‘Mi Mé­xi­co y la ma­rihua­na’

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - San­tia­go Hey­ser Beltrán

R- Mi San­tias, el fin de se­ma­na es­cri­bis­te so­bre el Mé­xi­co de hoy y co­mo es­ta­mos re­pro­du­cien­do los erro­res que tu­vo USA con la prohi­bi­ción de be­bi­das al­cohó­li­cas.

S- Así es, mi Rufo. Con esa ley se cu­brió de san­gre el ve­cino del nor­te y pro­li­fe­ra­ron los gru­pos cri­mi­na­les y la co­rrup­ción po­lí­ti­ca,… co­mo en el Mé­xi­co de hoy. Un prin­ci­pio que de­be­ría re­gir las le­yes, es que no se pue­de le­gis­lar la mo­ra­li­dad, lo que para unos es co­rrec­to, para otros es una abe­rra­ción. En el ca­so de la prohi­bi­ción de li­cor en Es­ta­dos Uni­dos, mien­tras los mo­ra­lis­tas pro­tes­tan­tes pug­na­ban por la prohi­bi­ción, los li­be­ra­les ca­tó­li­cos apo­ya­ban la li­ber­tad de de­ci­dir. Vis­to des­de afue­ra, qui­zás am­bos te­nían un po­co de ra­zón, el al­coho­lis­mo es una pan­de­mia so­cial y fa­mi­liar, pe­ro la li­ber­tad es un va­lor cen­tral en cual­quier de­mo­cra­cia; con de­cir­te que uno de los que cri­ti­ca­ban fuer­te­men­te a USA y su ley, era Wins­ton Chur­chill el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co y hé­roe de la se­gun­da gue­rra mun­dial.

R- Gua­rra­guauuu, en ese te­nor yo tam­bién me in­clino por la li­ber­tad de de­ci­dir.

S- Ese es el pun­to, mi Rufo; que las bron­cas ini­cian cuan­do unos quieren im­po­ner sus mo­do de pen­sar o ac­tuar a otros, por eso lo co­rrec­to es per­mi­tir que ca­da quién li­bre­men­te de­ci­da so­bre su cuer­po, aún en con­tra de su sa­lud o de su ca­li­dad de vi­da, en tan­to no per­ju­di­que a otros. Por eso per­mi­tir la be­bi­da es co­rrec­to, pe­ro san­cio­nar a quie­nes ma­ne­jan bo­rra­chos y po­nen en ries­go a ter­ce­ros, tam­bién es co­rrec­to.

R- Guauuu, vis­to así ten­go que coin­ci­dir con tu pro­pues­ta de le­ga­li­zar el con­su­mo de la ma­rihua­na, mi San­tias.

S- Ese es el te­ma en Mé­xi­co, el pro­ble­ma de la ma­rihua­na no es, en mi opi­nión, que ha­ga o no da­ño al que la con­su­me, el pro­ble­ma es que es más ne­go­cio para unos cuan­tos el que es­té prohi­bi­da, me ex­pli­co: Si la ma­rihua­na se le­ga­li­za, de­ja de ser ne­go­cio de ca­pos y de po­cos y re­du­ce drás­ti­ca­men­te la co­rrup­ción, ya que no hay que dar “mo­che” ni “mor­di­da” a las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas y po­li­cía­cas. Por lo tan­to ga­na la Re­pú­bli­ca al co­brar im­pues­tos y dis­mi­nuir uno de los in­cen­ti­vos más fuer­tes para el cri­men or­ga­ni­za­do.

R- Grrr, el pro­ble­ma es que te echas en­ci­ma a los “mo­ra­lis­tas” y a las “ma­dres” me­xi­ca­nas, acuér­da­te co­mo en USA el mo­vi­mien­to con­tra la ven­ta de li­cor em­pe­zó por las Se­ño­ras que su­frían al re­ci­bir mal­tra­to y no re­ci­bir el “chi­vo” de los ma­ri­dos bo­rra­chos y des­obli­ga­dos.

S- Pri­me­ro, los “mo­ra­lis­tas” que pre­di­quen en sus ca­sas y res­pe­ten a los de­más y se­gun­do, co­mo se­ña­lé, pe­rro, era otro mun­do, en don­de la mu­jer no vo­ta­ba y sal­vo hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, tam­po­co tra­ba­ja­ba, por eso se sen­tían con de­re­cho a “con­tro­lar” y exi­gir al ma­ri­do bo­rra­cho y pa­dre des­obli­ga­do. Hoy las co­sas son di­fe­ren­tes, si una mu­jer no es­tá de acuer­do con los hábitos o vi­cios del cón­yu­ge, pues se se­pa­ra y pun­to, es­tar jo­dien­do o que­rer cam­biar­lo es in­co­rrec­to e im­po­si­ble; ge­nio y fi­gu­ra has­ta la se­pul­tu­ra, di­ría mi abue­la. Para que me en­tien­das, pe­rro, creo tan­to en le li­ber­tad, que has­ta en el ma­tri­mo­nio la de­fien­do. R- Grrr, vis­to así y sa­bien­do que la ma­rihua­na ha­ce me­nos da­ño que el al­cohol, ¿por qué no se le­ga­li­za?

S- Pu­sis­te la pa­ta en la lla­ga, mi Rufo. En mi opi­nión no se le­ga­li­za: 1.- Por­que mu­chos nar­cos fi­nan­cian cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, en con­se­cuen­cia, los con­gre­sis­tas tie­nen com­pro­mi­sos con ellos, por eso es tan gra­ve el des­plan­te de Mar­ga­ri­ta de no “re­ci­bir” fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co para su cam­pa­ña (aun­que no ten­ga opor­tu­ni­dad al­gu­na de ganar), en au­to­má­ti­co que­da com­pro­me­ti­da su leal­tad con quie­nes le die­ron di­ne­ro. 2.- ¡Pién­sa­le!, si se le­ga­li­za la ma­rihua­na, el di­ne­ro de los im­pues­tos en­tran a las ar­cas pú­bli­cas, al go­bierno, si no se le­ga­li­za, el di­ne­ro de los “mo­ches” y “mor­di­das” en­tra directo al bol­si­llo de po­lí­ti­cos, fun­cio­na­rios y go­ber­nan­tes co­lu­di­dos, es de­cir si se le­ga­li­za se aca­ba el “ne­go­cio” de los co­rrup­tos, y 3.- No­más de ver las fa­chas de nues­tro apren­diz de Can­ci­ller y del que co­bra co­mo Pre­si­den­te, para en­ten­der que las ór­de­nes de Was­hing­ton se aca­tan en Mé­xi­co, es por ello, para no ha­cer com­pe­ten­cia al ne­go­cio de la ma­rihua­na en USA, que ya es le­gal, en Mé­xi­co la prohi­bi­mos; sim­ple­men­te in­tere­ses eco­nó­mi­cos que nos imponen los del nor­te y que obe­de­ce­mos de ro­di­llas.

R- Grrr y los ciu­da­da­nos, ¿qué po­de­mos ha­cer para re­du­cir el ne­go­cio de los co­rrup­tos y com­ba­tir la cri­mi­na­li­dad de­ri­va­da de la prohi­bi­ción de la pro­duc­ción, dis­tri­bu­ción, co­mer­cia­li­za­ción, ven­ta y con­su­mo de la ma­rihua­na? S- Pues vo­tar por los can­di­da­tos ho­nes­tos, ca­pa­ces y ge­ne­ro­sos que ten­gan un ver­da­de­ro com­pro­mi­so re­pu­bli­cano con el pue­blo de Mé­xi­co y no con quie­nes los pu­sie­ron o fi­nan­cia­ron… ¡Así de sen­ci­llo!

Un sa­lu­do, una re­fle­xión. Es­cri­tor y so­ña­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.