Va­lo­res que su­man a la vi­da

Periódico AM Express (San Francisco del Ricón) - - Ciudad - LUIS BE­NI­TO BUS­TA­MAN­TE MU­ÑOZ

Sa­be­mos mu­cho de ejer­ci­tar­nos las pier­nas, los ab­do­mi­na­les, los glú­teos y bra­zos. Los me­nos in­for­ma­dos de có­mo ha­cer ejer­ci­cio y tam­bién los muy ex­pe­ri­men­ta­dos en las reglas pa­ra pro­te­ger el cuer­po ol­vi­da­mos con fre­cuen­cia los có­di­gos uni­ver­sa­les, el com­por­ta­mien­to con éti­ca que pro­te­ge la men­te. El ob­ser­var nues­tro com­por­ta­mien­to nos edu­ca pa­ra te­ner una me­jor in­ter­ac­ción con el mun­do en que vi­vi­mos, ami­gos, fa­mi­lia­res y con no­so­tros mis­mos.

La vio­len­cia, el men­tir, ro­bar, el de­jar­nos lle­var por la lu­ju­ria o por nues­tros de­seos mun­da­nos, son con­duc­tas ne­ga­ti­vas pa­ra nues­tro es­ta­do ener­gé­ti­co y una for­ma de pre­sen­tar­nos an­te los de­más. El desear al­go o a al­guien por lo que es o por lo que tie­ne es ad­mi­tir que no te­ne­mos esas ha­bi­li­da­des, ex­pe­rien­cia, fí­si­co, sa­bi­du­ría o los de­seos que esa per­so­na tie­ne. Un cla­ro ejem­plo al ha­cer ejer­ci­cio, no­so­tros ad­mi­ra­mos la ma­ne­ra que tie­nen otros de eje­cu­tar sus ru­ti­nas de en­tre­na­mien­to por­que nos gus­ta­ría ha­cer­lo me­jor o igual que ellos.

A me­di­da que avan­za el día, no­so­tros fre­cuen­te­men­te ca­ta­lo­ga­mos el mun­do en el que vi­vi­mos; no­so­tros nos com­pa­ra­mos con otras per­so­nas, sus triun­fos, sus mo­men­tos fe­li­ces y de ce­le­bra­ción. No­so­tros ad­mi­ra­mos los za­pa­tos, bol­sas, au­to­mó­vi­les, no­vias, no­vios, ami­gos, cón­yu­ge, ni­vel so­cial, es­ta­do eco­nó­mi­co y has­ta la fe­li­ci­dad de otros. Y lo más pro­ba­ble es que nos va­mos a sen­tir me­nos que ellos. Es ca­si có­mi­co el des­cu­brir que exis­ten más de ocho bi­llo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta tie­rra y, si no­so­tros tra­ta­mos de com­pa­rar­nos con otros, es co­mo re­la­cio­nar nues­tra per­so­na con al­go com­ple­ta­men­te des­co­no­ci­do. Es un círcu­lo in­fi­ni­to de ce­los que po­de­mos evi­tar si ele­gi­mos re­co­no­cer nues­tras ben­di­cio­nes y de­jar atrás la en­vi­dia.

Si evi­ta­mos la en­vi­dia po­dre­mos cam­biar­la por gra­ti­tud. Es co­mo de­te­ner el tiem­po por un mo­men­to y re­co­no­cer al­go que sí te­ne­mos y que es ma­ra­vi­llo­so. Las per­so­nas que nos ro­dean son un re­ga­lo ex­tra­or­di­na­rio. Va­mos a ce­le­brar a to­dos los que for­man par­te de nues­tra vi­da, con lo que tie­nen y los ha­ce fe­li­ces. Si lo­gra­mos com­par­tir sus emo­cio­nes y co­mul­gar en la fe­li­ci­dad de to­dos, en­ton­ces es­ta­re­mos uni­dos con el to­do del que ya so­mos par­te.

El prac­ti­car la aus­te­ri­dad o so­lo uti­li­zar lo que ne­ce­si­ta­mos, no­so­tros ayu­da­mos a me­jo­rar el uso de nues­tra in­te­li­gen­cia y sa­bi­du­ría que ya exis­te en no­so­tros y lo­gre­mos evi­tar los de­seos por lo que otros tie­nen. La co­di­cia de­mues­tra al mun­do que nos sen­ti­mos li­mi­ta­dos pa­ra atraer lo que ne­ce­si­ta­mos. La reali­dad es que sí te­ne­mos es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra par­ti­ci­par a to­dos de las ben­di­cio­nes del uni­ver­so. Na­da ni na­die sa­le so­bran­do en es­te mun­do. Es un he­cho que el triun­fo de otros es la evi­den­cia que no­so­tros, tam­bién te­ne­mos las mis­mas opor­tu­ni­da­des de ha­cer lo que nos gus­ta. Na­die es un com­pe­ti­dor ab­so­lu­to pa­ra cual­quie­ra de no­so­tros. Si otros triun­fan es por­que se pue­de lo­grar el triun­fo tam­bién pa­ra no­so­tros.

No­so­tros po­de­mos de­pen­der de nues­tras pro­pias ben­di­cio­nes y crea­ti­vi­dad, no­so­tros po­de­mos triun­far y me­jo­rar aún más, y lo­grar nues­tras me­tas sin te­ner que com­pa­rar­nos con na­die más. Ca­da uno de no­so­tros te­ne­mos nues­tro pro­pio ca­mino y aun cuan­do com­par­ti­mos mu­chas si­mi­li­tu­des, na­die po­drá re­em­pla­zar­nos en nues­tro des­tino.

El prac­ti­car la aus­te­ri­dad con éti­ca es más que el no con­ver­tir­nos en una co­pia de los de­más. Es la ce­le­bra­ción de lo que sí es de no­so­tros y nos re­cuer­da que te­ne­mos que se­guir bus­can­do has­ta en­con­trar nues­tra es­tre­lla en vez de ad­mi­rar la es­tre­lla de otras per­so­nas. En el pro­ce­so, va­mos a evi­tar la co­di­cia, los ce­los y so­lo de­ja­re­mos la emo­ción de pre­sen­ciar el mi­la­gro que es nues­tra vi­da, que se desa­rro­lla jus­to fren­te a no­so­tros. Na­mas­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.