenido - Por Re­dac­ción Fotografía: Noé Mas­ca­re­ño

Plá­ti­ca con la flau­tis­ta Ma­ri­sa Ca­na­les y el com­po­si­tor Alexis Aran­da.

Ha­ce días vi­si­ta­ron la ciu­dad de Cu­lia­cán, el com­po­si­tor Alexis Aran­da y la flau­tis­ta Ma­ri­sa Ca­na­les, quie­nes acom­pa­ña­ron a la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Si­na­loa de las Ar­tes en el con­cier­to que se ofre­ció en el tea­tro Lin­ce. La re­vis­ta PER­FI­LES trae una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con es­tos ar­tis­tas.

Con­cier­to Acqua

Alexis Aran­da ini­ció des­de ni­ño to­can­do piano. “En mis años de for­ma­ción co­no­cí al maes­tro Ma­rio La­vis­ta, fue mi maes­tro de com­po­si­ción; en mi ca­rre­ra he op­ta­do por en­fo­car­me a la música de or­ques­ta que es lo que más me gus­ta com­po­ner”. El con­cier­to que pre­sen­tó se lla­ma Acqua: Con­cier­to pa­ra flau­ta y or­ques­ta con el cual tie­ne cin­co años de co­la­bo­ra­ción con la maestra Ma­ri­sa. “Acqua per­te­ne­ce a un ci­clo de obras que lla­ma Zo­dia­co. Son los tres sig­nos más su­fri­dos: Es­cor­pión es un pri­mer mo­vi­mien­to que tie­ne mu­cha suer­te, des­pués Cán­cer mo­vi­mien­to lí­ri­co, me­ló­di­co, muy ro­mán­ti­co, y Pis­cis, un mo­vi­mien­to muy vi­vaz, se lo de­di­qué a la maestra Ma­ri­sa por el res­pe­to que le ten­go. Agra­dez­co la ini­cia­ti­va del maes­tro Mi­guel Sal­mon de pro­gra­mar música nueva que es arries­ga­da, pe­ro tam­bién sor­pre­si­va por la res­pues­ta del pú­bli­co. Yo creo que la ma­yo­ría de los di­rec­to­res de or­ques­ta op­tan por lo se­gu­ro, por lo que sa­ben que el pú­bli­co les ga­ran­ti­za que van a ir. Y es­ta obra tu­vo una res­pues­ta muy bo­ni­ta del pú­bli­co, la ca­li­dez y efu­si­vi­dad”.

Pa­ra co­no­cer a Ma­ri­sa

Ma­ri­sa ama la música des­de pe­que­ña, pues es­tu­dió piano y can­to, la flau­ta la apren­dió cuan­do es­ta­ba en pre­pa, es­tu­dió la li­cen­cia­tu­ra en Phi­la­delp­hia Co­lle­ge of Per­for­ming Arts, des­pués fue be­ca­da por el go­bierno fran­cés pa­ra ha­cer el pos­gra­do en el con­ser­va­to­rio de Ver­sa­lles, Fran­cia, don­de ob­tu­vo me­da­lla de oro en flau­ta y en música de cá­ma­ra. “Al con­cluir el pos­gra­do re­gre­sé a tra­ba­jar a mi país y co­no­cí a mi es­po­so, que es di­rec­tor de or­ques­ta, Ben­ja­mín Juárez Eche­ni­que, ade­más fun­dé el se­llo dis­que­ro Ur­text Di­gi­tal Clas­sics, es lí­der de música en con­cier­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca”, ex­pre­sa la flau­tis­ta.

Res­pec­to al con­cier­to ofre­ci­do en el tea­tro Lin­ce, co­men­ta que la re­cep­ción del pú­bli­co fue in­creí­ble­men­te cá­li­da, un pú­bli­co muy ge­ne­ro­so, ca­ri­ño­so y re­cep­ti­vo que ade­más le gus­tó que hu­bie­ra jó­ve­nes en el tea­tro, eso fue muy lin­do, una ex­pe­rien­cia úni­ca. Al cues­tio­nar­la so­bre qué es lo que sien­te al su­bir al es­ce­na­rio res­pon­de: “La ma­yor sa­tis­fac­ción de su­bir al es­ce­na­rio es sen­tir que se es­tá en­ta­blan­do una co­mu­ni­ca­ción con el pú­bli­co, hay al­go ener­gé­ti­co que se da en el es­ce­na­rio cuan­do sien­te que hay una re­cep­ción de par­te del pú­bli­co, es al­go que se sien­te fí­si­ca­men­te, pe­ro cuan­do lo­gras rom­per esa ba­rre­ra en­tre los que es­ta­mos acá y allá se em­pie­za a sen­tir al­go ma­ra­vi­llo­so, te lle­nas de ener­gía, de emo­ción”.

Ins­pi­ra­ción del com­po­si­tor

Por su par­te, Alexis co­men­ta que lo que más dis­fru­ta de com­po­ner es lo que vie­ne has­ta el fi­nal: que se es­tre­ne la obra, por­que mu­chas ve­ces las obras ter­mi­nan en un ca­jón. “He te­ni­do la for­tu­na de que mú­si­cos de gran tra­yec­to­ria es­tén con­fian­do en mi música”. El com­po­si­tor aña­de que las se­rie de obras que ha­ce es­tán ins­pi­ra­das en mú­si­cos que ad­mi­ra des­de ha­ce tiem­po, que en al­gún mo­men­to fue su sue­ño co­la­bo­rar con ellos. “Los com­po­si­to­res ne­ce­si­ta­mos un re­pre­sen­tan­te an­te el pú­bli­co —que son los ins­tru­men­tis­tas—, no­so­tros ne­ce­si­ta­mos ese in­ter­me­dia­rio pa­ra po­der lle­gar al pú­bli­co y mi música es co­mo un ho­me­na­je a los mú­si­cos que ad­mi­ro, en es­te ca­so a Ma­ri­sa. Ca­da no­ta que yo es­cri­bí es­tu­vo pen­sa­da en ella, cuan­do es­toy es­cri­bien­do me la ima­gino, es co­mo una pro­yec­ción al fu­tu­ro, es una ex­pe­rien­cia má­gi­ca y la in­ter­pre­ta­ción”.

La música en los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos

Ma­ri­sa tie­ne la idea de que la música de­be­ría de in­cluir­se den­tro de los pla­nes de es­tu­dio de las es­cue­las, es­tu­diar­se de una ma­ne­ra ri­gu­ro­sa. “La música que tie­nen nues­tros ni­ños es tocar una flau­ta de plás­ti­co y eso no es un con­tac­to real con la música, apren­der a leer música le da un ri­que­za enor­me a la per­so­na, po­der sen­tar­se y es­cu­char una obra le­yen­do una par­ti­tu­ra es en­ten­der, es en­san­char enor­me­men­te la ex­pe­rien­cia. El he­cho de leer música o tocar un ins­tru­men­to crea una can­ti­dad de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les im­pre­sio­nan­te; un ni­ño que es­tu­dia música apren­de dis­ci­pli­na, a or­ga­ni­zar sus pen­sa­mien­tos por­que se tie­ne que crear una se­rie de com­pe­ten­cias neu­ro­na­les y cog­ni­ti­vas pa­ra po­der tra­du­cir ese idio­ma —que son las bo­li­tas y pun­ti­tos— a so­ni­dos. Yo creo que el be­ne­fi­cio va más allá de dis­fru­tar un con­cier­to cuan­do se es adul­to, es en­ri­que­cer la vi­da li­te­ral­men­te”, con­clu­ye.

«El he­cho de leer música o tocar un ins­tru­men­to crea una can­ti­dad de co­ne­xio­nes neu­ro­na­les im­pre­sio­nan­te, un ni­ño que es­tu­dia música apren­de dis­ci­pli­na y a or­ga­ni­zar sus pen­sa­mien­tos» Ma­ri­sa Ca­na­les Flau­tis­ta

«Acqua per­te­ne­ce a una se­rie de obras ti­tu­la­da Zo­dia­co» Alexis Aran­da Com­po­si­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.