››Ofre­cen to­dos la mis­ma pro­me­sa

Periódico AM (León) - - LEÓN - Va­nia Jaramillo Sán­chez vja­ra­mi­llo@periodico.am

Pro­yec­tos, pro­gra­mas, tec­no­lo­gía y ‘mu­chas’ ma­ne­ras de com­ba­tir la vio­len­cia en Gua­na­jua­to, re­pe­tían ayer los cin­co can­di­da­tos a la gu­ber­na­tu­ra tras mo­ni­to­res, mi­cró­fo­nos, cá­ma­ras y lu­ces. Afue­ra de esa sa­la del Ins­ti­tu­to Es­ta­tal Elec­to­ral (IEEG), ar­ma­dos, con cha­le­co an­ti­ba­las y ra­dios, per­ma­ne­cían muy cer­ca los que bien sa­ben de se­gu­ri­dad: po­li­cías.

Los ner­vios de los as­pi­ran­tes al car­go de go­ber­na­dor, no se com­pa­ran con lo que sien­ten los más de 2 mil ele­men­tos es­ta­ta­les, y ni ha­blar de los mu­ni­ci­pa­les, quie­nes dia­ria­men­te se en­fren­tan a de­lin­cuen­tes con la or­den de ba­jar a co­mo dé lu­gar la in­se­gu­ri­dad. Es el tro­feo que ayer bus­ca­ron los con­ten­dien­tes.

Pe­ro no to­dos cre­ye­ron en las pro­me­sas de los can­di­da­tos, al me­nos eso de­mues­tra un ofi­cial asig­na­do al lobby del IEEG, don­de co­lo­ca­ron una pan­ta­lla gi­gan­te con bo­ci­nas pa­ra no per­der de­ta­lle.

La en­tra­da de la sa­la por don­de des­fi­la­ron los as­pi­ran­tes, Die­go Sin­hué Rodríguez Va­lle­jo, Ri­car­do Sheffield Pa­di­lla, Fe­li­pe Ca­ma­re­na García, Bert­ha So­lór­zano y Ge­rar­do Sán­chez García, es­tá flan­quea­da por per­so­nal del Ins­ti­tu­to Elec­to­ral, to­dos de ne­gro y con la in­di­ca­ción de no de­jar pa­sar a na­die sal­vo a aque­llos ‘suer­tu­dos’ que ve­rán y no a tra­vés de una pan­ta­lla, el pri­mer de­ba­te.

Pe­ro no ha­ce fal­ta es­tar adentro, la ca­ra del ofi­cial lo di­ce to­do, con ojos de in­cre­du­li­dad y con un pie que no de­ja de mo­ver de­ses­pe­ra­do, es­cu­cha co­mo co­mien­zan a res­pon­der to­dos.

¿Ce­ro to­le­ran­cia a la co­rrup­ción?, lan­za la mo­de­ra­do­ra Eli­sa Ala­níz.

“El com­ba­te a la co­rrup­ción hay que em­pe­zar­lo des­de arri­ba”, avien­ta Ri­car­do Sheffield Pa­di­lla, ma­no­tean­do, enér­gi­co y sin ti­tu­bear.

“No soy co­mo los pa­nis­tas”, res­pon­de Ge­rar­do Sán­chez, quien no se apren­dió sus res­pues­tas y tie­ne que es­tar mi­ran­do el ‘acor­deón’.

Die­go Sin­hué, al cen­tro del pa­nel, ase­gu­ra “Se­ré el Go­ber­na­dor de la Trans­pa­ren­cia”.

Fe­li­pe Ca­ma­re­na y la maes­tra Bert­ha So­lór­zano ha­cen lo mis­mo, ase­gu­ran ha­brá com­ba­te a la co­rrup­ción.

La pri­me­ra ré­pli­ca lle­ga y co­mo sa­la de ci­ne, mu­chos co­rren por los ape­ri­ti­vos, y lo pro­me­ti­do lle­ga.

Sheffield Pa­di­lla in­sis­te con la “fa­mi­lia fe­liz” de Die­go, a quien tie­ne a su de­re­cha, lo ve, lo re­ta y le re­cal­ca “tu fa­mi­lia ha vi­vi­do del era­rio”; Die­go ni se in­mu­ta.

Ge­rar­do ha­ce se­gun­da y lo acu­sa de per­te­ne­cer a los pa­nis­tas que tras 27 años de go­bierno no han he­cho na­da por el Es­ta­do.

To­ca el turno de Die­go y di­ce tum­bar la men­ti­ra de Sheffield, és­te co­mo AMLO mue­ve el de­di­to y di­ce que no.

Sheffield in­sis­te y le re­cla­ma 8 mil mi­llo­nes de pe­sos que gas­tó co­mo Se­cre­ta­rio de Desa­rro­llo So­cial y Hu­mano pa­ra co­lo­car­se co­mo fa­vo­ri­to des­de an­tes de ser can­di­da­to.

Die­go sa­ca un fol­der ne­gro y le se­ña­la que eso fue in­ves­ti­ga­do y que el tri­bu­nal no en­con­tró na­da; el lobby ex­plo­ta en car­ca­ja­das. No es que no le crean a Die­go, es que Sheffield se lle­va las ma­nos a un la­do de la ca­be­za y de­ja en cla­ro que se apren­dió los emo­ti­co­nes de What­sApp.

Aquel ele­men­to de po­li­cía, asig­na­do al lobby da vuel­tas, qui­zá pen­só que en­con­tra­ría al­gún pro­yec­to se­rio o el ‘có­mo ha­rán pa­ra me­jo­rar sus suel­dos y dig­ni­fi­car­los’, pe­ro no pa­só.

Des­apa­ri­ción de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad, pan­ta­lo­nes pues­tos, re­for­zar po­li­cías mu­ni­ci­pa­les y re­cla­mos fue lo que es­cu­chó a cam­bio. Ade­más de un re­cor­da­to­rio por una ima­gen que mos­tró Sheffield: The Eco­no­mist, una re­vis­ta in­gle­sa ha­bla del fra­ca­so en la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad en Gua­na­jua­to. Y aho­ra cin­co per­so­nas den­tro de un sa­la in­ten­tan de­cir que van a revertir eso.

Sa­len en or­den co­mo es­tu­vie­ron en pan­ta­lla, Ge­rar­do Sán­chez, que no qui­so de­cir si ga­nó o no.

Bert­ha So­lór­zano que se lle­nó en de­cir­se cam­peo­na del pri­mer de­ba­te.

Die­go Sin­hué, con­ten­to y se­gu­ro de que­rer se­guir el ejem­plo del ac­tual go­ber­na­dor Mi­guel Már­quez Már­quez.

Un Sheffield son­rien­te y pi­dien­do dis­cul­pas por­que no su­po de­cir “cri­mi­na­li­za­ción” en la trans­mi­sión en vi­vo.

Y un se­reno Fe­li­pe Ca­ma­re­na, que no ata­có ni fue ata­ca­do.

Vuel­ven a des­fi­lar los com­pe­ti­do­res, sus ca­mio­ne­tas lle­gan has­ta la puer­ta, el ofi­cial si­gue su re­co­rri­do, las Fuer­zas del Es­ta­do si­guen flan­quean­do el re­cin­to por si al­go pa­sa.

Aún que­da otro de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.