¿Era ne­ce­sa­rio?

Periódico AM Express Celaya - - CORREDOR INDUSTRIAL - Lic. Ma­rio Gu­tié­rrez Co­va­rru­bias Arq. Ja­vier Mar­tín Ruiz gu­tie­rrez­co­va­rru­[email protected]­mail.com ja­vier­mar­[email protected]

Ha­ce po­co más de una se­ma­na se in­cre­men­tó de una ma­ne­ra no­ta­ble una me­di­da, que ya des­de fi­na­les del mes de di­ciem­bre del año pasado se ha­bía co­men­za­do a im­ple­men­tar, pa­ra com­ba­tir y su­pues­ta­men­te su­pri­mir el de­li­to de ro­bo de com­bus­ti­bles, po­pu­lar­men­te co­no­ci­do co­mo “hua­chi­co­leo”. Una de las par­tes de es­ta me­di­da cier­ta­men­te com­ple­ja e in­su­fi­cien­te­men­te ex­pli­ca­da aún, ha con­sis­ti­do en ce­rrar los duc­tos que trans­por­tan esos hi­dro­car­bu­ros que se uti­li­zan co­mo com­bus­ti­bles, en los estados en don­de esos ro­bos han si­do más abun­dan­tes y con ma­yo­res con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas. Hay que acla­rar, que ese cie­rre de duc­tos so­la­men­te se hi­zo en los que es­tán, fun­da­men­tal­men­te, en el cen­tro de nues­tro país. Co­mo es na­tu­ral si se cie­rran los duc­tos que trans­por­tan más del 80% de los hi­dro­car­bu­ros que sir­ven pa­ra sur­tir a re­fi­ne­rías y cen­tros de abastecimiento en va­rios estados de la Re­pú­bli­ca, es na­tu­ral que ha­ya ha­bi­do des­de el mo­men­to del cie­rre, ocu­rri­do ha­ce aproximadamente 12 días, es­ca­sez de ta­les bie­nes en ca­si to­das las ciu­da­des de cer­ca de 10 estados del cen­tro del país. Ha­bla­mos pues, a tí­tu­lo de ejem­plo, de Ja­lis­co, Gua­na­jua­to,

Bue­nos días. Ini­cio es­te se­gun­do es­cri­to del año 2019 co­men­tan­do lo que creo que es in­tere­san­te que se co­noz­ca o se re­cuer­de, so­bre al­gu­nos pa­sa­jes de la vi­da co­lec­ti­va de Ira­pua­to. En la de­ce­na de 1950-59, Ira­pua­to re­ci­bió tres be­ne­fi­cios: uno, el evi­tar que la Re­fi­ne­ría An­to­nio M. Amor – tan­tos problemas exis­ten­tes en su in­te­rior con la ex­trac­ción ile­gal de com­bus­ti­ble-, se ins­ta­la­ra en Ira­pua­to, y la ra­zón era que iría a con­ta­mi­nar, co­mo es­tá su­ce­dien­do, aun­que a dis­tan­cia, nues­tro me­dio am­bien­te, es de­cir el ai­re que res­pi­ra­mos; es­to lo de­be­mos agra­de­cer a Don Jo­sé To­me Pe­chir quien fue el que se opu­so y lo lo­gró; dos, la rea­li­za­ción de la ‘Ciu­dad In­dus­trial’ por el año de 1954; la pri­me­ra de las va­rias que exis­ten en nues­tro mu­ni­ci­pio y que han ge­ne­ra­do muchos em­pleos y es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca; tres, la rea­li­za­ción de la ‘des­via­ción’, tér­mino que se usó pa­ra se­ña­lar la ca­rre­te­ra de dos carriles que uni­ría a la ca­rre­te­ras que vie­ne de Sa­la­man­ca con la que va a Si­lao, sin pa­sar por la zo­na ur­ba­na de la ciu­dad y así evi­tar la con­ta­mi­na­ción Mi­choa­cán, Aguas­ca­lien­tes, Que­ré­ta­ro, y otros más. Las gra­ves mo­les­tias y daños eco­nó­mi­cos que el ce­rrar esos duc­tos es­tá oca­sio­nan­do ha pro­pi­cia­do que se di­ga que ese cie­rre es ab­sur­do y que no es­tá su­fi­cien­te­men­te ex­pli­ca­do ni fun­da­men­ta­do, que se tra­ta de una “ocu­rren­cia” más de Ló­pez Obra­dor que en va­rias de sus con­fe­ren­cias ma­ti­na­les ha de­fen­di­do esa es­tra­te­gia y ha di­cho que no ce­de­rá, sin ha­cer men­ción de las ra­zo­nes de ello, pe­ro tam­bién sin jus­ti­fi­car efi­caz­men­te, por qué ha­cer­lo só­lo de esa ma­ne­ra y no de otra. Cier­ta­men­te ha pe­di­do el apo­yo de la po­bla­ción, pe­ro sin ra­zo­nar la me­di­da ni sus­ten­tar­la con su­fi­cien­tes argumentos. Los que de­fien­den la po­si­ción de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les en­ca­be­za­das por el presidente, lo ha­cen di­cien­do que los opo­si­to­res a ella tien­den a pro­te­ger a los hua­chi­co­le­ros por­que con la mis­ma se es­tán afec­tan­do sus in­tere­ses. Les di­cen pues que ellos son de una ma­ne­ra o de otra par­tí­ci­pe en el ro­bo o cuan­do me­nos lo en­cu­bren.

Me pa­re­ce que de­cir que quie­nes no es­tán de acuer­do con el cie­rre de los duc­tos apo­yan a los hua­chi­co­le­ros es un co­men­ta­rio ten­den­cio­so y sin sus­ten­to al­guno, pues es evidente, y creo que na­die lo dis­cu­te, que ese traí­do y lle­va­do cie­rre sí ha per­ju­di­ca­do a mi- con la emi­sión de ga­ses tó­xi­cos de los vehícu­los que los pro­du­cen. La des­via­ción se ini­cia­ba en el lu­gar don­de exis­tía un res­tau­ran­te que fun­cio­na­ba las 24 ho­ras, de nom­bre ‘La Ca­ba­ña’, aproximadamente don­de termina el pa­so a des­ni­vel que une la Ave­ni­da Ál­va­ro Obre­gón con la ca­rre­te­ra a Sa­la­man­ca y terminaba aproximadamente don­de exis­tía, has­ta ha­ce po­co, la me­ga glo­rie­ta con la me­ga Ban­de­ra, en la sa­li­da a Si­lao. Es­ta des­via­ción guarda mu­chas his­to­rias que for­man par­te, ya, de la his­to­ria co­lec­ti­va de Ira­pua­to. De ellas re­la­ta­ré al­gu­nas.

Las tie­rras que cru­za­ba es­ta des­via­ción eran muy ri­cas, por ello va­rias per­so­nas de Ira­pua­to te­nían te­rre­nos en esa zo­na. Don Mel­chor Ca­yón, pa­pá de esa di­nas­tía tan es­ti­ma­da co­mo lo es la de los Ca­yón Vi­lla­nue­va, tenía una gran­ja cru­za­da por la des­via­ción. Un buen día se subió a su vehícu­lo, aque­llos del ini­cio de los se­sen­tas, de ‘6.5 Me­tros de lar­go y lá­mi­nas las de su ca­rro­ce­ría de acero de dos pul­ga­das de es­pe­sor’, A las on­ce de la mañana sa­lió de su ca­sa, en Be­rrio­zá­bal 161, zo­na cen­tro, rum­bo a la gran­ja, lle­gó llo­nes de ha­bi­tan­tes en su eco­no­mía y en su tran­qui­li­dad, co­mo tam­bién lo ha he­cho en el ám­bi­to eco­nó­mi­co con mi­les de em­pre­sas. Así, pues, es cla­ro que de­fien­den sus in­tere­ses y no pue­de de­cir­se que por ello es­tén li­ga­dos a los de los de­lin­cuen­tes. Por otra par­te, si la es­tra­te­gia se­gui­da por el go­bierno fe­de­ral, que in­du­da­ble­men­te es­tá cau­san­do muchos daños eco­nó­mi­cos es o no la ade­cua­da, es al­go que pron­to de­be­rá de­mos­trar­se y aún si fue­re así, que era la úni­ca que po­día adop­tar­se y no otra que tu­vie­ra re­sul­ta­dos me­nos per­ju­di­cia­les a la ciu­da­da­nía, sien­do igual­men­te efi­caz que la adop­ta­da. Po­ner­nos a discutir si en efec­to se tra­ta de una ocu­rren­cia más de Ló­pez Obra­dor o real­men­te hay ba­ses pa­ra que se adop­ta­ra acep­tan­do el cos­to re­sul­tan­te, es por aho­ra al­go que po­dría ca­li­fi­car­se co­mo un bi­zan­ti­nis­mo.

Lo que sí es cla­ro es que una vez más se de­mues­tra el ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio de nues­tro presidente y que una vez que to­ma una de­ci­sión di­fí­cil­men­te vuel­ve atrás, que la aplicación de la frase “me can­so gan­so” con lo que po­pu­lar­men­te sig­ni­fi­ca, es­tá pa­san­do de ser so­la­men­te eso a una nor­ma de con­duc­ta obli­ga­to­ria y prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble de con­tra­de­cir. En el ca­so, cuan­do se le ha di­cho que ese cie­rre es­tá cau­san­do daños, no se ha to­ma­do la mo­les­tia de ex­pli­car o sus­ten­tar có­mo es que ce­rrar esos duc­tos aho­ra im­pe­di­rá que le si­gan ro­ban­do el com­bus­ti­ble, la ga­so­li­na o lo que con­duz­can, no so­la­men­te du­ran­te el tiem­po que per­ma­nez­can ce­rra­dos, pues es ob­vio que así se­rá, sino pa­ra el fu­tu­ro. En otras pa­la­bras, có­mo se­rá po­si­ble que una vez que se re­abran los duc­tos los al cru­ce de la ca­rre­te­ra con Sa­la­man­ca y dio vuel­ta ha­cia la des­via­ción, a la iz­quier­da. Al lle­gar (don­de se en­cuen­tra una fá­bri­ca de pas­tas de ha­ri­na, ‘La Mo­der­na’, ac­tual­men­te), dio vuel­ta a la iz­quier­da pa­ra ba­jar al te­rreno; al ha­cer­lo cru­zó el ca­rril con­tra­rio y no se fi­jó que en sen­ti­do con­tra­rio ve­nía un trái­ler gran­de.

El cho­fer del trái­ler, al ver que se cru­za­ba aquel au­to­mó­vil tan gran­de, co­mo pu­do me­tió los fre­nos y al­can­zó a gol­pear al co­che, pe­ro sin ha­cer­le da­ño a Don Mel­chor afor­tu­na­da­men­te. Mel­chor Ca­yón Vi­lla­nue­va, hi­jo de don Mel­chor se en­con­tra­ba en las ofi­ci­nas de Ban­co­mer en la Pla­zue­la Juan Ál­va­rez (él me pla­ti­có es­ta odi­sea de su pa­pá). Ahí fue­ron a avi­sar­le el per­can­ce que ha­bía su­fri­do su pa­pá. Sa­lió co­rrien­do, lle­gó con su pa­pá a la des­via­ción, se cer­cio­ró que no tu­vie­ra problemas fí­si­cos, se arre­gló con el cho­fer del trái­ler y to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad. Pa­só to­do un año. A los tres­cien­tos días de lo acon­te­ci­do y pla­ti­ca­do, a las on­ce de la mañana, Don Mel­chor Ca­yón subió a su vehícu­lo de ‘6.5 me­tros de lar­go con ca­rro­ce­ría de acero la­dro­nes no vol­ve­rán a per­fo­rar las tu­be­rías y apro­piar­se ilí­ci­ta­men­te de las ga­so­li­nas o có­mo ser­vi­rá ello pa­ra po­der fin­car­les res­pon­sa­bi­li­dad y lle­var­los a la cár­cel, que es lo que to­do mun­do desea, sal­vo esos de­lin­cuen­tes, por su­pues­to. La de­ter­mi­na­ción del cie­rre y de que la dis­tri­bu­ción de las ga­so­li­nas se ha­ga aho­ra por me­dio de ca­mio­nes es­pe­cia­les pa­ra el efec­to, las po­pu­lar­men­te men­cio­na­das “pi­pas” no pa­re­ce ha­ber si­do me­di­ta­da y me­di­da ade­cua­da­men­te, pues los he­chos es­tán de­mos­tran­do que la ca­pa­ci­dad de Pemex pa­ra el trans­por­te de las ga­so­li­nas en las pi­pas es no­ta­ble­men­te in­su­fi­cien­te, co­sa que por lo de­más ya se sa­bía, agre­gan­do a es­to que pa­re­ce que tam­po­co se tu­vo en cuen­ta el fe­nó­meno psi­co­ló­gi­co del in­cre­men­to de com­pras an­te la in­su­fi­cien­cia del abas­to y la es­ca­sez.

En fin, que si el fi­nal es la su­pre­sión del ro­bo de com­bus­ti­bles a Pemex, la iden­ti­fi­ca­ción ple­na y com­ple­ta de los par­ti­ci­pan­tes y en­cu­bri­do­res, su captura y pre­sen­ta­ción del jui­cio y no so­la­men­te la aper­tu­ra de car­pe­tas de in­ves­ti­ga­ción, con la cir­cuns­tan­cia de que el ro­bo que aho­ra se tra­ta de com­ba­tir ya no se re­pe­ti­rá, cuan­do me­nos no con los mis­mos pro­ce­di­mien­tos por la aho­ra sí efi­caz vi­gi­lan­cia, ha­brá que ad­mi­tir que no fue una ocu­rren­cia el re­fe­ri­do cie­rre, sino una me­di­da, que aun­que cos­to­sa pa­ra la so­cie­dad, era ne­ce­sa­ria. Pe­ro si no hay re­sul­ta­dos tan­gi­bles co­mo los que men­ciono en es­te pá­rra­fo, el pres­ti­gio de Ló­pez Obra­dor dis­mi­nui­rá, pe­ro so­bre to­do de­be­rá exi­gír­se­le ma­yor cui­da­do en su for­ma de go­ber­nar. de dos pul­ga­das de es­pe­sor’, Sa­lió de su ca­sa, en Be­rrio­zá­bal 161, zo­na cen­tro, rum­bo a la gran­ja, lle­gó al cru­ce de la ca­rre­te­ra con Sa­la­man­ca y dio vuel­ta ha­cia la des­via­ción, a la iz­quier­da. Al lle­gar (don­de se en­cuen­tra una fá­bri­ca de pas­tas de ha­ri­na, ‘La Mo­der­na’, ac­tual­men­te), dio vuel­ta a la iz­quier­da pa­ra ba­jar al te­rreno; al ha­cer­lo cru­zó el ca­rril con­tra­rio y no se fi­jó que en sen­ti­do con­tra­rio ve­nia un trái­ler gran­de. El cho­fer del trái­ler, al ver que se cru­za­ba aquel au­to­mó­vil tan gran­de, co­mo pu­do me­tió los fre­nos y al­can­zó a gol­pear al co­che, pe­ro sin ha­cer­le da­ño a Don Mel­chor afor­tu­na­da­men­te.

El cho­fer del trái­ler se ba­jó de él, vio a Don Mel­chor y ja­lán­do­se los ca­be­llos, de­ses­pe­ra­do e in­cré­du­lo gri­tó: - ‘no, otra vez el mis­mo vie­ji­to’… Mel­chor Ca­yón Vi­lla­nue­va, hi­jo de don Mel­chor se en­con­tra­ba en las ofi­ci­nas de Ban­co­mer en la Pla­zue­la Juan Ál­va­rez. Ahí fue­ron a avi­sar­le el per­can­ce que ha­bía su­fri­do su pa­pá. Sa­lió co­rrien­do, lle­gó con su pa­pá a la des­via­ción, se cer­cio­ró que no tu­vie­ra problemas fí­si­cos, se arre­gló con el cho­fer del trái­ler y to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad. Don Mel­chor no vol­vió a ma­ne­jar; du­ran­te muchos años, Pe­dro, más que cho­fer, ami­go de to­dos, lo lle­vó a don­de don Mel­chor qui­so, sin vol­ver a cho­car con otro trái­ler. Co­mo es­ta hay otras anéc­do­tas de esa des­via­ción, las que pla­ti­ca­ré en otro ar­tícu­lo. se­que y lo di­lu­ya con el tiem­po per­dién­do­se en el ol­vi­do o si se va a de­po­si­tar en la cloa­ca.

Sí, aho­ri­ta, es­ta si­tua­ción de Pemex, ha lle­va­do a la to­ma de una de­ci­sión acor­de al di­cho que reza que a gran­des ma­les, gran­des re­me­dios; qui­zá po­co me­di­ta­do el pro­ce­di­mien­to que ha ge­ne­ra­do la can­ce­la­ción del abastecimiento del producto que es esen­cial pa­ra ca­si to­dos y no so­lo pa­ra quie­nes ten­gan vehícu­lo sino que va a en­ca­re­cer to­dos los me­dios de sub­sis­ten­cia, de salud así co­mo el he­cho de que va a al­te­rar to­do un sis­te­ma de vi­da.

In­de­pen­dien­te­men­te de los me­ro­li­cos ofi­cia­les u ofi­cia­lis­tas; de los jil­gue­ros gu­ber­na­men­ta­les (sean del par­ti­do que sean, so­bre to­do por los que apro­ba­ron la re­for­ma ener­gé­ti­ca) ¿ha­brá al­gún plan de apo­yo pa­ra la po­bla­ción na­cio­nal en su con­jun­to? Por­que, de la ma­ne­ra en que se es­tán per­fi­lan­do las co­sas, no so­lo re­du­je­ron los apo­yos fe­de­ra­les pa­ra los Estados y Mu­ni­ci­pios, sino que ya se es­tá pon­de­ran­do que sean los pro­pios mu­ni­ci­pios quie­nes en­víen o pa­guen los fle­tes de las pi­pas que trans­por­tan el hi­dro­car­bu­ro pa­ra sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios y ello, di­cen, que “pa­ra apo­yar a Pemex”.

¿Y to­das esas pi­pas que se de­cía que dis­tri­buían el producto ilí­ci­ta­men­te ob­te­ni­do, no fun­cio­nan aho­ra, es­tán des­com­pues­tas, les fal­ta un tor­ni­llo, o qué? ¿Por qué no las uti­li­zan pa­ra la dis­tri­bu­ción de la ga­so­li­na co­mo siem­pre se ha­cía? So­bre to­do aho­ra con el control del ejér­ci­to y sin ne­ce­si­dad de pe­dir­le a los Mu­ni­ci­pios que “apo­yen” pa­gan­do ellos el tras­la­do.

¿Qué no con­fían en nin­guno de los cho­fe­res y ayu­dan­tes de cho­fer de las pi­pas de dis­tri­bu­ción y de los trái­le­res? Que no se di­ga que es­to es co­mo la cu­ca­ra­cha que, sin ca­be­za pue­de se­guir vi­vien­do un tiem­po. ¿Cuán­to?

Aho­ra, ¿de qué sir­ve to­do es­te con­tra­tiem­po, ma­les­tar, in­dig­na­ción, ries­gos en­tre la so­cie­dad, si las co­sas van a se­guir igual… o peor? Por­que al no ha­ber ac­ción pu­ni­ti­va, al ha­ber “per­dón”, se­gui­rá azu­zán­do­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.