Ni más ni me­nos

Periódico AM Express (San Francisco del Ricón) - - Ciudad - LUIS BE­NI­TO BUS­TA­MAN­TE MUÑOZ

Yahí es­tá esa per­so­na. Él es uno de los mi­llo­na­rios del mun­do. Es­te es un ge­nio de la tec­no­lo­gía. Él es un in­ven­tor y em­pren­de­dor. Él es atlé­ti­co y ta­len­to­so y bien pa­re­ci­do con una ca­ra que pa­re­ce es­cul­pi­da por el ar­tis­ta más fa­mo­so, pa­ra cum­plir los ras­gos que ne­ce­si­ta­ba pa­ra triun­far. Es­te hom­bre tie­ne au­tos de­por­ti­vos, ya­tes, re­ga­la mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ayu­dar a otros y cam­bia de no­via co­mo cam­biar de cal­ce­ti­nes y ellas son mo­de­los de be­lle­za. Es­te hom­bre tie­ne una per­so­na­li­dad irre­sis­ti­ble y cau­ti­va­do­ra en­tre hom­bres y mu­je­res. Es ca­ris­má­ti­co y sus amis­ta­des son fa­mo­sas mun­dial­men­te y los que no son fa­mo­sos es por­que evi­tan ser­lo. Es un hom­bre que pasa su tiem­po ayu­dan­do a los más dé­bi­les y des­am­pa­ra­dos de la ciudad a la que per­te­ne­ce. Po­si­ble­men­te ya adi­vi­nas­te quién es, él se lla­ma Bru­ce Way­ne, me­jor co­no­ci­do co­mo Bat­man.

Es in­tere­san­te co­mo ya hi­ci­mos fa­mo­so a ese hom­bre que tie­ne to­do lo que nos gus­ta­ría ser. El ma­ta dra­go­nes y que sal­va a la prin­ce­sa, el hé­roe que en­fren­ta a los de­mo­nios y se co­mu­ni­ca con los dio­ses. Ac­tual­men­te es­tá de mo­da, Su­per­man el in­des­truc­ti­ble y al quien na­da ni na­die le pue­de ga­nar una ba­ta­lla.

Yo no es­toy se­gu­ro por qué los hu­ma­nos te­ne­mos una ne­ce­si­dad de te­ner hé­roes que pue­dan re­pre­sen­tar nues­tros sen­ti­mien­tos ha­cien­do lo que a no­so­tros nos gus­ta­ría ha­cer si tu­vié­ra­mos al­gún tipo de po­der. El mun­do tie­ne apro­xi­ma­da­men­te 7.2 bi­llo­nes de per­so­nas en el pla­ne­ta y so­lo son unos cuan­tos los que tie­nen un tipo de in­fluen­cia so­bre to­dos no­so­tros, di­cen que no son más de 1,000 los que real­men­te tie­nen de to­do. El res­to de no­so­tros vi­vi­mos con bas­tan­tes li­mi­ta­cio­nes y es un he­cho que la ma­yor par­te de lo que ha­ce­mos di­fí­cil­men­te du­ra­ra des­pués que de­je­mos es­te mun­do. No es muy di­ver­ti­do pensar en es­to, pe­ro va­mos acep­tar la reali­dad.

Ac­tual­men­te mu­chos que­re­mos ha­cer más, com­prar más y te­ner más se­xo, por­que cul­tu­ral­men­te ha­blan­do es­ta es la for­ma de evi­tar ser par­te de los me­dio­cres, por ser abu­rri­dos y del mon­tón.

El ser un me­dio­cre no de­be de ser un pro­ble­ma por­que di­fí­cil­men­te y por mu­cho que gas­te­mos nues­tras ener­gías, no po­dre­mos cam­biar nues­tras cir­cuns­tan­cias. No­so­tros ter­mi­na­re­mos acep­tan­do que no so­mos ni más ni me­nos que la in­men­sa ma­yo­ría de las per­so­nas.

To­dos los se­res vi­vos en es­ta vi­da te­ne­mos al­go que ofre­cer. Al­gu­nos de no­so­tros na­ci­mos con ap­ti­tu­des pa­ra desa­rro­llar­nos aca­dé­mi­ca­men­te sin pro­ble­ma al­guno. Otros na­ci­mos con un gran cuer­po fí­si­co. Otros so­mos atlé­ti­cos. Otros so­mos ar­tis­tas. Otros pue­den te­ner se­xo a ca­da mo­men­to y sin pro­ble­mas. Pe­ro lo que ter­mi­na­mos ha­cien­do to­dos los hu­ma­nos es lo que más prac­ti­ca­mos y en don­de más nos es­for­za­mos. Pe­ro por el he­cho que so­mos di­fe­ren­tes, to­dos te­ne­mos ap­ti­tu­des dis­tin­tas. El pe­so, la al­tu­ra, la ma­du­res emo­cio­nal, la edu­ca­ción re­ci­bi­da, la fa­mi­lia y los ami­gos, to­do es­to es re­le­van­te.

No­so­tros tam­bién po­de­mos de­cir que las pro­ba­bi­li­da­des de que una so­la per­so­na pue­da lo­grar ha­za­ñas ex­tra­or­di­na­rias en to­das las áreas de su vi­da, o en mu­chas áreas de su vi­da es muy di­fí­cil y Bru­ce Way­ne no exis­te.

No­so­tros, to­dos, en la ma­yor par­te so­mos per­so­nas co­mu­nes. Son los más po­bres o los más ri­cos los que se lle­van to­da la aten­ción. Y aun­que to­dos lo sa­be­mos, no­so­tros ra­ra­men­te re­fle­xio­na­mos al res­pec­to.

La in­for­ma­ción en los me­dios nos ha he­cho creer que te­ne­mos que ser ex­tra­or­di­na­rios pa­ra ser nor­ma­les, men­ti­ras que nos ha­cen sen­tir in­se­gu­ros y de­ses­pe­ra­dos por ser más que los que co­no­ce­mos y lu­char por ser co­mo se su­po­ne que te­ne­mos que ser.

Son mu­chos los que tie­nen mie­do de acep­tar la reali­dad, so­mos más co­mu­nes de lo que cree­mos. Pe­ro si lo­gra­mos al­go que otros no tie­nen no­so­tros va­mos a lu­char pa­ra que to­dos se en­te­ren. To­dos cree­mos que nos co­no­ce­mos a no­so­tros mis­mos muy bien, pe­ro es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos ase­gu­ran que sa­be­mos muy po­co de la men­te hu­ma­na, por­que es muy so­fis­ti­ca­da y has­ta el mo­men­to no hay un hom­bre o gru­po de hom­bres ca­pa­ces de des­ci­frar los mis­te­rios de la men­te. Lo que sí sa­be­mos es que ca­da men­te es una ma­ra­vi­lla. Na­mas­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.