La ca­sa de la tri­bu

Periódico AM Express (San Francisco del Ricón) - - Am2 - JUAN VI­LLO­RO

La fa­mi­lia De­me­neg­hi ha anun­cia­do que ten­drá que ven­der la ca­sa del más ilus­tre de sus miem­bros: Ser­gio Pi­tol, Pre­mio Cer­van­tes de Li­te­ra­tu­ra. Lau­ra De­me­neg­hi, so­bri­na del au­tor, fo­tó­gra­fa, ci­neas­ta, crea­do­ra de un her­mo­so do­cu­men­tal so­bre la in­fan­cia de su tío, co­men­ta que no ha si­do po­si­ble con­tar con apo­yo pa­ra que ese es­pa­cio se con­vier­ta en un cen­tro cul­tu­ral.

La no­ti­cia alar­ma por so­bra­das ra­zo­nes. La cons­truc­ción es, en sí mis­ma, una pie­za de ar­qui­tec­tu­ra ex­cep­cio­nal. Obra del ar­qui­tec­to Ber­nal Las­cu­ráin Ran­gel, que tam­bién res­tau­ró la Ha­cien­da del Len­ce­ro, se sir­ve de re­cur­sos pos­mo­der­nos (círcu­los de vi­drio pa­ra to­rres de elec­tri­ci­dad re­con­ver­ti­dos en ven­ta­nas) pa­ra re­vi­ta­li­zar la tí­pi­ca ar­qui­tec­tu­ra de Xa­la­pa. El re­sul­ta­do es asom­bro­so y me­re­ce pre­ser­var­se sin mo­di­fi­ca­ción al­gu­na.

El lu­gar re­pre­sen­ta una ex­pan­sión del ca­rác­ter de su due­ño. Las­cu­ráin Ran­gel con­ci­bió un re­cin­to múltiple, ca­paz de con­ci­liar dos pa­sio­nes que pa­re­ce­rían opues­tas: el tra­ba­jo so­li­ta­rio y la vo­ca­ción gre­ga­ria. Mien­tras el maes­tro es­cri­bía, otros tra­ba­ja­ban en cuar­tos pró­xi­mos. Des­de su es­cri­to­rio en un sa­lón sin puer­tas, Pi­tol po­día oír el gru­ñi­do del más ale­ja­do de sus pe­rros y sa­ber lo que pa­sa­ba en cual­quier rin­cón de esa col­me­na de tra­duc­cio­nes y con­ver­sa­cio­nes que ade­más era una mo­ra­da. No es di­fí­cil aso­ciar es­ta con­cep­ción del es­pa­cio con la ca­sa de Tols­toi, que Ser­gio vi­si­tó en Mos­cú y a la que de­di­có un su­ge­ren­te en­sa­yo, La ca­sa de la tri­bu.

Cier­tos lu­ga­res se pa­re­cen tan­to a la estética de un ar­tis­ta que re­sul­ta im­po­si­ble sa­ber si de­ri­van de ella o con­tri­bu­yen a crear­la. A pro­pó­si­to de la man­sión de Tols­toi, es­cri­be Pi­tol: “Esa ca­sa, que sir­vió de mo­de­lo a la que apa­re­ce en La muer­te de Iván Illich, me ha acla­ra­do más so­bre los no­ve­lis­tas ru­sos del si­glo XIX que cual­quier tra­ta­do his­tó­ri­co o li­te­ra­rio. En la ca­sa de Tols­toi de­bió ha­ber si­do im­po­si­ble ocul­tar un se­cre­to”.

El san­tua­rio de Pi­tol era más pe­que­ño que el del pa­triar­ca ru­so, pe­ro se es­truc­tu­ra de ma­ne­ra se­me­jan­te. Las sa­las son es­pa­cios abier­tos ubi­ca­dos en dis­tin­tos ni­ve­les; ca­da una re­pre­sen­ta un lu­gar “apar­te” al que se ac­ce­de en for­ma in­me­dia­ta; el hi­lo con­duc­tor de ese es­pa­cio pa­ra ac­ti­vi­da­des si­mul­tá­neas son los li­bros que se ex­tien­den co­mo la con­cha de un ca­ra­col.

De ma­ne­ra acer­ta­da, Lau­ra De­me­neg­hi con­si­de­ra que ahí se po­drían cus­to­diar los ma­nus­cri­tos, las me­da­llas, las fo­to­gra­fías, los cua­dros y la me­mo­ra­bi­lia de su tío. Pe­ro su idea va más allá de una ca­sa-mu­seo. No se tra­ta tan só­lo de pre­ser­var la me­mo­ria del au­tor, al­go im­pres­cin­di­ble, sino de crear una ca­sa-ta­ller pa­ra hon­rar a un es­cri­tor que se vio a sí mis­mo co­mo par­te de un te­ji­do co­lec­ti­vo.

La sa­la de ci­ne se pres­ta pa­ra or­ga­ni­zar ci­clos con las mu­chas pe­lí­cu­las y ópe­ras reuni­das por Pi­tol, que se sir­vió de un tí­tu­lo de Lu­bitsch pa­ra bau­ti­zar su no­ve­la El des­fi­le del amor; en los de­más sa­lo­nes po­drían im­par­tir­se ta­lle­res li­te­ra­rios; en la co­che­ra se adap­ta­ría una ga­le­ría, y en los dos de­par­ta­men­tos anexos a la ca­sa, tam­bién cons­trui­dos por Pi­tol, se hos­pe­da­ría a es­tu­dio­sos de su obra o a jó­ve­nes au­to­res que ob­tu­vie­ran be­cas.

Pi­tol de­jó su vas­ta bi­blio­te­ca a la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, en la que co­la­bo­ró co­mo pro­fe­sor, edi­tor, tra­duc­tor y au­tor. En ca­so de que su ca­sa se ha­bi­li­ta­ra co­mo cen­tro cul­tu­ral, los li­bros po­drían re­gre­sar en co­mo­da­to a los en­tre­pa­ños que una vez ocu­pa­ron. Ser­gio so­lía ano­tar en la ter­ce­ra de fo­rros la can­ti­dad de ve­ces que ha­bía leí­do una obra y la fe­cha en que lo ha­bía he­cho. Val­dría la pe­na con­ser­var la “com­po­si­ción de lu­gar” que per­mi­tió en esas lec­tu­ras; los re­tra­tos de au­to­res fa­vo­ri­tos en la pa­red, las al­fom­bras traí­das del otro la­do del mun­do, el em­ble­má­ti­co sa­mo­var. Tan­to la bi­blio­te­ca co­mo la ca­sa que la con­tu­vo son re­tra­tos de una men­te.

Ha­bría di­ver­sas fór­mu­las pa­ra que es­te es­pa­cio esen­cial se con­vir­tie­ra en bien pú­bli­co. Por des­gra­cia, se­gún co­men­ta Lau­ra De­me­neg­hi, no ha ha­bi­do res­pues­ta a es­ta ini­cia­ti­va por par­te del go­ber­na­dor de Ve­ra­cruz, Cuitláhuac Gar­cía, o del al­cal­de de Xa­la­pa, Hi­pó­li­to Ro­drí­guez. In­ca­paz de man­te­ner un in­mue­ble va­cío, la fa­mi­lia ha anun­cia­do que pro­ce­de­rá a la ven­ta.

La ca­sa de Tols­toi en Mos­cú si­gue con­fian­do sus se­cre­tos.

Qui­zá no sea de­ma­sia­do tar­de pa­ra sal­var la ca­sa de nues­tra tri­bu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.