EL ERO­TIS­MO DE CAR­MEN PA­RRA

Perfiles de los Mochis - - Entrevista - Tex­to y foto: Gui­do Re­yes

Una ame­na en­tre­vis­ta con la pin­to­ra, quien ade­más de com­par­tir su amor por el ar­te, apro­ve­cha el es­pa­cio pa­ra do­nar una ex­qui­si­ta obra de ar­te pic­tó­ri­ca, en so­li­da­ri­dad con los ma­los tiem­pos que es­tá pa­san­do Cu­lia­cán, pa­ra re­ca­bar fon­dos y ayu­dar a las per­so­nas afec­ta­das en la ciu­dad

Car­men Pa­rra es una ar­tis­ta me­xi­ca­na “a la an­ti­güi­ta”. Se sa­be crea­do­ra, y an­te esa vo­lun­tad y ne­ce­si­dad de ex­pre­sar, ella se lan­za a cons­truir un mun­do de una be­lle­za que emo­cio­na. Ar­tis­ta a tem­po­ral, en­tre­na­da pa­ra al­can­zar a sus án­ge­les, ma­ri­po­sas y águi­las y dar­les la li­ber­tad pro­me­ti­da. Po­see­do­ra de una luz muy lu­mi­no­sa, de gra­cia in­na­ta y pí­ca­ra son­ri­sa, nos in­vi­ta a cons­truir un día inol­vi­da­ble, don­de los protagonistas son la ge­ne­ro­si­dad, el buen co­mer, el te­qui­lear y la char­la de rum­bos im­pre­ci­sos.

De un jar­dín exu­be­ran­te y olo­res se­duc­to­res, ella nos ofre­ce en­trar en su ma­gia y eva­de se­cre­tos y du­das, sim­ple­men­te nos in­vi­ta a su ero­tis­mo, esa inex­pia­ble de­fi­ni­ción que en las sen­ci­llas pa­la­bras de ella so­lo es “el amar a vi­da”.

¿Có­mo de­fi­ne su ma­gia, Car­men?

No me gus­ta de­fi­nir pa­ra quien siem­pre go­za de su ar­te. La vi­da te con­du­ce por lu­ga­res mis­te­rio­sos y ya.

¿Qué es pa­ra us­ted el ero­tis­mo?

La vi­da, el amor, la na­tu­ra­le­za, la crea­ción, el uni­ver­so, el in­fi­ni­to... La lo­cu­ra es par­te de la vi­da.

¿Qué tan­ta lo­cu­ra hay en su vi­da?

La que me de­jen ha­cer (son­ríe).

¿Cuál es el co­lor que más se ma­ni­fies­ta en su obra?

El azul.

¿Us­ted lo es­co­gió o él la es­co­gió a us­ted?

No, a mí to­dos me es­co­gen... Has­ta tú. (Vuel­ve a son­reír).

¿Ma­ne­ja mie­dos en su ar­te, Car­men?

¡To­dos! El mie­do es par­te del ser hu­mano, y los que pue­do los ate­rri­zo en mi obra. ¿Es irra­cio­nal su ta­len­to?

To­tal­men­te, no lo de­ten­go; si fue­ra ra­cio­nal, fue­ra otra co­sa.

¿Una obra pic­tó­ri­ca es co­mo un or­gas­mo?

¡Pues sí! Un ar­tis­ta sin ero­tis­mo no exis­te, y yo in­ter­pre­to la vi­da. «To­dos me es­co­gen... Has­ta tú» Car­men Pa­rra Pin­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.