La fra­ca­sa­da ob­se­sión del to­do to­tal

Periódico AM (León) - - AM2 OPINIÓN - Sergio Ra­mí­rez* *Sergio Ra­mí­rez es es­cri­tor y pre­mio Cer­van­tes 2017

anagua es una ciu­dad ex­tra­ña, lle­na de im­pos­tu­ras ofi­cia­les que bien po­de­mos lla­mar me­siá­ni­cas. Pon­ga­mos por ca­so, en pri­mer lu­gar, los ár­bo­les de la vi­da, o ar­bo­la­tas co­mo han si­do bau­ti­za­dos por el in­ge­nio po­pu­lar, ar­te­fac­tos de fie­rro de gran al­tu­ra y pe­so sem­bra­dos en ca­lles, ro­ton­das y ave­ni­das por do­ce­nas.

MP­re­ci­sa­men­te, abro mi no­ve­la Ya na­die llo­ra por mí, con la vi­sión de ese bos­que he­chi­zo. Mien­tras el ins­pec­tor Do­lo­res Mo­ra­les re­co­rre en su vie­jo La­da la ca­rre­te­ra a Ma­sa­ya, lle­gan­do a la ro­ton­da Jean Paul Ge­nie, él, y el lec­tor, se en­fren­tan a esos ade­fe­sios co­lo­ri­dos y re­tor­ci­dos:

“Las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas de los ár­bo­les de la vi­da po­bla­ban el ca­me­llón cen­tral y los es­pal­do­nes de la ca­rre­te­ra for­man­do un bos­que in­men­so y ex­tra­ño, los ara­bes­cos de sus fo­lla­jes ama­ri­llo hue­vo, azul co­bal­to, ro­jo fuc­sia, ver­de es­me­ral­da, vio­le­ta gen­cia­na, ro­sa me­xi­cano y ro­sa­do per­sa, al­zán­do­se en­tre la ma­ra­ña de ró­tu­los co­mer­cia­les…”

Du­ran­te las de­mos­tra­cio­nes po­pu­la­res del mes de abril, en­ca­be­za­das por jó­ve­nes es­tu­dian­tes, de los cua­les cer­ca de 50 per­die­ron la vi­da ba­jo las ba­las, mu­chos fue­ron de­rri­ba­dos en­tre cla­mo­res triun­fa­les. En los vi­deos, los mu­cha­chos siem­bran plan­ti­tas de ár­bo­les ver­da­de­ros en lu­gar de las mons­truo­sas es­truc­tu­ras.

Pe­ro aún que­dan bas­tan­tes en pie, aun­que si­guen ca­yen­do. Mu­cho se ha es­pe­cu­la­do so­bre el sig­ni­fi­ca­do eso­té­ri­co de es­tos ár­bo­les sin vi­da, que pro­vie­nen apa­ren­te­men­te de una tra­di­ción muy an­ti­gua, y se­gún lo que pue­de leer­se, siem­pre tu­vie­ron una sa­cer­do­ti­sa en­car­ga­da de su cul­to. Un an­tí­do­to efi­caz, se lee en al­gu­na otra par­te, con­tra el mal de ojo.

La pre­ten­sión de con­tro­lar la es­té­ti­ca ur­ba­na, arrui­nán­do­la, es par­te de la ob­se­sión des­me­su­ra­da de con­tro­lar el to­do, o con­tro­lar­lo to­do, al­go que pa­re­ce sa­ca­do del mun­do or­we­lliano pe­ro más as­fi­xian­te aún. De esa agre­sión con­tra el pai­sa­je son par­te tam­bién las gi­gan­to­gra­fías de la pa­re­ja pre­si­den­cial que se mul­ti­pli­can vi­gi­lan­tes, e in­elu­di­bles a la mi­ra­da.

Es la mis­ma vo­lun­tad que con­tro­la los co­lo­res que de­bes ver, una ga­ma ca­pri­cho­sa y ar­bi­tra­ria que em­pie­za con el ro­sa­do chi­cha, co­lo­res que se mues­tran, agre­si­vos, en ban­de­ro­las, pa­re­des de los edi­fi­cios pú­bli­cos, mu­ros y bor­di­llos de ace­ras. Y has­ta la ti­po­gra­fía. Hay un ti­po úni­co de le­tra que de­be usarse pa­ra los en­ca­be­za­dos de los mem­bre­tes de go­bierno en cir­cu­la­res, co­mu­ni­ca­dos de pren­sa, car­tas y so­bres, que se al­ter­na con la ca­li­gra­fía de la pri­me­ra da­ma, su le­tra ins­cri­ta tam­bién has­ta en los bi­lle­tes de lo­te­ría. Y la @ pa­ra mar­car de una vez el mas­cu­lino y el fe­me­nino en esos mis­mos do­cu­men­tos.

Y, por su­pues­to, las con­sig­nas, crea­cio­nes poé­ti­cas de no­ta­ble ex­tra­va­gan­cia unas ve­ces, y otras fru­to del sa­queo de las ora­cio­nes, le­ta­nías y le­mas ca­tó­li­cos, sin que que­den por fue­ra las ce­le­bra­cio­nes re­li­gio­sas mis­mas, em­pe­zan­do por las de la Vir­gen Ma­ría del mes de di­ciem­bre. Cos­to­sos al­ta­res, eri­gi­dos por de­ce­nas a lo lar­go de la ave­ni­da “De Chá­vez a Bo­lí­var”, a cuen­ta de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, en­tra­ron a com­pe­tir con los que ca­da fa­mi­lia le­van­ta por tra­di­ción en sus ca­sas. Re­cién pa­sa­das las úl­ti­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se leía en ca­da uno de esos lu­jo­sos al­ta­res una con­sig­na sa­ca­da de un no­ve­na­rio a la Vir­gen: “¡Vic­to­ria, vic­to­ria, Ma­ría triun­fó!”. La que ha­bía triun­fa­do era la Vir­gen, con­ver­ti­da en va­le­do­ra del par­ti­do ofi­cial.

Co­mo los obis­pos han con­de­na­do las ma­sa­cres con­tra los es­tu­dian­tes y exi­gen un nue­vo or­den de­mo­crá­ti­co, los em­plea­dos pú­bli­cos son con­vo­ca­dos aho­ra a cul­tos de ora­ción y ala­ban­za neo­pen­te­cos­ta­les en las ro­ton­das de la ciu­dad. Los po­li­cías an­ti­mo­ti­nes, an­tes de su jor­na­da dia­ria, de­ben re­zar es­tas ala­ban­zas de ro­di­llas en los cuar­te­les, se­gún pue­de ver­se en los vi­deos que cir­cu­lan en las re­des so­cia­les.

Al con­tro­lar el to­do, lo que se ha pre­ten­di­do es crear un va­cío lleno de si­len­cio y de mie­do. Y el si­len­cio y el mie­do se han ro­to. Se ha res­que­bra­ja­do el to­do to­tal, que en­se­ña frac­tu­ras irre­ver­si­bles.

Y co­mo en ese guión del to­do to­tal nun­ca cu­pie­ron los co­lo­res de la ban­de­ra de Ni­ca­ra­gua, aho­ra se han vuel­to sub­ver­si­vos. Co­rren a bo­rrar­los don­de la gen­te los pin­ta só­lo pa­ra que vuel­van a apa­re­cer de nue­vo. En las mar­chas, lo que se ve es una olea­da de ban­de­ras azul y blan­co.

En las re­des cuen­ta un ciu­da­dano que en un al­to, mien­tras con­du­cía, to­mó la ban­de­ra que un ni­ño le ofre­cía, pe­ro co­mo el se­má­fo­ro cam­bió a ver­de tu­vo que avan­zar. Lue­go de re­gre­so, lo bus­có y qui­so pa­gár­se­la.

No se­ñor –fue la res­pues­ta del ni­ño-. La ban­de­ra no se ven­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.