Des­car­ta Za­va­la ha­ber ne­go­cia­do

» La ex­pa­nis­ta ad­vier­te que su re­ti­ro es un ac­to de ho­nes­ti­dad po­lí­ti­ca y de dig­ni­dad fren­te a lo que es­tá vien­do, ade­más de ser un ac­to de con­gruen­cia

Periódico AM (León) - - AM2 - E. Cer­van­tes y M. López Agen­cia Re­for­ma Ciu­dad de Mé­xi­co

Un día des­pués de ha­ber­se apar­ta­do de la con­tien­da, Mar­ga­ri­ta Za­va­la abre sus car­tas. Des­de el que fue su cuar­tel de cam­pa­ña, la ex in­de­pen­dien­te ase­gu­ra que es­tá dis­pues­ta a dia­lo­gar con Ri­car­do Ana­ya y Jo­sé An­to­nio Mea­de, los aban­de­ra­dos que el miér­co­les la cor­te­ja­ron.

“Si quie­ren ha­blar, ha­bla­mos”, ofre­ce en en­tre­vis­ta y re­ve­la ha­ber cru­za­do men­sa­jes de tex­to con Ana­ya, el aban­de­ra­do pos­tu­la­do por la coa­li­ción Por Mé­xi­co al Fren­te, y con Mea­de Ku­ri­bre­ña, el can­di­da­to im­pul­sa­do por el PRI, Nue­va Alian­za y Ver­de Eco­lo­gis­ta.

-¿Y qué se sien­te, de bue­nas a pri­me­ras, ser cor­te­ja­da por los que an­tes eran tus ad­ver­sa­rios?

-No lo ha­bía pen­sa­do así. La ver­dad es que es po­lí­ti­ca, y tam­bién es una aten­ción, y no hay que ser des­cor­tés con ello. Agra­dez­co de al­gún mo­do las cua­li­da­des que men­cio­nan y ya.

Za­va­la reite­ra que cuan­do to­mó la de­ci­sión de re­nun­ciar a la can­di­da­tu­ra fue por con­gruen­cia.

“Pa­ra ser con­gruen­te con mi ho­nes­ti­dad, con lo que es­ta­ba vien­do, con una di­fí­cil re­fle­xión que me per­mi­tie­ra de­cir: yo no ne­go­cié na­da, no de­clino por na­die y pro­te­jo la li­ber­tad de quie­nes me es­tán si­guien­do y que, des­gra­cia­da­men­te, por en­cono y po­la­ri­za­ción de la pro­pia cam­pa­ña elec­to­ral, es­ta­rán ha­cien­do una se­gun­da vuel­ta vir­tual. Y cla­ra­men­te veía que no ha­bía pro­ba­bi­li­da­des de triun­fo en el ca­so de mi can­di­da­tu­ra”.

Los con­tac­tos con Ri­car­do Ana­ya y con Jo­sé An­to­nio Mea­de, de­ta­lló, se die­ron an­tes y des­pués de su in­tem­pes­ti­vo anun­cio.

“Eso es par­te de la po­lí­ti­ca y es cir­cuns­tan­cial. Es na­tu­ral que quie­ran un diá­lo­go, y creo que has­ta ha­bla bien, pe­ro en po­lí­ti­ca no hay que des­car­tar el diá­lo­go”, aco­tó.

“Nun­ca me he ce­rra­do a los diá­lo­gos con na­die, es par­te de la po­lí­ti­ca, pe­ro qué es lo que me im­por­ta aho­ri­ta: mi gen­te y mi equi­po”, se­ña­ló.

-¿El re­ti­ro de su can­di­da­tu­ra obe­de­ce a un acuer­do cu­pu­lar?, se le pre­gun­tó.

-No, el re­ti­ro de mi can­di­da­tu­ra es un ac­to de ho­nes­ti­dad po­lí­ti­ca y de dig­ni­dad fren­te a lo que es­toy vien­do, es un ac­to de con­gruen­cia y una ma­ne­ra de con­tri­buir a la de­mo­cra­cia.

“Yo no ne­go­cié na­da, no lo hi­ce a cam­bio de na­da sino que el ac­to fue im­pla­ca­ble. Ya des­pués, si quie­ren ha­blar ha­bla­mos. Yo de to­dos mo­dos es­toy en la po­lí­ti­ca, eso es lo que sé ha­cer, in­de­pen­dien­te­men­te de mis erro­res o de las cir­cuns­tan­cias”.

Mar­ga­ri­ta mis­ma re­ve­ló el tono de uno de los men­sa­jes que el fren­tis­ta Ri­car­do Ana­ya le en­vió: “Ho­la, ¿có­mo es­tás? Me gus­ta­ría ha­blar con­ti­go Ah, yo lo veo, te ha­blo el ra­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.