Mo­men­to de re­fle­xión y so­li­da­ri­dad

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - Jo­sé Ma­nuel Ra­mos Arre­don­do ma­nuel­ra­[email protected]

La te­má­ti­ca del mo­men­to es el desabasto de la ga­so­li­na. Te­ma muy con­tro­ver­ti­do: al­gu­nos a fa­vor otros en con­tra del pro­ce­so que es­ta­mos vi­vien­do.

Es un mo­men­to muy tem­prano en es­te se­xe­nio pa­ra que no sea cier­to lo del pro­ce­so de lim­pie­za den­tro de las ins­ti­tu­cio­nes del go­bierno y con­vie­ne de­jar más tiem­po pa­ra los ver re­sul­ta­dos y así po­der eva­luar con más ele­men­tos reales.

El día de ayer, via­jan­do en un au­to­bús del ser­vi­cio pú­bli­co, les co­men­ta­ba a mis fa­mi­lia­res a tra­vés del What­sapp que tenía la opor­tu­ni­dad de co­no­cer más a fon­do las ru­tas y el ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co, sin em­bar­go, tenía va­rios ries­gos: el pri­me­ro que mi trans­por­ta­ción me sa­lie­ra más ba­ra­ta ya que co­mo adul­to ma­yor me con­si­de­ra­ron en el precio y ade­más al te­ner que ca­mi­nar más pro­ba­ble­men­te per­die­ra unos gra­mos o ki­li­llos ad­qui­ri­dos du­ran­te el puen­te Gua­da­lu­pe-re­yes.

Es­pe­ro que pron­to se res­ta­blez­ca el abas­to de com­bus­ti­bles, sin em­bar­go, veo que el trans­por­te pú­bli­co ha se­gui­do fun­cio­nan­do a pe­sar de las in­for­ma­cio­nes que han se­ña­la­do que se ter­mi­na­rá el dié­sel o la tur­bo­si­na, lo cual ge­ne­ra un ele­men­to que pro­vo­ca an­gus­tia y la po­si­bi­li­dad de te­ner ata­ques de de­pre­sión o fu­ria por la im­po­ten­cia, es de­cir el mie­do, y mien­tras más mie­do más se pue­de ma­ni­pu­lar a la po­bla­ción.

Creo que es un mo­men­to de re­fle­xión que nos ha lle­va­do a po­der pen­sar y va­lo­rar co­sas que ha­ce tiem­po no nos de­te­nía­mos a pen­sar por­que lo dá­ba­mos por sen­ta­do co­mo ir a la ga­so­li­ne­ra a cual­quier mo­men­to y abas­te­cer nues­tro vehícu­lo, lo veía­mos tan co­mún que no to­ma­mos en cuen­ta el va­lor de to­do lo que eso im­pli­ca; creo que a par­tir de es­tas fe­chas po­dre­mos va­lo­rar­lo me­jor. Tam­bién he­mos po­di­do apre­ciar el va­lor de los com­bus­ti­bles y la fra­gi­li­dad de es­te sis­te­ma cuan­do han ha­bla­do que, só­lo tenemos re­ser­vas pa­ra dos días. Yo en lo per­so­nal ma­ne­jo más des­pa­cio y cui­dan­do de to­car po­co el ace­le­ra­dor pa­ra gas­tar me­nos ga­so­li­na. Tam­bién he­mos po­di­do res­pi­rar una me­jor ca­li­dad del ai­re y ha­cer las co­sas más esen­cia­les pu­dien­do re­va­lo­rar los abu­sos con­tra nues­tro tiem­po per­so­nal y con­tra el me­dio am­bien­te. Creo que mu­cho nos han di­cho de cui­dar la na­tu­ra­le­za y los bie­nes no re­no­va­bles y lo ha­bía­mos creí­do y te­ni­do la bue­na in­ten­ción de cam­biar, sin em­bar­go, con si­tua­cio­nes co­mo las ac­tua­les es­ta­mos te­nien­do un apren­di­za­je sig­ni­fi­ca­ti­vo que sí de­ja hue­lla.

Es­ta se­ma­na se cum­plie­ron 30 años del fin del po­der e in­fluen­cia del lí­der sin­di­cal “La Qui­na” que lle­gó el 10 de enero de 1989 por ór­de­nes del en­ton­ces presidente de México, Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, Her­nán­dez Ga­li­cia fue con­de­na­do a 35 años de pri­sión por po­se­sión ile­gal de ar­mas. Jun­to con La Qui­na cae­rían to­dos sus alle­ga­dos, en­ca­be­za­dos por Sal­va­dor Ba­rra­gán Ca­ma­cho, acusados de aco­pio de ar­mas y de ase­si­na­to en pri­mer gra­do (nunca fue­ron acusados de co­rrup­ción o en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, de­li­tos que se­rían más fá­cil­men­te de­mos­tra­bles an­te la jus­ti­cia) aho­ra se da un com­ba­te a la co­rrup­ción que tan so­lo el año an­te­rior cos­tó a las y los me­xi­ca­nos 60 mil mi­llo­nes de pesos. En Gua­na­jua­to he­mos si­do cri­ti­ca­dos por­que en nues­tra so­cie­dad he­mos sen­ta­do a la me­sa a los de­lin­cuen­tes que ro­ba­ban al país me­dian­te ilí­ci­tos con los hi­dro­car­bu­ros de la na­ción y sa­bien­do quie­nes eran se les rin­de plei­te­sía por te­ner di­ne­ro. Es mo­men­to de so­li­da­ri­dad por­que, an­te las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas, han em­pe­za­do a ge­ne­rar­se ca­de­nas de ve­ci­nos en don­de se pue­den lle­var sus vehícu­los tan­dea­dos y con va­rias per­so­nas a bor­do; se es­tá ori­gi­nan­do una ola de ayu­da y apo­yo (con al­gu­nas ex­cep­cio­nes de vio­len­cia por abu­so de al­gu­nas per­so­nas que quie­ren “agan­da­llar”. El miér­co­les en­con­tré a un ami­go cons­truc­tor sen­ta­do en una ban­ca de esas que se en­cuen­tran en la calle de Gue­rre­ro que me di­jo: es­ta­mos mi es­po­sa y yo ca­mi­nan­do por la ciu­dad y he­mos rea­li­za­do las co­sas ur­gen­tes y es­ta­mos tran­qui­los pu­di­mos acor­dar con mis clien­tes que ten­dría­mos más tiem­po pa­ra rea­li­zar los com­pro­mi­sos co­mer­cia­les. Lo más im­por­tan­te es el cam­bio la ac­ti­tud, no puedo vol­ver­me ga­so­li­na así que hay que ha­cer lo que es prio­ri­ta­rio y ser fac­tor de cam­bio en fa­vor de la salud per­so­nal y so­cial. A lo que le di to­da la ra­zón. Hay per­so­nas que es­tán su­frien­do la si­tua­ción con mu­cho do­lor y otras que han he­cho has­ta fies­ta y bue­nos ami­gos de es­pe­ra. Lo que quiero, y que tam­bién he es­cu­cha­do que la ma­yo­ría de las per­so­nas quie­re, es que se aca­be la co­rrup­ción, que vol­va­mos al es­ta­do de de­re­cho y re­cu­pe­re­mos nues­tra dig­ni­dad, que es ori­gen de nues­tros de­re­chos, y que muy pron­to se re­gu­la­ri­ce la si­tua­ción, sin ol­vi­dar los apren­di­za­jes y con­cien­ti­za­ción que he­mos te­ni­do en es­tos días. An­he­lo un me­jor lu­gar pa­ra vi­vir don­de reine el res­pe­to, la ar­mo­nía, la jus­ti­cia y la so­li­da­ri­dad pa­ra así po­der vi­vir en paz.

¡Por la Cons­truc­ción de una Cul­tu­ra de Paz!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.