In­con­ve­nien­tes

Periódico AM Express Celaya - - CORREDOR INDUSTRIAL - Ro­lan­do Fuen­tes-Be­rain

Es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a nues­tra co­mo­di­dad y a una vi­da sin in­con­ve­nien­tes que cuan­do ocu­rre al­go que nos ale­ja de es­to, reac­cio­na­mos con dis­gus­to y con fuer­tes que­jas, la ver­dad es que pa­ra que ha­ya un cam­bio pro­fun­do en nues­tra so­cie­dad de­be acom­pa­ñar­se de al­gu­nas sa­cu­di­das que nos in­vo­lu­cren a to­dos. Es co­mún que se pi­da al go­bierno re­sul­ta­dos in­me­dia­tos pa­ra to­dos los gran­des problemas que afec­tan a la co­lec­ti­vi­dad pe­ro sin com­pro­me­ter­nos en una par­ti­ci­pa­ción co­mún, ac­ti­va y de­ci­di­da.

Los gran­des problemas so­cia­les, en­tre ellos la co­rrup­ción, no apa­re­cie­ron por ge­ne­ra­ción es­pon­ta­nea, se in­cu­ba­ron en­tre no­so­tros co­mo gru­po so­cial, por lo que se re­quie­re nues­tra par­ti­ci­pa­ción pa­ra com­ba­tir­los y an­tes que to­do, su re­co­no­ci­mien­to pa­ra así ata­car­los des­de su raíz. Es mo­men­to de aban­do­nar po­si­cio­nes co­mo­di­nas y coope­rar con las trans­for­ma­cio­nes ac­ti­va­men­te, sin ol­vi­dar nues­tra par­te de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

La apa­tía y el de­sin­te­rés co­mu­na­les nos lle­va­ron a és­te es­ta­do de co­sas y es mo­men­to de aliar­nos pa­ra lo­grar una me­jo­ría de nues­tras con­di­cio­nes de vi­da. En el ca­so con­cre­to de PEMEX, ha que­da­do ple­na­men­te de­mos­tra­do co­mo no fue­ron úni­ca­men­te los de­lin­cuen­tes or­ga­ni­za­dos los que ro­ba­ban el com­bus­ti­ble, se pro­bó que son los pro­pios tra­ba­ja­do­res, eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios pri­va­dos los que han asal­ta­do a esa em­pre­sa.

Por muchos años y con la com­pli­ci­dad de to­dos los ór­de­nes de go­bierno se sa­queó a la pa­ra­es­ta­tal al gra­do de lle­var­la a un es­ta­do de rui­na pro­mo­vien­do vo­lun­ta­ria­men­te su de­vas­ta­ción pa­ra que otras com­pa­ñías ex­tran­je­ras se apo­de­ren del mercado que PEMEX ha de­ja­do de aten­der por su de­plo­ra­ble si­tua­ción. Es po­si­ble re­ver­tir to­do es­to pe­ro con la coo­pe­ra­ción de la so­cie­dad co­no­cien­do el ori­gen y fin de las ac­cio­nes em­pren­di­das.

El des­pia­da­do sa­queo que sufre nues­tra pa­ra­es­ta­tal re­ve­la­rá muchos su­cios se­cre­tos de co­rrup­ción que al aten­der­se, re­du­ci­rán las muer­tes y la vio­len­cia que se pro­vo­ca­ban al­re­de­dor. ¿Ha no­ta­do us­ted, ama­ble lec­tor, co­mo se re­du­je­ron es­tos des­de que el go­bierno fe­de­ral de­ci­dió ce­rrar los duc­tos? ¿Aca­so no es jus­ta­men­te eso lo que se pidió? Pa­cien­cia y com­pren­sión son in­dis­pen­sa­bles pa­ra me­jo­rar to­do lo que es­tá po­dri­do.

Son opor­tu­ni­da­des pa­ra lle­var una vi­da más co­mu­ni­ta­ria de coope­rar y com­par­tir, de or­ga­ni­zar­se me­jor y acep­tar los in­con­ve­nien­tes que es­tos cam­bios con­lle­van. Podemos ver tam­bién lo bueno, las con­di­cio­nes del ai­re que res­pi­ra­mos son mejores, so­mos un pueblo con gran­des problemas de obe­si­dad y en­fer­me­da­des cró­ni­co­de­ge­ne­ra­ti­vas que pue­den dis­mi­nuir­se al ca­mi­nar más, usa­mos los vehícu­los exa­ge­ra­da­men­te.

Cuan­do hay una en­fer­me­dad del cuer­po, de­pen­dien­do de su in­ten­si­dad y ex­ten­sión es el tra­ta­mien­to que se de­be uti­li­zar, des­afor­tu­na­da­men­te, a ve­ces los me­di­ca­men­tos traen efec­tos se­cun­da­rios que cau­san otras mo­les­tias que de­be­mos ad­ver­tir al pa­cien­te y a su fa­mi­lia pa­ra que los to­le­ren y en­tien­dan que se­rán pa­sa­je­ros has­ta lo­grar la me­jo­ría. Sin caer en so­lu­cio­nes sim­plis­tas pe­ro tam­po­co en el ex­ce­si­vo pe­si­mis­mo hay que bus­car el pun­to me­dio pa­ra sor­tear és­ta si­tua­ción de la me­jor ma­ne­ra.

“Ha que­da­do de­mos­tra­do co­mo no fue­ron úni­ca­men­te los de­lin­cuen­tes or­ga­ni­za­dos los que ro­ba­ban el com­bus­ti­ble, se pro­bó que los tra­ba­ja­do­res, eje­cu­ti­vos y em­pre­sa­rios pri­va­dos han asal­ta­do a Pemex”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.