Re­ga­lan co­mi­da a em­plea­dos

» En Estados Unidos, ofre­cer a los tra­ba­ja­do­res co­mer gra­tis o a muy ba­jo cos­to es una cos­tum­bre im­plan­ta­da des­de los años noventa, cu­yo fin es me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad

Periódico AM Express Irapuato) - - PORTADA - Pri­ya Krish­na Nueva York

To­das las per­so­nas que tra­ba­jan en las ofi­ci­nas prin­ci­pa­les de Ben & Jerry’s en Bur­ling­ton, Ver­mont, tie­nen de­re­cho a con­su­mir 1.5 li­tros de he­la­do to­dos los días la­bo­ra­bles. En el Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te, un cen­tro de es­tu­dios con­ser­va­dor de Washington, a los em­plea­dos se les ofre­ce dia­ria­men­te un ela­bo­ra­do bu­fé de co­mi­da ele­gan­te co­mo costillas, tar­tas de can­gre­jo y buñuelos ca­se­ros, muy apro­pia­do pa­ra ellos. Tam­bién en las ofi­ci­nas de la em­pre­sa de ar­qui­tec­tos Per­kins East­man, que tie­ne pre­sen­cia en tres con­ti­nen­tes, los miem­bros del per­so­nal pue­den co­mer to­do ti­po de bo­ca­di­llos gra­tis, siem­pre y cuan­do sean anaran­ja­dos: el co­lor que tie­ne el lo­go de la em­pre­sa. En Nueva York, eso sig­ni­fi­ca muchos Chee­tos, ga­lle­tas Gold­fish y Do­ri­tos con sa­bor a que­so.

Cos­tum­bre obli­ga­to­ria

La co­mi­da gratuita ha te­ni­do una gran pre­sen­cia en los si­tios de tra­ba­jo de Estados Unidos des­de la dé­ca­da de los noventa, cuan­do Bloom­berg y al­gu­nas em­pre­sas emer­gen­tes co­mo Goo­gle comenzaron a ofre­cer bo­ca­di­llos con la es­pe­ran­za de que los em­plea­dos es­tu­vie­ran más con­ten­tos o sa­lu­da­bles, que fue­ran más pro­duc­ti­vos y me­nos pro­pen­sos a dis­traer­se de las tareas que es­tu­vie­ran realizando. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te es­ta cos­tum­bre es ca­si obli­ga­to­ria, ya que las em­pre­sas se es­fuer­zan mu­chí­si­mo por ofre­cer co­mi­da gra­tis o a muy ba­jo cos­to. Las pro­pues­tas han au­men­ta­do de ta­ma­ño, al­can­ce y es­pe­ci­fi­ci­dad: al- gu­nas han si­do di­se­ña­das de acuer­do con la mi­sión de la em­pre­sa, otras co­mo un re­fle­jo in­vo­lun­ta­rio de ella y otras pa­re­cen for­tui­tas. Hin­ge, la aplicación pa­ra con­se­guir ci­tas, otor­ga es­tra­té­gi­ca­men­te gra­ti­fi­ca­cio­nes que se pue­den em­plear en co­mi­da: los em­plea­dos de su ofi­ci­na en Nueva York re­ci­ben 200 dó­la­res al mes pa­ra gas­tar­los en sus ci­tas, las cua­les con fre­cuen­cia in­clu­yen co­mi­da. Hin­ge tam­bién re­ga­la re­fri­ge­rios nu­tri­ti­vos co­mo yo­gur y nue­ces, ya que el fun­da­dor de la em­pre­sa, Jus­tin Mcleod, de 34 años, di­jo que veía a su em­pre­sa co­mo la ver­sión sa­lu­da­ble del no­viaz­go por In­ter­net, pues ofre­ce más in­for­ma­ción so­bre ca­da po­si­ble pa­re­ja que las de­más apli­ca­cio­nes en las que los usua­rios so­lo re­co­rren las fo­to­gra­fías con ra­pi­dez. Exis­ten lu­ga­res de tra­ba­jo don­de los re­ga­los de co­mi­da tie­nen un pro­pó­si­to de com­pe­ten­cia. Zap­pos, el mi­no­ris­ta en lí­nea de za­pa­tos, rea­li­za pe­rió­di­ca­men­te com­pe­ten­cias de co­mi­da en su pla­za principal de Las Ve­gas. Ahí acu­den más de tres­cien­tos em­plea­dos pa­ra apo­yar a los con­cur­san­tes.

Big Ass Fans, un pro­duc­tor de ven­ti­la­do­res en Le­xing­ton, Ken­tucky, tie­ne un re­fri­ge­ra­dor con cer­ve­zas que so­lo se abre si ya se cum­plie­ron las me­tas de ven­tas ese día. “Pa­sa­mos por otros de­par­ta­men­tos y nos pre­gun­tan: ‘¿Qué tan­to nos fal­ta? ¿Va­mos a lo­grar­lo?’”, co­men­tó John Nun­ne­lley, de 29 años, quien tra­ba­ja en ven­tas. Fi­de­lity, la em­pre­sa de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, tam­bién ofre­ce co­mi­da co­mo in­cen­ti­vo. Los productos no son gra­tis, pe­ro pue­den ob­te­ner­se con un im­por­tan­te di­fe­ren­cial de precio, de­ter­mi­na­do por lo sa­lu­da­ble que pue­da ser la co­mi­da. Un bu­rri­to de po­llo a la pa­rri­lla con sal­sa bú­fa­lo pue­de es­tar a la mi­tad del precio de la ver­sión em­pa­ni­za­da y fri­ta.

Una por­ta­voz co­men­tó que la es­tra­te­gia ha­bía te­ni­do éxi­to: ca­si dos ter­ce­ras par­tes de los productos de co­mi­da que se com­pran ca­da mes son los que la em­pre­sa con­si­de­ra sa­lu­da­bles, lo que re­pre­sen­ta un au­men­to del 140% des­de que se in­tro­du­jo el pro­gra­ma en 2012.

En Ben & Jerry’s, ade­más del li­tro y me­dio de he­la­do al día, los em­plea­dos tie­nen un gim­na­sio en el lu­gar pa­ra que­mar lo que ellos han lle­ga­do a lla­mar los “Ben 4.5”. ¿Les preo­cu­pa que la úni­ca op­ción pa­ra sa­tis­fa­cer las pun­za­das de ham­bre que apa­re­cen en la tar­de sea un pos­tre al­to en ca­lo­rías en vez de al­go más nu­tri­ti­vo? “Real­men­te no”, se­ña­ló Sean Slat­tery, un ana­lis­ta de per­cep­ción so­cial y di­gi­tal de 28 años que subió esos 4.5 ki­los en sus pri­me­ros me­ses en la em­pre­sa. No to­das las pro­pues­tas de las em­pre­sas tie­nen fi­nes tan es­pe­cí­fi­cos. Th­ri­llist, una guía de co­mi­da, via­jes y en­tre­te­ni­mien­to en In­ter­net, les pro­por­cio­na a los em­plea­dos de su ofi­ci­na en Nueva York una can­ti­dad ili­mi­ta­da de pan de ca­ne­la con pa­sas, por­que una vez lo com­par­tie­ron, ha­ce unos cin­co años, y tu­vo mu­cho éxi­to. Hay seis tos­ta­do­res dis­po­ni­bles, así que na­die tie­ne que pe­lear­se pa­ra ob­te­ner un ten­tem­pié ca­lien­te. La em­pre­sa de me­dios Sla­te es bien co­no­ci­da por el ex­ce­so de co­mi­da cha­ta­rra que se su­mi­nis­tra en su ofi­ci­na de Brooklyn; las más po­pu­la­res son los Pop-tarts y los Slim Jims. Hay fru­ta en la des­pen­sa, pe­ro “ahí se que­da­rá y se echará a per­der”, se­ña­ló Jay­son de Leon, de 27 años, pro­duc­tor principal de las trans­mi­sio­nes multimedia de Sla­te. “La man­za­na echán­do­se a per­der es una ilustración muy tris­te de nues­tra die­ta en la ofi­ci­na”.

Apo­yan res­tric­cio­nes

Airbnb tie­ne lo que lla­ma “una es­ta­ción sen­ci­lla” en sus ofi­ci­nas de San Fran­cis­co con carnes al na­tu­ral sin sa­zo­nar, gra­nos y ve­ge­ta­les. Es­ta em­pre­sa no dio de­ta­lles so­bre por qué la co­mi­da es tan sim­ple, pe­ro un por­ta­voz de Lin­ke­din, que tie­ne una es­ta­ción pa­re­ci­da en sus ofi­ci­nas de San Fran­cis­co y Sunny­va­le, Ca­li­for­nia, se­ña­ló que les gus­ta­ba a mu­chas de las per­so­nas que te­nían res­tric­cio­nes ali­men­ti­cias. Lin­ke­din, que no co­bra la co­mi­da ni si­quie­ra en las ca­fe­te­rías, tam­bién pro­por­cio­na va­rias op­cio­nes de car­ne ha­lal pa­ra los em­plea­dos mu­sul­ma­nes en sus ofi­ci­nas en el área de la bahía de San Fran­cis­co. “Es una de las ra­zo­nes por las que he es­ta­do en Lin­ke­din du­ran­te cua­tro años”, co­men­tó Omar al Gh­wai­ri, de 34 años, al­to di­rec­ti­vo de ser­vi­cios téc­ni­cos. Al­gu­nas po­lí­ti­cas re­la­cio­na­das con la co­mi­da en las em­pre­sas han pro­vo­ca­do crí­ti­cas va­ria­das. En ju­lio, sur­gió un al­bo­ro­to en los me­dios des­pués de que la em­pre­sa de es­pa­cios de tra­ba­jo com­par­ti­dos Wework anun­ció que ya no ser­vi­ría car­ne en sus ofi­ci­nas ni en sus even­tos, y no de­ja­ría que los em­plea­dos gas­ta­ran en co­mi­da que in­clu­ye­ra car­ne ro­ja, po­llo o cer­do. Una política pa­re­ci­da re­sul­tó in­sos­te­ni­ble en Goo­gle: la em­pre­sa in­ten­tó ins­tau­rar los lu­nes sin car­ne en sus ca­fe­te­rías en 2010, los em­plea­dos se re­be­la­ron arro­jan­do los cu­bier­tos y ha­cien­do pa­rri­lla­das co­mo pro­tes­ta. Ama­zon, que se enor­gu­lle­ce de su cul­tu­ra de aus­te­ri­dad, no ofre­ce co­mi­da gratuita en su ofi­ci­na de Seattle. No obs­tan­te, una por­ta­voz se­ña­ló que la ra­zón por la que es­ta em­pre­sa lo ha evi­ta­do es por su de­seo de ani­mar a los em­plea­dos a que fre­cuen­ten los ne­go­cios de co­mi­da de la lo­ca­li­dad.

Las em­pre­sas que sí pro­por­cio­nan co­mi­da gratuita plan­tean in­con­ta­bles re­tos pa­ra las per­so­nas que se en­car­gan de pre­pa­rar­la. Ti­lak Gu­rung, de 49 años y quien fue chef en las ofi­ci­nas cen­tra­les de Drop­box en San Fran­cis­co de 2010 a 2017, co­men­tó que no le per­mi­tían re­pe­tir dos ve­ces el mis­mo me­nú. Amelia Ekus, de 29 años y ge­ren­te de la pro­vee­do­ra de co­mi­da Guc­ken­hei­mer, an­tes fue ge­ren­te ge­ne­ral de la ca­fe­te­ría de Twit­ter en sus ofi­ci­nas de Nueva York. Se­ña­ló que to­das las em­pre­sas es­tán recurriendo a la co­mi­da por­que, en com­pa­ra­ción con otras pres­ta­cio­nes, es una in­ver­sión pe­que­ña, “y es enor­me la ren­ta­bi­li­dad de la in­ver­sión”, afir­mó. “Se re­du­ce la ro­ta­ción de per­so­nal por­que los em­plea­dos es­tán más con­ten­tos. Es la ma­ne­ra de man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vo den­tro de un de­ter­mi­na­do ra­mo de em­pre­sas”.

El di­se­ña­dor Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli no en­tien­de to­do es­te al­bo­ro­to. Él ha es­ta­do dán­do­les co­mi­da a sus em­plea­dos en Ita­lia por una cuo­ta sim­bó­li­ca (3.20 eu­ros) des­de que fun­dó su mar­ca en 1978.

En las ofi­ci­nas cen­tra­les de la em­pre­sa ubi­ca­das en el an­ti­guo pueblo al­pino de So­lomeo, Ita­lia, los ape­nas mil em­plea­dos dis­fru­tan de un al­muer­zo de va­rios pla­ti­llos que pue­de incluir pas­ta con tomates y al­baha­ca, y pan con que­so moz­za­re­lla en­ci­ma. Se sien­tan fren­te a lar­gas me­sas en un pa­tio s con una es­tu­pen­da vis­ta de la ciu­dad. Al de­di­car un tiem­po a la co­mi­da del me­dio­día, “pue­des con­cen­trar­te más en tus pen­sa­mien­tos y en tu vi­da”, se­ña­ló Cu­ci­ne­lli. “Es­to ha­ce que la gen­te sea más pro­duc­ti­va”.

❱❱ Se re­du­ce la ro­ta­ción de per­so­nal por­que los em­plea­dos es­tán más con­ten­tos. Es la ma­ne­ra de man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vo den­tro de un de­ter­mi­na­do ra­mo de em­pre­sas. ❰❰

Amelia Ekus Ge­ren­te de la pro­vee­do­ra de co­mi­da Guc­ken­hei­mer

Spi­ne­lli pa­ra The New York Ti­mes Foto: Lau­ren

En el Ame­ri­can En­ter­pri­se Ins­ti­tu­te, los em­plea­dos tie­nen el be­ne­fi­cio de un bu­fé gra­tis com­pues­to por pla­ti­llos co­mo costillas, tar­tas de can­gre­jo y buñuelos ca­se­ros./

Foto: Khou­ri Na­der pa­ra The New York Tim

Lin­ke­din brin­da va­rias op­cio­nes de car­ne ha­lal pa­ra sus em­plea­dos mu­sul­ma­nes en su cam­pus en San Fran­cis­co. Adib Ks­hir­sa­gar, un ana­lis­ta sé­nior, se sir­ve un pla­ti­llo lla­ma­do vin­da­loo./

Foto: Es­pe­cial

Ca­da em­plea­do en la se­de de Ben & Jerry’s en Ver­mont tie­ne de­re­cho a 1.5 li­tros de he­la­do por ca­da día de tra­ba­jo. /

Foto: Su­san Wright

En la se­de del di­se­ña­dor Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli en So­lomeo, los em­plea­dos pue­den dis­fru­tar de un al­muer­zo a ba­jo cos­to. /

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.