Gam­bu­sino

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - Ma­rio Peña Do­de­ro ma­[email protected]­per­so­nal.com Igual­men­te pue­den con­tac­tar a Pi­li Que­za­da al co­rreo: loim­pe­re­ce­de­[email protected]

La chica to­ma el mi­cró­fono y pre­gun­ta: - ¿De dón­de sa­cas te­mas pa­ra tus his­to­rias? Es la ter­ce­ra pre­sen­ta­ción del li­bro “Ca­da vez que res­pi­ras”, aho­ra an­te uni­ver­si­ta­rios.

Aco­mo­do un pa­pel que no exis­te so­bre la me­sa. Es un cues­tio­na­mien­to fre­cuen­te. Le con­tes­to:

- Bueno, por una par­te la fuen­te son mis pro­pios re­cuer­dos y lo que per­ci­bo en el día a día.

Por otra, us­te­des. Con su ma­ne­ra par­ti­cu­lar de ver el mun­do me pro­veen de ma­te­rial inaca­ba­ble cuan­do conversamos. Con las na­rra­cio­nes con­ver­ti­mos y nos con­vier­ten. Los men­sa­jes más sig­ni­fi­ca­ti­vos e im­pac­tan­tes que he ar­chi­va­do en la vi­da, han na­ci­do, in­va­ria­ble­men­te, del po­der de la me­tá­fo­ra de una his­to­ria.

Un mu­cha­cho de enor­mes an­te­ojos se in­cor­po­ra. Sa­lu­da y ha­ce uso de la pa­la­bra. - Vi­vi­mos en un ace­le­re cons­tan­te que a ve­ces qui­sié­ra­mos que el día tu­vie­ra 48 ho­ras. ¿Có­mo en­cuen­tras tiem­po pa­ra es­cri­bir en un mun­do tan fre­né­ti­co? Son­río. Ha­blo:

- El tiem­po, co­mo afir­ma­ba mi cua­te Eins­tein, es re­la­ti­vo. Pue­de acor­tar­se o ex­ten­der­se. Pa­ra usar una ana­lo­gía, via­jar en avión a Eu­ro­pa acom­pa­ña­do por An­ge­li­na Jo­lie nos pa­re­ce­ría un tran­ce bre­ví­si­mo.

El mis­mo tra­yec­to, con Ser­gio Ma­yer o Félix Macedonio a un la­do, es­cu­chan­do su mo­nó­lo­go, re­sul­ta­ría as­fi­xian­te. Es la ca­li­dad no la can­ti­dad. Pa­ra en­con­trar tiem­po hay que ser co­mo aque­llos gam­bu­si­nos que ras­trea­ban oro y mi­ne­ra­les va­lio­sos en los ríos, en las cue­vas y en los si­tios en los que los de­más no bus­ca­ban. La pa­la­bra or­den es cla­ve en la vi­da. Hay que man­dar a vo­lar to­do lo que no nos apor­te y con­si­de­re­mos inú­til. Mien­tras me­nos co­sas ten­ga­mos, la ne­ce­si­dad de preo­cu­par­nos por ellas se­rá me­nor y ten­dre­mos más es­pa­cio pa­ra in­tere­sar­nos por lo que real­men­te im­por­ta.

Es un há­bi­to que nos per­mi­te ha­llar va­lio­sos mi­nu­tos. Le qui­to las­tre a mi glo­bo pa­ra que pue­da as­cen­der. Qui­zás me vean co­mo un es­pé­ci­men ra­ro, pe­ro les con­fie­so que no ten­go Twit­ter, Ins­ta­gram, Snap­chat o Lin­ke­din. Abro mi Fa­ce­book ca­da tres días. No soy fo­llo­wer o se­gui­dor de na­die y creo que na­die me si­gue, si aca­so los co­bra­do­res de Cop­pel.

Tra­to de res­pon­der los co­rreos el mis­mo día pa­ra no te­ner pen­dien­tes. Re­vi­so de reojo to­dos los wa­saps que me en­vían y a va­rios con­tac­tos los ten­go en la lis­ta de “ho­yos ne­gros”, por­que so­lo ab­sor­ben ener­gía con sus com­pul­si­vos men­sa­jes. No asis­to a reunio­nes en las que “hay que que­dar bien” o “por cum­plir” y en los que abun­da la plá­ti­ca ba­nal e inú­til.

No me mo­ti­va sa­ber qué ha­cen las ce­le­bri­da­des. Ja­más veo te­le­vi­sión an­tes de las diez (jus­to ahí em­pie­za lo res­ca­ta­ble) y no me en­gan­cho en te­le­se­ries, sal­vo que su con­te­ni­do me im­pac­te y me brin­de ideas. A la ho­ra de dis­fru­tar de la mú­si­ca –un oxí­geno que re­quie­ro en al­tas do­sis-, les di­ré que pa­ra mí so­lo hay dos ti­pos: la bue­na y la ma­la; la bue­na es la que a un ser­vi­dor le gusta, por eso no atien­do la que no me agra­da.

El futbol lo veo ra­cio­na­do, por­que me abu­rre. ¿Có­mo al­guien pue­de re­ce­tar­se tres par­ti­dos en fi­la? Cuan­do al­guien me in­vi­ta a to­mar­nos un ca­fé “pa­ra ha­blar­me de un pro­yec­to atrac­ti­vo”, le pi­do que me lo en­víe a mi co­rreo.

Así me evi­to pa­sar una ho­ra oyen­do un so­li­lo­quio y tomar ca­fé que, di­cho sea de pa­so, no es par­te de mis de­bi­li­da­des. No ten­go tar­je­ta de cré­di­to y puedo sobrevivir años sin en­trar a un ban­co. Des­co­nec­té el tim­bre de mi ca­sa pa­ra evi­tar ven­de­do­res, miem­bros de sec­tas o can­di­da­tos po­lí­ti­cos – o sea lo mis­mo­pi­dien­do mi ad­he­sión a su cau­sa.

Ten­go muchos co­no­ci­dos, pe­ro po­cos ami­gos, eso sí, muy bue­nos, de los que no te exi­gen ha­cer antesala pa­ra aten­der­te. Y si no eres fa­mi­liar o amis­tad ín­ti­ma, es ca­si im­po­si­ble lo­ca­li­zar­me por ce­lu­lar los fi­nes de se­ma­na. Así sa­co tiem­po.

-¿Dón­de podemos con­se­guir tu li­bro?- me in­quie­re una pro­fe­so­ra al ter­mi­nar la char­la. Esa es la pre­gun­ta que uno es­pe­ra con an­sias.

- An­tes de fe­bre­ro, los in­tere­sa­dos pue­den ha­llar­lo en li­bre­rías Pi­cas­so.

Nues­tras ilu­sio­nes no tie­nen lí­mi­tes; pro­ba­mos mil ve­ces la amar­gu­ra del cá­liz y, sin em­bar­go, vol­ve­mos a arri­mar nues­tros la­bios a su bor­de.‹‹

Re­né de Cha­teau­briand

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.