En­ca­mi­na Ve­ne­zue­la ha­cia Es­ta­do fa­lli­do

» De ca­ra a las elec­cio­nes del do­min­go, Ni­co­lás Ma­du­ro se per­fi­la co­mo ven­ce­dor an­te Hen­ri Fal­cón; el re­to del pre­si­den­te se­ría ma­ne­jar una cri­sis ma­yor en el país

Periódico AM (León) - - AM2 MUNDO LO MEJOR DEL POST -

Se es­pe­ra que el pre­si­den­te au­to­crá­ti­co de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, ga­ne otro man­da­to en las elec­cio­nes del do­min­go.

Pe­ro pron­to po­dría en­fren­tar una prue­ba mu­cho más gran­de: man­te­ner su con­trol so­bre un país que se es­tá con­vir­tien­do rá­pi­da­men­te en un Es­ta­do fa­lli­do.

Des­de que Ma­du­ro re­em­pla­zó a Hu­go Chá­vez, su men­tor, que mu­rió en 2013, la cri­sis de Ve­ne­zue­la se ha in­ten­si­fi­ca­do cons­tan­te­men­te co­mo re­sul­ta­do de los ba­jos pre­cios del pe­tró­leo, la co­rrup­ción y un sis­te­ma so­cia­lis­ta pla­ga­do de ma­la ad­mi­nis­tra­ción.

Pe­ro co­mo Ma­du­ro ha in­ten­ta­do con­so­li­dar aún más el po­der en los úl­ti­mos 12 me­ses, la eco­no­mía, los ser­vi­cios pú­bli­cos, la se­gu­ri­dad y la aten­ción mé­di­ca ca­si han co­lap­sa­do.

Las pan­di­llas ar­ma­das y los gru­pos gue­rri­lle­ros co­lom­bia­nos es­tán ope­ran­do sin con­trol en las fron­te­ras de Ve­ne­zue­la. Las mi­li­cias pro­gu­ber­na­men­ta­les ate­rro­ri­zan las zo­nas urbanas, mien­tras que la Po­li­cía es acu­sa­da de ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les.

Cua­tro de las 10 ciu­da­des más pe­li­gro­sas del mun­do se en­cuen­tran aho­ra en Ve­ne­zue­la, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2017 por el Ins­ti­tu­to Iga­ra­pé, un gru­po de ex­per­tos bra­si­le­ño que es­tu­dia la vio­len­cia.

Cien­tos, si no mi­les, de miem­bros de las fuer­zas ar­ma­das es­tán de­ser­tan­do, en par­te de­bi­do a raciones es­ca­sas, se­gún los ana­lis­tas mi­li­ta­res. Las re­des eléc­tri­cas y de agua y los sis­te­mas de trans­por­te se es­tán des­com­po­nien­do. So­lo en los pri­me­ros tres me­ses del año, Ve­ne­zue­la su­frió 7 mil 778 apa­go­nes.

En­ga­ña­dos por una cre­cien­te ta­sa de in­fla­ción que ha pues­to los ali­men­tos fue­ra del al­can­ce, los ve­ne­zo­la­nos, de­bi­li­ta­dos y del­ga­dos, se es­tán en­fer­man­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te. Los mé­di­cos di­cen que los ca­sos de en­fer­me­da­des que al­gu­na vez se cre­ye­ron erra­di­ca­das en gran me­di­da -la ma­la­ria, la dif­te­ria, el sa­ram­pión y la tuberculosis- no so­lo es­tán re­sur­gien­do, sino que es­tán au­men­tan­do.

En una na­ción que vi­ve del pe­tró­leo, la pro­duc­ción se co­lap­sa a me­di­da que las plan­tas se des­com­po­nen y el Go­bierno en ban­ca­rro­ta no pue­de re­pa­rar el equi­po. Los acree­do­res im­pa­gos de Ve­ne­zue­la es­tán em­pe­zan­do a es­tre­char la so­ga fi­nan­cie­ra, yen­do des­pués de los ac­ti­vos offs­ho­re del País.

En el gi­gan­te petrolero es­ta­tal, 25 mil tra­ba­ja­do­res, más de un cuar­to de su per­so­nal, re­nun­ció el año pa­sa­do en un éxo­do ma­si­vo. Los tra­ba­ja­do­res que hu­yen se es­tán unien­do a una ava­lan­cha de per­so­nas, al me­nos cin­co mil por día, que sa­len del país. El flu­jo de sa­li­da ha de­ja­do es­cue­las sin maes­tros, hospitales sin mé­di­cos y en­fer­me­ras, y ser­vi­cios pú­bli­cos sin elec­tri­cis­tas e in­ge­nie­ros.

“Un Es­ta­do fa­lli­do es aquel que no pue­de cum­plir con las fun­cio­nes más bá­si­cas del go­bierno”, di­jo Jean Paul Lei­denz, eco­no­mis­ta de Ecoa­na­lí­ti­ca, una fir­ma ase­so­ra en eco­no­mía con se­de en Ca­ra­cas. “Ve­ne­zue­la aho­ra cier­ta­men­te tie­ne esa ca­rac­te­rís­ti­ca”.

Du­ran­te una pa­ra­da de cam­pa­ña en la ciu­dad orien­tal de Gua­ya­na el miér­co­les, Ma­du­ro re­co­no­ció que su go­bierno “ha­bía co­me­ti­do erro­res”. Pe­ro cul­pó a la cri­sis del país prin­ci­pal­men­te de las fuer­zas ex­ter­nas y los enemi­gos do­més­ti­cos y pro­cla­mó la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta de es­ta na­ción co­mo la ba­se pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la.

“Gra­cias al sis­te­ma so­cial crea­do por la re­vo­lu­ción, las per­so­nas es­tán pro­te­gi­das y pre­pa­ra­das”, di­jo. “Te­ne­mos mu­cho más por ha­cer, y es por eso que ne­ce­si­ta­mos la vic­to­ria”.

Lla­ves se­cas

En su ca­sa de blo­ques de ce­men­to en el es­te de Ca­ra­cas, Zu­lay Pé­rez, de 63 años, en­tró a la co­ci­na y abrió la lla­ve.

“¿Ve? Na­da “, di­jo ella. “No hay agua. Sin agua en ab­so­lu­to”.

Pa­ra los ve­ne­zo­la­nos co­mo Pé­rez, la es­po­sa de un obre­ro, la vi­da nun­ca fue fá­cil. Pe­ro en el pa­sa­do, di­jo, la pa­re­ja te­nía agua co­rrien­te al me­nos unos días al mes. Es­te año, han te­ni­do agua so­lo un día, e in­clu­so du­ran­te unas po­cas ho­ras.

La es­ca­sez se ha ex­ten­di­do en 2018, lle­gan­do a los ba­rrios ri­cos y de cla­se me­dia y pro­vo­can­do cien­tos de pro­tes­tas es­pon­tá­neas, aun­que pe­que­ñas.

El Go­bierno cul­pa a la se­quía, así co­mo a los cor­tes de elec­tri­ci­dad en par­te atri­bui­dos al sa­bo­ta­je de los ac­ti­vis­tas de la opo­si­ción. Pe­ro los gru­pos co­mu­ni­ta­rios di­cen que la cau­sa del da­ño es más sis­té­mi­ca: una com­bi­na­ción de co­rrup­ción, la fu­ga de tra­ba­ja­do­res es­pe­cia­li­za­dos del país y la di­fi­cul­tad de com­prar re­pues­tos im­por­ta­dos en una na­ción don­de la mo­ne­da es tan inú­til que se pue­de em­pa­pe­lar un edi­fi­cio con fac­tu­ras por me­nos del cos­to de la pin­tu­ra.

En los úl­ti­mos años, di­jo Pé­rez, el agua co­rría con la fre­cuen­cia su­fi­cien­te co­mo pa­ra lle­nar los gran­des tan­ques azu­les que la pa­re­ja tie­ne en una es­qui­na. Aho­ra sa­le, a una al­can­ta­ri­lla don­de los pe­rros va­ga­bun­dos de­fe­can, pa­ra re­co­ger el agua que hierve y usa pa­ra lim­piar.

Pa­ra be­ber y ba­ñar­se, su es­po­so lle­va bo­te­llas va­cías a la ca­sa de su her­ma­na, que tie­ne cis­ter­nas más gran­des y ha si­do al­go más afor­tu­na­da con el ser­vi­cio.

La cri­sis del agua es uno de los sín­to­mas del Es­ta­do fa­lli­do a su al­re­de­dor. Otra es la fal­ta de co­mi­da. La hi­ja de Pé­rez, maes­tra de es­cue­la pú­bli­ca, re­ci­bió sa­la­rios atra­sa­dos la se­ma­na pa­sa­da.

La fa­mi­lia usó el dinero pa­ra com­prar un re­ga­lo raro: una do­ce­na de hue­vos. De­bi­do a la in­fla­ción que se dis­pa­ra, cos­ta­ron 480 mil bo­lí­va­res, el equi­va­len­te a ca­si una se­ma­na del sa­la­rio de su es­po­so.

Pé­rez, ca­si de­ma­cra­do, per­dió ca­si ocho ki­los el año pa­sa­do.

Di­se­mi­na­cio­nes de en­fer­me­dad

Den­tro del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Ca­ra­cas, uno de los más gran­des de la ca­pi­tal, lo pri­me­ro que te im­pac­ta es el olor.

“No he­mos te­ni­do agua du­ran­te dos se­ma­nas, y aca­ba de re­gre­sar hoy”, di­jo un mé­di­co de 29 años que guió a dos pe­rio­dis­tas a tra­vés de sus te­nues pa­si­llos. El mé­di­co ha­bló ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to pa­ra evi­tar re­pre­sa­lias, ya que la ad­mi­nis­tra­ción del hos­pi­tal es pro­gu­ber­na­men­tal.

“Du­ran­te un tiem­po”, di­jo, “al­gu­nos inodo­ros no se pue­den usar”.

La es­ca­sez de me­di­ca­men­tos ha afec­ta­do a los ve­ne­zo­la­nos du­ran­te va­rios años. Pe­ro las co­sas han em­peo­ra­do no­ta­ble­men­te en los úl­ti­mos me­ses, di­je­ron él y otros doc­to­res, ya que el agua y la ener­gía se han vuel­to más in­ter­mi­ten­tes.

Ha­ce tres se­ma­nas, la elec­tri­ci­dad se apa­gó du­ran­te to­do un fin de se­ma­na y los ge­ne­ra­do­res so­lo pu­die­ron ali­men­tar la sa­la de emer­gen­cia, las sa­las de ci­ru­gía y la uni­dad de cui­da­dos in­ten­si­vos.

A me­di­da que Ve­ne­zue­la se ha dis­pa­ra­do a la hi­per­in­fla­ción, las me­di­ci­nas y los su­mi­nis­tros, ca­si to­dos ellos im­por­ta­dos, son ca­da vez más inase­qui­bles.

La ma­la­ria fue una vez ra­ra aquí. Aho­ra, el hos­pi­tal re­ci­be ca­si 40 pa­cien­tes in­fec­ta­dos por día. Los peo­res ca­sos ter­mi­nan en el pa­be­llón de en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, que en la vi­si­ta re­cien­te es­tu­vo car­ga­do de pa­cien­tes que pa­de­cían en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles o tra­ta­bles que han cau­sa­do lo­cu­ra en una po­bla­ción de­bi­li­ta­da.

Los pa­cien­tes le­tár­gi­cos de sa­ram­pión lle­na­ban una ha­bi­ta­ción mar­ca­da co­mo “ais­la­da”. Ha­bía un agu­je­ro re­don­do en la puer­ta por la cha­pa que fal­ta­ba, lo que per­mi­tía que el ai­re del in­te­rior se fil­tra­ra fá­cil­men­te en un pa­si­llo. Los co­rre­do­res se hi­cie­ron eco con la tos de los pa­cien­tes de VIH es­que­lé­ti­cos, al­gu­nos de los cua­les es­tán su­frien­do com­pli­ca­cio­nes por la tuberculosis.

Ha­brá ca­da vez me­nos mé­di­cos pa­ra tra­tar­los.

Pro­ble­mas de trans­por­te

Una tar­de re­cien­te, Leon Ávi­la, un guar­dia de se­gu­ri­dad de 54 años, es­ta­ba es­pe­ran­do en una pa­ra­da de au­to­bús al pie de una co­li­na en Gua­re­nas, un ba­rrio mar­gi­nal a 29 ki­ló­me­tros al es­te de Ca­ra­cas. Pa­ra lle­gar a su ca­sa en la par­te su­pe­rior, nor­mal­men­te via­ja­ría en au­to­bús pú­bli­co.

Pe­ro de los 25 autobuses que so­lían re­co­rrer la ru­ta ha­ce cin­co años, to­dos me­nos dos es­tán fue­ra de ser­vi­cio de­bi­do a la fal­ta de pie­zas de re­pues­to ase­qui­bles.

Ac­tual­men­te, en Ve­ne­zue­la, un so­lo neu­má­ti­co pue­de cos­tar 100 ve­ces más de lo que ga­na un con­duc­tor de au­to­bús en un mes. In­clu­so los dos autobuses que cir­cu­lan en la ac­tua­li­dad su­fren fa­llas - tan fre­cuen­tes que los re­si­den­tes se vie­ron for­za­dos a un ti­po de trán­si­to re­la­ti­va­men­te nue­vo - ca­mio­nes de car­ga, cu­yos con­duc­to­res les co­bran una ta­ri­fa.

“Via­jar co­mo una car­ga aho­ra es nues­tra vi­da co­ti­dia­na”, di­jo Ávi­la.

En Ca­ra­cas, el 70% de los 18 mil autobuses de la ciu­dad no es­tán ope­ran­do. El res­to so­lo fun­cio­na in­ter­mi­ten­te­men­te, di­jo Hu­go Ocan­do, un lí­der sin­di­cal de trans­por­te. De 10 a 15% se han des­com­pues­to es­te año, di­jo.

Des­pués de que un ca­mión de car­ga de ta­ma­ño me­diano se de­tu­vo en la pa­ra­da de óm­ni­bus de Ávi­la, se amon­to­nó en la par­te pos­te­rior con una mul­ti­tud de otros. “¡De­ja de su­bir a la gen­te! ¡Nos es­ta­mos as­fi­xian­do! “Gri­tó al­guien por la es­pal­da. “¡Es­to es un ga­lli­ne­ro!”, Gri­tó otro. En al­gu­nos mo­men­tos, más de 30 per­so­nas se apre­tu­ja­ron den­tro, aga­rrán­do­se de don­de pu­die­ron pa­ra evi­tar caer­se. Gran par­te del in­te­rior de la ca­bi­na es­ta­ba os­cu­ro. No ha­bía ven­ta­nas, con la úni­ca luz y ai­re que se ca­na­li­za­ban a tra­vés de las puer­tas abier­tas.

“Es co­mo si fué­ra­mos ani­ma­les”, di­jo Ávi­la.

Vo­ta­ción del do­min­go

La opo­si­ción do­mi­nan­te es­tá boi­co­tean­do la vo­ta­ción del do­min­go, ci­tan­do la fal­ta de ga­ran­tías pa­ra unas elec­cio­nes li­bres y jus­tas. El go­bierno de Ma­du­ro ha prohi­bi­do que se pre­sen­ten al­gu­nas fi­gu­ras cla­ve de la opo­si­ción, man­tu­vo a otros tras las re­jas y pro­vo­có que al me­nos uno bus­ca­ra asi­lo en la Em­ba­ja­da de Chi­le, en Ca­ra­cas.

Ma­du­ro, de 55 años, aún se en­fren­ta­rá a dos desafíos prin­ci­pa­les: Hen­ri Fal­cón, un ex go­ber­na­dor, y Ja­vier Ber­tuc­ci, un pas­tor evan­gé­li­co. Pe­ro a pe­sar de la cre­cien­te pre­sión in­ter­na­cio­nal, que in­clu­ye una cre­cien­te lis­ta de san­cio­nes de los EU, po­cos creen que Ma­du­ro es­té pre­pa­ra­do pa­ra per­der. El Go­bierno fue am­plia­men­te acu­sa­do de frau­de en una elec­ción el año pa­sa­do pa­ra un cuer­po le­gis­la­ti­vo to­do­po­de­ro­so.

Sin em­bar­go, con tan­tos ve­ne­zo­la­nos que se es­pe­ra que se sal­ten la vo­ta­ción, Ma­du­ro pue­de su­pe­rar ge­nui­na­men­te a sus opo­nen­tes el do­min­go. De acuer­do con la fir­ma de en­cues­tas Delp­hos, Ma­du­ro y Fal­cón son el cue­llo y el cue­llo en­tre los po­si­bles vo­tan­tes, con Ma­du­ro en 38% en com­pa­ra­ción con Fal­cón en 37%. Ber­tuc­ci es­tá en­cues­tan­do en ter­cer lu­gar, con un 20% de apo­yo.

Los crí­ti­cos di­cen que al­gu­nos ve­ne­zo­la­nos pue­den vo­tar por Ma­du­ro por te­mor a per­der em­pleos es­ta­ta­les o ca­nas­tas de ali­men­tos sub­si­dia­das por el go­bierno.

Ma­du­ro di­ce que vo­ta­rán por él por or­gu­llo na­cio­nal.

“Cuan­do le pre­gun­tas a Do­nald Trump quién va a ga­nar en Ve­ne­zue­la, in­clu­so él di­ce: Ma­du­ro”, di­jo el lí­der ve­ne­zo­lano en un mi­tin la se­ma­na pa­sa­da. “¿Y por qué va­mos a ga­nar? Por­que so­mos la pa­tria, la his­to­ria, la dig­ni­dad”.

Fo­tos: Wil Rie­ra, pa­ra The Washington Post

Un ni­ño car­ga un con­te­ne­dor de plás­ti­co en el área de Pe­ta­re, en las afue­ras de Ca­ra­cas, Ve­ne­zue­la. /

Zu­lay Pé­rez, de 63 años, co­men­tó que se sien­te de­ses­pe­ra­da.

Unos ni­ños fren­te a con­te­ne­do­res de agua res­guar­da­dos en su ca­sa, en Gua­re­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.