Quién es­tá fe­liz con el des­abas­to de ga­so­li­na

Periódico AM Express (San Francisco del Ricón) - - Am2 - CAR­LOS LO­RET DE MO­LA

De­bió ha­ber si­do un ini­cio de se­xe­nio de sus­to pa­ra Car­los Ro­me­ro Des­champs. Sím­bo­lo de la co­rrup­ción priis­ta, la lle­ga­da al po­der del pre­si­den­te An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y su pro­me­sa de de­mo­cra­ti­zar los sin­di­ca­tos se­gu­ra­men­te lo te­nía bas­tan­te preo­cu­pa­do. Ro­me­ro Des­champs ha en­ca­be­za­do des­de tiem­pos de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri, y gra­cias a él, el po­de­ro­so sin­di­ca­to pe­tro­le­ro.

Pe­ro bien di­cen que las pe­nas con pan son me­nos. Y si al­go no va a fal­tar a la me­sa de ese sin­di­ca­to es pan: Car­los Ro­me­ro Des­champs y su in­con­di­cio­nal Ri­car­do Al­da­na, va­rias ve­ces le­gis­la­do­res del PRI, con­tro­lan a tra­vés del sin­di­ca­to el ju­go­so ne­go­cio de las pi­pas de Pe­mex. Esas que son blan­cas, gran­do­tas, con el lo­go­ti­po de Pe­mex, to­das esas son del sin­di­ca­to. Y con la de­ci­sión del pre­si­den­te AMLO de ce­rrar los duc­tos, cuan­do cir­cu­lan por las ca­lles las pi­pas le­van­tan más mi­ra­das y sus­pi­ros que un(a) mo­de­lo con ro­pa en­ta­lla­da.

Las pi­pas es­tán más de­man­da­das que nun­ca. Gran ne­go­cio pa­ra el sin­di­ca­to pe­tro­le­ro. Las pi­pas es­tán ha­cien­do co­rri­das ex­tras pa­ra tra­tar de mi­ti­gar el des­abas­to de ga­so­li­na. Gran ne­go­cio pa­ra el sin­di­ca­to pe­tro­le­ro. Los pi­pe­ros, que son to­dos sin­di­ca­li­za­dos, es­tán tra­ba­jan­do y co­bran­do ho­ras ex­tras. Gran ne­go­cio, vía sus cuo­tas, pa­ra el sin­di­ca­to y sus man­da­ma­ses Ro­me­ro y Al­da­na, quie­nes se dan vi­da de mag­na­tes y cu­yos ex­ce­sos han es­ta­do a la luz de to­dos.

Pe­mex tie­ne mil 800 pi­pas. Las con­tro­la el sin­di­ca­to. No son mu­chas si pen­sa­mos el ta­ma­ño del des­abas­to y la ex­ten­sión del país. Hay tam­bién al­gu­nas pi­pas de em­pre­sas pri­va­das pe­ro son las me­nos. En reali­dad, en el país hay po­cas pi­pas, por eso no se es­tán dan­do abas­to.

El error cen­tral de im­ple­men­ta­ción de la loa­ble in­ten­ción de aca­bar con el hua­chi­co­leo es el mo­men­to en que de­ci­die­ron ha­cer­lo. Hay dos épo­cas del año en las que las re­ser­vas de com­bus­ti­ble es­tán al mí­ni­mo por­que la gen­te de­man­da de ma­ne­ra ex­tra­or­di­na­ria: Na­vi­dad-Año Nue­vo y Se­ma­na San­ta-Pas­cua. En si­tios co­mo la Ciu­dad de Mé­xi­co, Gua­da­la­ja­ra, Aca­pul­co, las re­ser­vas ba­jan a so­la­men­te me­dio día de com­bus­ti­ble al­ma­ce­na­do. Es de­cir, ope­ran en el lí­mi­te.

Los nue­vos fun­cio­na­rios no to­ma­ron eso en cuen­ta y ce­rra­ron los duc­tos en el mo­men­to en que más iban a afec­tar a la ciu­da­da­nía. Cuan­do de­ci­die­ron en­co­men­dar to­da dis­tri­bu­ción del com­bus­ti­ble a las pi­pas se die­ron cuen­ta de que no ha­bía su­fi­cien­tes y que la in­ge­nie­ría de las es­ta­cio­nes de al­ma­ce­na­mien­to es­tá ar­ma­da pa­ra que se re­par­ta en duc­tos y pi­pas por se­pa­ra­do, y no es tan sen­ci­llo co­mo “mo­ver la man­gue­ra” pa­ra que lle­ne la pi­pa en lu­gar de lle­nar el duc­to.

Qui­zá el ejem­plo más cla­ro es Tux­pan. Hay bu­ques lle­nos de com­bus­ti­ble an­cla­dos ahí, pe­ro la ter­mi­nal no pue­de re­ci­bir de los bu­ques más ga­so­li­na y dié­sel por­que no tie­ne es­pa­cio pa­ra al­ma­ce­nar­los, por­que no ha po­di­do re­par­tir a la mis­ma ve­lo­ci­dad de an­tes. his­to­rias­re­por­te­[email protected]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.