Je­sús ca­da día Inau­gu­re­mos la alian­za

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - Dan­te Ga­briel Ji­mé­nez Mu­ñoz Le­do

Juan 2,1-11

Le di­jo a Je­sús su Ma­dre: “No tie­nen vino”. Je­sús le res­pon­dió: “¿Qué ten­go con­ti­go, mujer? To­da­vía no ha lle­ga­do mi ho­ra”

Nos en­con­tra­mos en el ini­cio del tiem­po or­di­na­rio. De­ja­mos atrás las fies­tas de Na­vi­dad, pa­ra in­tro­du­cir­nos al mi­nis­te­rio de Je­sús. El Evan­ge­lis­ta San Juan nos ha re­ga­la­do es­ta es­ce­na bri­llan­te de “las bo­das de Ca­ná”. En es­te re­la­to ha que­ri­do en­tre­gar­nos un “signo”, el pri­me­ro de muchos en su evan­ge­lio. Él, a di­fe­ren­cia de los otros evan­ge­lis­tas, pre­fie­re uti­li­zar “sig­nos” en lu­gar de mi­la­gros pa­ra in­du­cir a la fe a sus dis­cí­pu­los. Co­mo obra de Dios, al igual que los mi­la­gros, es­tos sig­nos hay que dis­cer­nir­los e in­ter­pre­tar­los des­de la fe. Los or­na­men­tos de la bo­da pu­die­ron ubi­car a los pri­me­ros tes­ti­gos en la com­pren­sión de una “Nueva Alian­za” en­tre Dios y su pueblo. Una alian­za que ellos en­ten­dían bas­tan­te bien, por­que el sen­ti­do ma­tri­mo­nial les era muy fa­mi­liar. A lo lar­go de la his­to­ria, Is­rael se veía a sí mis­mo co­mo un pueblo des­po­sa­do con Dios. El mis­mo cam­bio de vino, re­mi­te al te­ma de la alian­za: la an­ti­gua alian­za no tie­ne vino, la nueva la sus­ti­tu­ye con el vino del es­po­so Je­sús.

En el fon­do Juan nos di­ce, a tra­vés de “las bo­das de Ca­na” que se inau­gu­ra la nueva re­la­ción del hombre con Dios. Que es­ta re­la­ción ya no se­rá me­dia­da por la ley sino por la po­se­sión del mis­mo Es­pí­ri­tu de Dios.

María pa­re­ce em­pu­jar a su hi­jo pa­ra que inau­gu­re es­ta “nueva re­la­ción”, y que em­pie­ce ya a di­na­mi­zar nues­tra co­mu­nión con Dios. La res­pues­ta de Je­sús es com­pren­si­ble: “Mujer, ¿qué podemos ha­cer tú y yo? To­da­vía no ha lle­ga­do mi ho­ra”. Es de­cir, sien­to que no ha lle­ga­do el mo­men­to en que ten­go que inau­gu­rar mi mi­sión.

Es pro­ba­ble que no­so­tros nos ha­ya­mos ale­ja­do de Dios; que ne­ce­si­te­mos, por de­cir­lo así, una bo­da, pa­ra inau­gu­rar nues­tra alian­za con Él. Po­dría­mos pre­gun­tar­nos si en nues­tra re­la­ción con Dios ya ha lle­ga­do nues­tra “ho­ra”, es de­cir la de la li­ber­tad res­pec­to a la ley; la li­ber­tad pa­ra lo­grar que lo que su­ce­da en nues­tra his­to­ria pa­se a tra­vés del amor que tenemos con Dios.

En las bo­das de Ca­ná apa­re­cen seis va­si­jas de agua con­ver­ti­da en vino; ¿por qué Juan no es­cri­bió sie­te, si era el número de la ple­ni­tud? Aun­que pa­rez­ca arries­ga­do, afir­mar que la sép­ti­ma va­si­ja de vino es la eu­ca­rís­ti­ca ––da­do que el re­la­to de la ins­ti­tu­ción de la eu­ca­ris­tía no apa­re­ce en el evan­ge­lio de Juan––, es to­tal­men­te po­si­ble; allí Je­sús lle­ga al mo­men­to fi­nal, a “su ho­ra”, en sen­ti­do pleno (Cfr Jn 12, 23; 13,1; 17,1). To­ma el vino y lo da a sus dis­cí­pu­los di­cien­do: “To­mad y be­bed to­dos de él por­que es­ta es mi san­gre de la alian­za que se de­rra­ma por us­te­des” (Cfr Mt 26, 2728; Mc 14, 22; Lc 22, 19). Si es así, si la es­ce­na de las bo­das de Ca­ná se com­ple­ta en la entrega vi­tal de Je­sús, en­ten­de­mos que al inau­gu­rar la alian­za con Je­sús, ini­cia­mos tam­bién un ca­mino a lo lar­go de to­da nues­tra vi­da, al fi­nal del cual com­ple­ta­re­mos la sép­ti­ma va­si­ja con el vino me­jor de nues­tra pro­pia entrega. La vi­da pue­de ser vi­vi­da así: co­mo una fies­ta de bo­das que no termina has­ta el don de nues­tra vi­da.

Ora­ción:

Se­ñor Je­sús, de­seo que se no­te, que el vino nue­vo lo es­ta­mos re­ci­bien­do has­ta aho­ra, en el me­jor mo­men­to de nues­tros pro­yec­tos per­so­na­les, fa­mi­lia­res y co­mu­ni­ta­rios; que sea­mos tes­ti­gos de que la glo­ria de Dios se es­tá ma­ni­fes­tan­do en nues­tra vi­da. Ayú­da­nos a inau­gu­rar ya nues­tra alian­za con tu Padre, si­guién­do­te a ti. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.