Lo que es­tá pa­san­do y el por qué

Periódico AM (León) - - PORTADA - ADRIÁN CAL­CA­NEO

...la fal­ta de pre­vi­sión del Go­bierno en su es­tra­te­gia ac­tual, ha­bla de inep­ti­tud y po­co en­ten­di­mien­to de la in­dus­tria y el pro­ble­ma.

En cuan­to al te­ma de la ga­so­li­na, exis­ten mu­chas ver­sio­nes y al­gu­nas teo­rías de cons­pi­ra­ción cir­cu­lan­do por las re­des so­cia­les, y co­mo la si­tua­ción ac­tual es­tá jus­to en mi área de com­pe­ten­cia, me gus­ta­ría com­par­tir mi vi­sión de lo que es­tá pa­san­do y el por qué:

1. La ma­yor y qui­zás úni­ca cau­sa del desabasto a gran­des ras­gos es el cie­rre del duc­to. Los duc­tos mue­ven mu­chí­si­mo más producto que las pi­pas. Ade­más lo ha­cen mu­cho más ba­ra­to y efi­cien­te­men­te. Es di­fí­cil sin un plan de­ta­lla­do de pre­vi­sión, si se cie­rra el duc­to, que no ha­ya desabasto so­bre to­do en un país cu­ya fal­ta de al­ma­ce­na­mien­to da só­lo pa­ra un par de días de “col­chón”.

2. En cuan­to al por qué de la fal­ta de al­ma­ce­na­mien­to, eso re­cae 100% en Pemex que, por fal­ta de com­pe­ten­cia nunca tu­vo el in­cen­ti­vo de cons­truir. Se acos­tum­bró a que cuan­do fal­ta­ban hi­dro­car­bu­ros sim­ple­men­te se im­por­ta­ban más sin im­por­tar el cos­to o la es­ta­cio­na­li­dad con car­go al era­rio. Es una de las mu­chas ra­zo­nes del por qué la deu­da de Pemex an­da al­re­de­dor del 97% de sus ac­ti­vos. Des­de la re­for­ma ener­gé­ti­ca va­rios gru­pos pri­va­dos han in­ver­ti­do en al­ma­ce­na­mien­to pe­ro aún es in­su­fi­cien­te. Es­to es una mues­tra de la fra­gi­li­dad de la ca­de­na lo­gís­ti­ca del país, con­se­cuen­cia de te­ner un so­lo ac­tor mo­no­po­lio por más de sie­te dé­ca­das.

3. Es fal­so que México ha­ya de­ja­do de im­por­tar ga­so­li­na y que los con­tra­tos se ha­yan can­ce­la­do. Hay que leer el ar­tícu­lo com­ple­to del Wall

Street Jour­nal. No se va­yan por el tí­tu­lo. Lo que sí ha ba­ja­do es la im­por­ta­ción de cru­do li­ge­ro, que dis­cu­to en el pun­to 4.

Por el cie­rre del duc­to, se tar­da más en des­car­gar el com­bus­ti­ble im­por­ta­do, ya que la fal­ta de al­ma­ce­na­mien­to se tie­ne que lle­nar ca­si di­rec­ta­men­te a la pi­pas que lle­va mu­cho más tiem­po. Los bar­cos con ga­so­li­na es­tán for­ma­dos pa­ra des­car­gar en los puer­tos me­xi­ca­nos só­lo que el pro­ce­so es más len­to. Es­ta fal­ta de pre­vi­sión ha­bla muy mal de la es­tra­te­gia del Go­bierno.

4. En lo que se re­fie­re a la re­cien­te dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de im­por­ta­ción es el cru­do li­ge­ro. Es­te cru­do es el que ya no pro­du­ci­mos a ni­ve­les del pasado, y es el que nues­tras re­fi­ne­rías ac­tua­les pue­den pro­ce­sar. Al de­jar de im­por­tar cru­do, el País pier­de la ca­pa­ci­dad de au­men­tar la uti­li­za­ción de las re­fi­ne­rías pa­ra pro­du­cir más ga­so­li­na cuan­do se ne­ce­si­te co­mo es el ca­so aho­ra. Es un error ga­rra­fal ha­cer es­to al mis­mo tiem­po que ce­rrar los duc­tos, ya que le qui­ta ca­pa­ci­dad de reac­ción al Go­bierno/Pemex. Es de­cir, te ata de ma­nos.

5. Los da­tos que se han com­par­ti­do de la agen­cia de ener­gía de Estados Unidos, don­de se mues­tran las im­por­ta­cio­nes en ce­ro se de­ben a dos cues­tio­nes: 1a. Los da­tos tie­nen un re­za­go ha­bi­tual de dos me­ses. 2a. Con el cie­rre del Go­bierno de los EU, los tra­ba­ja­do­res que es­tán en­car­ga­dos de es­tos da­tos es­tán en ca­sa, por lo que el re­por­te no se ha ac­tua­li­za­do.

6. Ca­si dos ter­ce­ras par­tes de las pi­pas de Pemex es­tán ba­jo el control del sin­di­ca­to. Qui­zás es por eso que el Presidente an­da con guan­tes de se­da en re­la­ción con Ro­me­ro Des­champs. Sin sus pi­pas el desabasto se­ría mu­cho peor.

7. Es po­si­ble que las pér­di­das en la caí­da de la ven­ta de las ga­so­li­nas ade­más de la lo­gís­ti­ca más ca­ra por el trans­por­te en pi­pas (has­ta 14 ve­ces más) ha­ya ya superado lo que se per­día en el ro­bo. Si se so­lu­cio­na el pro­ble­ma a lar­go pla­zo, ob­via­men­te es­to se com­pen­sa­ría. Ha­brá que es­pe­rar.

8. El fra­ca­so de los bo­nos de Pemex en Nueva York ha­bla de que la co­mu­ni­dad fi­nan­cie­ra no con­fía en el pro­yec­to ener­gé­ti­co ac­tual. Es­to se tra­du­ci­rá en cos­tos de prés­ta­mo mu­cho más ele­va­dos pa­ra fu­tu­ros pro­yec­tos.

En re­su­men, a pe­sar de que la in­ten­ción es jus­ti­fi­ca­ble y ne­ce­sa­ria, la fal­ta de pre­vi­sión del Go­bierno en su es­tra­te­gia ac­tual, ha­bla de inep­ti­tud y po­co en­ten­di­mien­to de la in­dus­tria y el pro­ble­ma. Se pu­do ha­cer mu­cho más pa­ra pre­ve­nir el desabasto an­tes de aven­tar­se así a ta­par el sol con un de­do. En la política pú­bli­ca el re­sul­ta­do es lo que im­por­ta y aquí has­ta el mo­men­to no se ve po­si­ti­vo. És­ta jus­ta fue la crí­ti­ca de la es­tra­te­gia con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do de (Fe­li­pe) Cal­de­rón, don­de los re­sul­ta­dos fue­ron los que des­ca­rri­la­ron sus bue­nas in­ten­cio­nes.

Es­pe­ro que es­to les ayu­de a acla­rar la si­tua­ción y les de­seo un buen fin de se­ma­na.

* Adrián Cal­ca­neo, me­xi­cano con 12 años de con­sul­tor en Texas y México pa­ra em­pre­sas de ener­gía con es­pe­cia­li­dad en hi­dro­car­bu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.