Más bo­ni­to se ve en su ofi­ci­na

Periódico AM Express (San Francisco del Ricón) - - Am 2 -

¿Por qué la es­po­sa de don Cor­ní­fe­ro se ha­lla­ba en la ca­ma si el re­loj mar­ca­ba ya la una de la tar­de? El se­ñor, via­jan­te de co­mer­cio, ha­bía re­gre­sa­do sin avi­so de un pro­lon­ga­do pe­ri­plo, y se amos­có al ver así a su cón­yu­ge, ten­di­da en el no ten­di­do le­cho y en un es­ta­do de agi­ta­ción ner­vio­sa que no po­día di­si­mu­lar. Don Cor­ní­fe­ro hi­zo lo que cual­quier ma­ri­do en su ca­so ha­bría he­cho: abrió la puer­ta del cló­set. En su in­te­rior es­ta­ba un in­di­vi­duo en cue­ros, quie­ro de­cir nu­do, co­ri­to, des­cal­zo de los pies a la ca­be­za. “¿Quién es us­ted?” -le pre­gun­tó el es­po­so he­cho una fu­ria. Era im­po­si­ble que el in­te­rro­ga­do sa­ca­ra su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción. Es­ta­ba, co­mo di­ce el vul­ga­ris­mo, en pe­lo­ta. Res­pon­dió, sin em­bar­go: “Soy el ex­ter­mi­na­dor de ter­mi­tas”. “¿Ex­ter­mi­na­dor de ter­mi­tas? -se atu­fó don Cor­ní­fe­ro-. ¿Así, sin ro­pa?”. El in­di­vi­duo fin­gió re­vi­sar­se y di­jo lue­go: “Ca­ram­ba. El pro­ble­ma es más gra­ve de lo que yo creía”. “Es­te ho­gar es ca­tó­li­co”. Así re­za­ba en tiem­pos ya pa­sa­dos el le­tre­ro que mu­chos po­nían en la ven­ta­na de su ca­sa pa­ra evi­tar la vi­si­ta de mi­sio­ne­ros evan­gé­li­cos. Al­guien con buen sen­ti­do del hu­mor pu­so su pro­pio car­tel: “Es­te ho­gar es caó­ti­co”. Así, caó­ti­co, se ve el nue­vo go­bierno. Caos en lo del ae­ro­puer­to de Tex­co­co; caos en lo de Tai­bo II; caos en lo del ajus­te de sa­la­rios, en lo de los sú­per de­le­ga­dos o vi­rre­yes, en lo de la re­duc­ción del pre­cio de la ga­so­li­na. Cuan­do AMLO era can­di­da­to ac­tua­ba co­mo Pre­si­den­te; lle­gó in­clu­so a ce­ñir una apó­cri­fa y es­pu­ria ban­da pre­si­den­cial. Aho­ra que es Pre­si­den­te ac­túa co­mo can­di­da­to, se­gún lo mos­tró en su dis­cur­so de to­ma de po­se­sión, abun­dan­te en pro­me­sas, par­co en ex­pli­ca­cio­nes pa­ra fun­dar su cum­pli­mien­to. Aún los ma­yo­res crí­ti­cos de López Obra­dor ten­drán -ten­dre­mos- que re­co­no­cer que es el man­da­ta­rio más cer­cano a la gen­te en la his­to­ria de es­te país. Ca­da vez que sa­le es aplau­di­do, co­mo cuan­do subió ha­ce días al avión co­mer­cial que lo lle­va­ría a Ve­ra­cruz. Los pa­sa­je­ros rom­pie­ron a aplau­dir al ver­lo ac­tuar con es­pí­ri­tu re­pu­bli­cano, sin el boa­to y cos­to­sí­si­ma pa­ra­fer­na­lia que acom­pa­ña­ba a los an­te­rio­res man­da­ta­rios. Pe­ro esa hu­mil­dad que en pú­bli­co de­mues­tra, y que evi­den­cia una sin­ce­ra, au­tén­ti­ca in­ten­ción de aus­te­ri­dad y ho­nes­ti­dad per­so­na­les, con­tras­ta con la pre­po­ten­cia de ex­pre­sio­nes su­yas ta­les co­mo ésa de “me can­so gan­so”, o la de “he to­ma­do las rien­das del po­der”. Ya no an­da en cam­pa­ña AMLO. Aho­ra es Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. Se de­be a Mé­xi­co y a los me­xi­ca­nos, a todos, in­clu­so a quie­nes no le di­mos nues­tro vo­to. Le to­ca aho­ra go­ber­nar con tino, pru­den­cia y buen jui­cio a fin de ha­cer el bien a la Na­ción y no cau­sar­le da­ño. En “la so­le­dad de su des­pa­cho” López Obra­dor en­con­tra­rá me­jo­res for­mas de tra­ba­jar por el país que en lar­gos dis­cur­sos de pla­za pú­bli­ca o en pa­la­bras y ac­cio­nes ten­dien­tes a acre­cen­tar su po­pu­la­ri­dad. “¿Cuá­les son las tres par­tes del cuer­po de la mu­jer que, se­gún las es­ta­dís­ti­cas, el hom­bre be­sa pri­me­ro an­tes de pro­ce­der a rea­li­zar el ac­to del amor?”. El con­cur­san­te en el pro­gra­ma de pre­gun­tas y res­pues­tas va­ci­ló. “Los la­bios” -aven­tu­ró in­se­gu­ro. “Muy bien” -con­fir­mó el con­duc­tor del pro­gra­ma. “El cue­llo” -pro­si­guió du­do­so. “¡Co­rrec­to! -ex­cla­mó el otro-. Y aho­ra, por el gran pre­mio de los 64 pe­sos (tam­bién ahí ha­bía lle­ga­do la aus­te­ri­dad), dí­ga­nos cuál es la ter­ce­ra par­te del cuer­po de la mu­jer que el hom­bre be­sa an­tes del ac­to del amor”. El con­cur­san­te ha­bía lle­va­do con­si­go a un ase­sor fran­cés, pues ya se sa­be que los fran­ce­ses tie­nen fa­ma de do­mi­nar las ar­tes ama­to­rias. Se vol­vió ha­cia él pa­ra pe­dir­le ayu­da. Le di­jo el hom­bre: “A mí no me pre­gun­tes, mon ami. Yo ya me equi­vo­qué en las pri­me­ras dos res­pues­tas”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.