Sin zo­na li­bre

“To­da esa fran­ja va a ser la zo­na li­bre más gran­de del mun­do”.

Periódico AM Express Celaya - - AM2 - Ser­gio Sar­mien­to

Lo pri­me­ro que ad­vier­to al sa­lir del ae­ro­puer­to de Tijuana es que las gasolineras ope­ran de ma­ne­ra nor­mal. No hay lar­gas fi­las, ni la de­ses­pe­ra­ción de otros lu­ga­res del país. El fin de se­ma­na me tras­la­do sin problemas de Tijuana a En­se­na­da, des­pués al Valle de Gua­da­lu­pe y de re­gre­so, sin ver cons­tan­te y ner­vio­sa­men­te el in­di­ca­dor de com­bus­ti­ble y sin te­mor de que­dar­me va­ra­do.

En par­te la ra­zón es que en Ba­ja Ca­li­for­nia no ha­bía duc­tos que ce­rrar. La ga­so­li­na se re­ci­be por bar­co des­de Estados Unidos y se dis­tri­bu­ye por pi­pas. Las dis­tri­bui­do­ras pue­den traer com­bus­ti­ble di­rec­ta­men­te si tie­nen problemas de abas­to. Ad­vier­to, por otra par­te, que el número de gasolineras de Pemex es re­la­ti­va­men­te re­du­ci­do. Veo en cam­bio nu­me­ro­sas es­ta­cio­nes de Ar­co, Che­vron o Ren­di Chi­cas, una em­pre­sa con per­so­nal ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino.

Es­pe­ra­ba ha­llar un gran en­tu­sias­mo por la re­duc­ción del IVA y el im­pues­to so­bre la ren­ta, pe­ro en­cuen­tro más du­das que aplau­sos. Los re­cor­tes, pa­ra em­pe­zar, no se in­clu­ye­ron en la Ley de In­gre­sos, sino que pro­ce­den de un de­cre­to pre­si­den­cial fir­ma­do el 29 de di­ciem­bre y cu­yas re­glas no se emi­tie­ron has­ta el 7 de enero. A pe­sar de que el presidente Ló­pez Obra­dor anun­ció la crea­ción de la “zo­na li­bre más gran­de del mun­do”, no se ha es­ta­ble­ci­do una de­mar­ca­ción en la que pue­dan en­trar y sa­lir productos li­bre­men­te, sin aran­ce­les ni ba­rre­ras bu­ro­crá­ti­cas. Ni si­quie­ra hay una dis­mi­nu­ción ge­ne­ra­li­za­da de im­pues­tos. El de­cre­to pre­si­den­cial sim­ple­men­te crea “cré­di­tos” o es­tí­mu­los fis­ca­les pa­ra el IVA y el ISR de al­gu­nos con­tri­bu­yen­tes, pe­ro los es­tí­mu­los son vo­lun­ta­rios.

¿Vo­lun­ta­rios? ¿Por qué ha­bría un con­tri­bu­yen­te de op­tar por pa­gar un im­pues­to ma­yor? Por­que si el co­mer­cio, por ejem­plo, pa­ga a sus pro­vee­do­res 16% de IVA, pe­ro só­lo co­bra 8 % a sus clien­tes, ten­drá que es­pe­rar a que Ha­cien­da le de­vuel­va la di­fe­ren­cia; y quie­nes tie­nen que re­ci­bir de­vo­lu­cio­nes de Ha­cien­da sa­ben que el pro­ce­so re­quie­re más pa­cien­cia que la de un au­to­mo­vi­lis­ta en una ga­so­li­ne­ra de Guadalajara. El he­cho es que has­ta aho­ra to­dos es­tán co­bran­do 16% de IVA. No to­dos los con­tri­bu­yen­tes, por otra par­te, pue­den op­tar por el es­tí­mu­lo. Hay que ha­ber es­ta­do ra­di­ca­do en la zo­na cuan­do me­nos 18 me­ses. Pe­ro co­mo el de­cre­to só­lo tie­ne vi­gen­cia de dos años, si al­gu­na em­pre­sa op­ta por es­ta­ble­cer­se en la fron­te­ra pa­ra apro­ve­char los cré­di­tos só­lo le que­da­rán seis me­ses de 2020 pa­ra usar­los. Pa­ra re­ci­bir­los, sin em­bar­go, de­be­rá ob­te­ner más del 90% de sus in­gre­sos de clien­tes en la fron­te­ra. Ni las ma­qui­la­do­ras ni otros gru­pos de con­tri­bu­yen­tes, por otra par­te, po­drán re­ci­bir el es­tí­mu­lo.

Acep­tar el cré­di­to sig­ni­fi­ca so­me­ter­se a una se­rie de trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos. Las em­pre­sas de­ben so­li­ci­tar au­to­ri­za­ción al SAT an­tes del 31 de mar­zo de 2019 y que­dar ins­cri­tos en un pa­drón de be­ne­fi­cia­rios. La ins­crip­ción no da nin­gu­na cer­te­za. El SAT pue­de re­vo­car la au­to­ri­za­ción en cual­quier mo­men­to y no hay re­cur­so le­gal con­tra la de­ci­sión.

El de­cre­to pre­si­den­cial no es­tá crean­do, ni de le­jos, una zo­na li­bre. Su­pon­go que ha­brá em­pre­sas, con bue­nos abo­ga­dos y con­ta­do­res, que po­drán pa­gar me­nos im­pues­tos con es­te de­cre­to. Ha­cien­da cal­cu­la que el era­rio per­de­rá 41,600 mi­llo­nes de pesos por ello, pe­ro la ma­yor zo­na li­bre del mun­do ha­brá que bus­car­la en otros lu­ga­res. En es­te mo­men­to, de he­cho, la úni­ca ven­ta­ja con la que cuen­ta Ba­ja Ca­li­for­nia fren­te a otras re­gio­nes de México es que to­da­vía tie­ne ga­so­li­na.

Rurales

La du­pli­ca­ción del salario mínimo en la fron­te­ra no ha afec­ta­do, has­ta aho­ra, a las ma­qui­la­do­ras, que pa­ga­ban en­tre tres y cua­tro ve­ces el mínimo. Pe­ro sí es­tá da­ñan­do se­ve­ra­men­te a los res­tau­ran­tes y pe­que­ños co­mer­cios de zo­nas rurales, co­mo el Valle de Gua­da­lu­pe.

Es­pe­ra­ba ha­llar un gran en­tu­sias­mo por la re­duc­ción del IVA y el im­pues­to so­bre la ren­ta, pe­ro en­cuen­tro más du­das que aplau­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.