Con­se­cuen­cias al no dor­mir bien

›› Un des­can­so in­su­fi­cien­te re­per­cu­te de in­me­dia­to en nues­tro ren­di­mien­to y a la lar­ga, hay con­se­cuen­cias gra­ves... ¡bus­ca un buen col­chón des­de aho­ra!

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - El País

Una ma­la no­che an­ti­ci­pa un día peor.

Dor­mir mal o me­nos tiem­po del ne­ce­sa­rio im­pli­ca pa­gar un precio in­me­dia­to: nues­tro ren­di­mien­to físico dis­mi­nu­ye, es­ta­mos irri­ta­bles, tenemos di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­nos, la som­no­len­cia nos in­va­de y la me­mo­ria pa­ti­na.

Si ocu­rre un día no pa­sa na­da, pe­ro si la si­tua­ción se pro­lon­ga, pue­de te­ner gra­ves con­se­cuen­cias. A lar­go pla­zo un buen des­can­so su­po­ne un se­gu­ro pa­ra nues­tra salud por­que es im­pres­cin­di­ble pa­ra el de­sa­rro­llo físico y neu­ró­lo­gi­co y pre­vie­ne en­fer­me­da­des. Has­ta el 40% de las per­so­nas que acu­den a su mé­di­co de Aten­ción Pri­ma­ria pre­sen­tan sín­to­mas re­la­cio­na­dos con un mal dor­mir, se­gún Da­vid Nutt, es­pe­cia­lis­ta en tras­tor­nos del sue­ño de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol (Reino Unido). La re­la­ción en­tre el des­can­so y la salud es una evi­den­cia cien­tí­fi­ca y, sin em­bar­go, mu­chas per­so­nas no lo tie­nen en cuen­ta en su vi­da dia­ria ni en las de­ci­sio­nes que to­man co­mo con­su­mi­do­res. La compra del col­chón al que con­fia­mos nues­tro des­can­so una me­dia de diez años se con­vier­te con fre­cuen­cia en una ca­rre­ra por ca­zar la úl­ti­ma gan­ga, ese mo­de­lo de precio im­pac­tan­te que pue­de cos­tar una cuar­ta par­te de lo que va­le un mó­vil de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

Lo ba­ra­to sa­le muy ca­ro

¿Sa­be­mos real­men­te qué es­ta­mos ad­qui­rien­do, cuá­les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas y có­mo pue­de con­di­cio­nar el des­can­so? Los ex­per­tos de Max­col­chon in­sis­ten en la im­por­tan­cia de que los com­pra­do­res pi­dan in­for­ma­ción de­ta­lla­da y las cer­ti­fi­ca­cio­nes que ava­len la ca­li­dad del producto que van a lle­var­se a ca­sa y de la em­pre­sa que lo co­mer­cia­li­za.

Un precio irre­sis­ti­ble pue­de traer de la mano una mer­ma en la ca­li­dad del col­chón, y co­mo con­su­mi­do­res hay que ser cons­cien­tes de ello. Si hay una ofer­ta que des­ta­ca es­pe­cial­men­te en­tre el res­to, ¡aler­ta! Lo re­co­men­da­ble es po­ner­la en du­da igual que des­con­fia­ría­mos de la ca­li­dad de un ali­men­to mu­cho más ba­ra­to de lo ha­bi­tual.

La pu­bli­ci­dad que se ha ex­ten­di­do en los úl­ti­mos años en el sec­tor del des­can­so se apro­ve­chan de dos cir­cuns­tan­cias. Por un la­do, comprar un col­chón su­po­ne un des­em­bol­so eco­nó­mi­co im­por­tan­te, lo que lle­va a so­bre­va­lo­rar el precio co­mo cri­te­rio de compra, de ma­ne­ra que el di­ne­ro de­ter­mi­na si se es­co­ge uno u otro. Por otra par­te, hay con­su­mi­do­res que no per­ci­ben el des­can­so co­mo un asun­to real­men­te im­por­tan­te y afron­tan la compra de un col­chón sin ver con­se­cuen­cias en la salud. En In­ter­net pue­den en­con­trar­se mil con­se­jos pa­ra dor­mir bien en los que se re­co­mien­da evi­tar el ca­fé o el té a par­tir de de­ter­mi­na­das ho­ras, ir­se a la ca­ma siem­pre a la mis­ma ho­ra o ha­cer­lo al me­nos dos ho­ras des­pués de ha­ber ce­na­do, pe­ro se ol­vi­da lo bá­si­co: el col­chón. La re­per­cu­sión en el des­can­so de es­co­ger un mo­de­lo u otro es mu­cho más im­por­tan­te que nin­gún otro fac­tor, y te­nien­do en cuen­ta que va a uti­li­zar­se en pro­me­dio unas 20 mil ho­ras, pa­re­ce evidente que su adquisición de­be ser más me­di­ta­da que la de otros productos de con­su­mo co­mo un te­le­vi­sor o una la­va­do­ra.

Pro­pues­tas mi­la­gro­sas

Cuan­do los es­pe­cia­lis­tas ha­blan de los efec­tos del des­can­so en el cuer­po y en la mente en nin­gún ca­so pre­ten­den atri­buir ca­pa­ci­da­des ex­tra­or­di­na­rias a un col­chón.

Por muy bueno que sea lo que ofre­cen no pue­de cu­rar en­fer­me­da­des crónicas o le­ta­les. Un mo­de­lo adap­ta­do a la fi­so­no­mía y há­bi­tos de ca­da per­so­na sí tie­ne la ca­pa­ci­dad de ase­gu­rar un des­can­so per­fec­to al mar­gen de las ho­ras de sue­ño que ne­ce­si­te ca­da una. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, la can­ti­dad idó­nea pa­ra ca­da in­di­vi­duo es aque­lla que le per­mi­te rea­li­zar su ac­ti­vi­dad dia­ria sa­tis­fac­to­ria­men­te y sen­tir­se fresco, con ener­gía. Al­gu­nas mar­cas in­ves­ti­gan nue­vos ma­te­ria­les y tec­no­lo­gías pa­ra con­se­guir productos que es­tén ca­da vez más adap­ta­dos a las ne­ce­si­da­des de ca­da con­su­mi­dor.

De igual for­ma, van orien­ta­dos a pro­por­cio­nar­les un sue­ño re­pa­ra­dor, la me­jor for­ma de pro­te­ger su salud.

Dor­mir bien no es ca­ro, lo real­men­te ca­ro es no ha­cer­lo. Ase­gu­rar­se un des­can­so óp­ti­mo re­pre­sen­ta la me­jor y más sa­lu­da­ble in­ver­sión.‹‹

Foto: Shutterstock

No so­lo es cues­tión de las ho­ras que dor­mi­mos, tam­bién de que real­men­te des­can­se­mos./

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.