De­ci­sio­nes

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - Lic. Fran­cis­co Sun­der­land Ál­va­rez fsa­co­men­ta­[email protected]

En cer­ca de 18 años de pu­bli­ca­cio­nes se­ma­na­les, he fa­lla­do – má­xi­mo – tres ve­ces y han si­do por mo­ti­vos de salud. A quie­nes me han ma­ni­fes­ta­do su ex­tra­ñe­za por mi au­sen­cia en las pá­gi­nas edi­to­ria­les, brin­do mi gra­ti­tud y los mejores de­seos de salud y bie­nes­tar pa­ra es­te 2019 y si­guien­tes y que las ad­ver­si­da­des sean breves y re­suel­tas con pron­ti­tud. Pues bien, ya en ma­te­ria, tal vez ha­bría si­do pru­den­te que ti­tu­la­ra mi co­la­bo­ra­ción con la pa­la­bra “es­ca­ses” que pro­vie­ne de la voz “es­ca­so” y que, con­for­me al Dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la sig­ni­fi­ca: po­co abun­dan­te en can­ti­dad; que tie­ne po­co de aque­llo que se ex­pre­sa, así co­mo an­da­mos es­ca­sos en ga­so­li­na, de res­pe­to a la ley, de éti­ca, ci­vi­li­dad, so­li­da­ri­dad, etc. No juz­go, so­lo cues­tiono, co­mo ciu­da­dano, al igual que to­dos los afec­ta­dos, ¿Por qué no se res­cin­den los con­tra­tos de con­ce­sión o de compra-ven­ta de Pemex a las ac­tua­les em­pre­sas dis­tri­bui­do­ras, fran­qui­cias o co­mo se les ha­ya de­no­mi­na­do, que se otor­ga­ron a al­gu­nos par­ti­cu­la­res, tan­to na­cio­na­les co­mo ex­tran­je­ros? ¿Por qué no se apli­can las nor­mas res­pec­ti­vas que ema­nan de la Cons­ti­tu­ción Política de los Estados Unidos Me­xi­ca­nos? ¿Qué pa­só con los te­rre­nos de Gua­na­jua­to y de Hidalgo des­ti­na­dos pa­ra las am­plia­cio­nes de las re­fi­ne­rías de Tu­la y de Sa­la­man­ca? To­do ese ro­bo al era­rio na­cio­nal, no so­lo del pe­tró­leo, sino de prác­ti­ca­men­te to­do el te­rri­to­rio con el sub­sue­lo, las cos­tas, arre­ci­fes y al­gu­nas is­las pa­tri­mo­nio de México, va a que­dar im­pu­ne. ¡Qué la­men­ta­ble!

Pe­ro, ¿Qué no se ac­tua­ba con­for­me a lo es­ta­ble­ci­do por la Car­ta Mag­na ci­ta­da y las le­yes de ella ema­na­das? ¿En qué que­da­mos, por fin?

No sé si fue tem­prano o tar­de, pe­ro qué bueno que sa­lió a la luz ese es­ter­co­le­ro den­tro de Pemex, la cues­tión es si so­lo se va a ven­ti­lar, se va a es­par­cir y de­jar que el tiem­po pa­se, lo se­que y lo di­lu­ya con el tiem­po per­dién­do­se en el ol­vi­do o si se va a de­po­si­tar en la cloa­ca. Sí, aho­ri­ta, es­ta si­tua­ción de Pemex, ha lle­va­do a la to­ma de una de­ci­sión acor­de al di­cho que reza que a gran­des ma­les, gran­des re­me­dios; qui­zá po­co me­di­ta­do el pro­ce­di­mien­to que ha ge­ne­ra­do la can­ce­la­ción del abastecimiento del producto que es esen­cial pa­ra ca­si to­dos y no so­lo pa­ra quie­nes ten­gan vehícu­lo sino que va a en­ca­re­cer to­dos los me­dios de sub­sis­ten­cia, de salud así co­mo el he­cho de que va a al­te­rar to­do un sis­te­ma de vi­da. In­de­pen­dien­te­men­te de los me­ro­li­cos ofi­cia­les u ofi­cia­lis­tas; de los jil­gue­ros gu­ber­na­men­ta­les (sean del par­ti­do que sean, so­bre to­do por los que apro­ba­ron la re­for­ma ener­gé­ti­ca) ¿ha­brá al­gún plan de apo­yo pa­ra la po­bla­ción na­cio­nal en su con­jun­to? Por­que, de la ma­ne­ra en que se es­tán per­fi­lan­do las co­sas, no so­lo re­du­je­ron los apo­yos fe­de­ra­les pa­ra los Estados y Mu­ni­ci­pios, sino que ya se es­tá pon­de­ran­do que sean los pro­pios mu­ni­ci­pios quie­nes en­víen o pa­guen los fle­tes de las pi­pas que trans­por­tan el hi­dro­car­bu­ro pa­ra sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios y ello, di­cen, que “pa­ra apo­yar a Pemex”. ¿Y to­das esas pi­pas que se de­cía que dis­tri­buían el producto ilí­ci­ta­men­te ob­te­ni­do, no fun­cio­nan aho­ra, es­tán des­com­pues­tas, les fal­ta un tor­ni­llo, o qué? ¿Por qué no las uti­li­zan pa­ra la dis­tri­bu­ción de la ga­so­li­na co­mo siem­pre se ha­cía? So­bre to­do aho­ra con el control del ejér­ci­to y sin ne­ce­si­dad de pe­dir­le a los Mu­ni­ci­pios que “apo­yen” pa­gan­do ellos el tras­la­do. ¿Qué no con­fían en nin­guno de los cho­fe­res y ayu­dan­tes de cho­fer de las pi­pas de dis­tri­bu­ción y de los trái­le­res? Que no se di­ga que es­to es co­mo la cu­ca­ra­cha que, sin ca­be­za pue­de se­guir vi­vien­do un tiem­po. ¿Cuán­to? Aho­ra, ¿de qué sir­ve to­do es­te con­tra­tiem­po, ma­les­tar, in­dig­na­ción, ries­gos en­tre la so­cie­dad, si las co­sas van a se­guir igual… o peor? Por­que al no ha­ber ac­ción pu­ni­ti­va, al ha­ber “per­dón”, se­gui­rá azu­zán­do­se a la po­bla­ción que ca­da vez es­tá más har­ta. ¿Cuán­do y a quie­nes han detenido o los han pues­to a dis­po­si­ción de los tri­bu­na­les fe­de­ra­les? El pueblo tie­ne de­re­cho a sa­ber. Ha­brá que te­ner pre­sen­te esa frase so­bre el per­dón sin fa­cul­ta­des de Jo­sé Luis Coll (1931-2007), hu­mo­ris­ta es­pa­ñol, que di­ce: “Con­ce­der el per­dón es el más al­to gra­do de va­ni­dad o de mie­do.”

Por cier­to, al­guien pro­pu­so que, pa­ra evi­tar esas enor­mes pér­di­das de tiem­po en las fi­las pa­ra car­gar ga­so­li­na, se de­ter­mi­na­ra que el día pa­ra ir por com­bus­ti­ble fue­ra se­gún las ter­mi­na­cio­nes de las pla­cas: (lu­nes, 1 y 2; mar­tes, 3 y 4; miér­co­les 5 y 6; jue­ves, 7 y 8 y vier­nes 9 y 0.)

O us­te­des, ¿qué opi­nan? Uni­ver­sal­men­te les de­seo, hoy y siem­pre, Salud, pa­ra que lo­gre­mos nues­tros ob­je­ti­vos en la vi­da. Fuer­za, pa­ra que no nos des­alen­te­mos an­te las ad­ver­si­da­des y, Unión, pa­ra que no sea­mos di­vi­di­dos en nues­tras con­vic­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.