Los lí­mi­tes del arro­jo

Periódico AM (León) - - LEÓN - Je­sús SIll­vaHer­zog

El aje­dre­cis­ta de Pa­la­cio Na­cio­nal no ima­gi­na la se­gun­da ju­ga­da de la par­ti­da. En el arro­jo del pri­mer mo­vi­mien­to se lo jue­ga to­do. Esa pa­re­ce ser la mar­ca de la ad­mi­nis­tra­ción: na­die po­dría du­dar de su de­ter­mi­na­ción, pe­ro es di­fí­cil en­con­trar bue­nas ra­zo­nes pa­ra con­fiar en su jui­cio.

Hay ba­ta­llas que me­re­cen ser li­bra­das. No hay for­ma de cons­truir un ré­gi­men de de­re­cho sin en­fren­tar a los be­ne­fi­cia­rios de la ile­ga­li­dad. El com­ba­te a la co­rrup­ción exi­ge plei­tos. No se­rá con pré­di­cas ni en ar­mo­nía que lo­gra­re­mos le­van­tar una so­cie­dad de re­glas pa­ra de­jar atrás el ré­gi­men del fa­vor y la ex­tor­sión. Por eso hay que li­brar esas ba­ta­llas... pe­ro li­brar­las bien. Ha­ce fal­ta de­ci­sión y es­tra­te­gia. La una ne­ce­si­ta de la otra. Vo­lun­tad y va­len­tía pa­ra en­fren­tar enemi­gos po­de­ro­sos. In­te­li­gen­cia, cálcu­lo y es­tra­te­gia pa­ra ser ca­paz de de­rro­tar­los y cam­biar real­men­te las co­sas. Sin vo­lun­tad de co­rrer ries­gos, no hay ac­ción política que me­rez­ca ese nom­bre. Sin pe­ri­cia, el éxi­to es im­po­si­ble.

No hay sus­ti­tu­to pa­ra la de­ter­mi­na­ción. En el arro­jo de es­te go­bierno hay, sin du­da, un im­pul­so va­lio­sí­si­mo pa­ra rom­per una com­ple­ja red cri­mi­nal. Es de ce­le­brar­se que el Go­bierno de Ló­pez Obra­dor ha­ya de­ci­di­do en­fren­tar a quie­nes ro­ban y co­mer­cian ile­gal­men­te con la ga­so­li­na. No se exa­ge­ra cuan­do se de­nun­cia co­mo un cri­men con­tra la na­ción, co­mo un de­li­to que fi­nan­cia muchos otros de­li­tos, co­mo una trans­gre­sión de la que se ali­men­ta un an­chí­si­mo te­rri­to­rio de ile­ga­li­dad. Sin osa­día, po­co se po­dría ha­cer con­tra ese mun­do de com­pli­ci­da­des arrai­ga­das, de po­de­ro­sos in­tere­ses que vi­ven de ese des­fal­co. Ha­bía que ac­tuar, asu­mien­do los ries­gos de la ac­ción, dis­pues­to a pa­gar los cos­tos de un en­fren­ta­mien­to ne­ce­sa­rio. En asun­tos co­mo és­te la am­bi­ción his­tó­ri­ca pue­de ser de enor­me uti­li­dad. Ese lla­ma­do de la his­to­ria im­pul­sa al Go­bierno fe­de­ral a rom­per esa com­pli­ci­dad de la par­si­mo­nia que sen­ten­cia­ba que era pre­fe­ri­ble no ha­cer na­da a co­rrer el mínimo ries­go.

Pe­ro la de­ter­mi­na­ción pue­de ser es­té­ril o, más pro­ba­ble­men­te, re­sul­ta­rá per­ju­di­cial si no se acom­pa­ña de un diag­nós­ti­co cla­ro de la reali­dad, si no do­mi­na los ins­tru­men­tos de ac­ción, si no par­te de un an­ti­ci­po rea­lis­ta de las con­se­cuen­cias pre­vi­si­bles de la in­ter­ven­ción.

El aje­dre­cis­ta de Pa­la­cio Na­cio­nal no ima­gi­na la se­gun­da ju­ga­da de la par­ti­da. En el arro­jo del pri­mer mo­vi­mien­to se lo jue­ga to­do. Esa pa­re­ce ser la mar­ca de la ad­mi­nis­tra­ción: na­die po­dría du­dar de su de­ter­mi­na­ción, pe­ro es di­fí­cil en­con­trar bue­nas ra­zo­nes pa­ra con­fiar en su jui­cio. Lo que he­mos vis­to en es­tos días se in­si­nua­ba des­de an­tes. La política de Ló­pez Obra­dor, al ha­cer­le as­cos a la téc­ni­ca, con su activo des­pre­cio de los es­pe­cia­lis­tas, con su fas­ci­na­ción por lo sim­bó­li­co, re­nun­cia a la in­ter­ven­ción ra­zo­na­da en el mun­do. El epi­so­dio del com­bus­ti­ble es bue­na prue­ba de ello.

El Go­bierno de­ci­de en­fren­tar el con­tra­ban­do de ga­so­li­na, pe­ro no ela­bo­ra una ra­cio­na­li­dad es­tra­té­gi­ca. Los aplau­sos que re­ci­be has­ta el mo­men­to son só­lo res­pal­dos a la va­len­tía. Se re­co­no­ce la in­ter­ven­ción, pe­ro no se ad­vier­te el plan. El po­der ha­ce sen­tir su pre­sen­cia, pe­ro no de­ja ver su in­te­li­gen­cia.

La política del des­plan­te ima­gi­na que, tras la osa­día y la ca­te­que­sis, to­do se aco­mo­da­rá a los de­seos del vo­lun­ta­rio­so. Política de lan­ces y ser­mo­nes. Ya hi­ci­mos al­go. ¿Qué? No im­por­ta: di­mos mues­tra de que ac­tua­mos. Por eso ya na­die va a ro­bar. Ya no hay ra­zo­nes pa­ra de­di­car­se a eso. Se tra­ta de una ex­hi­bi­ción de po­der de­ci­di­do, te­naz, va­lien­te. Tam­bién del des­plie­gue de una re­tó­ri­ca mo­ra­li­zan­te. No el tes­ti­mo­nio de un po­der es­tra­té­gi­co que en­la­ce la pre­vi­sión al arro­jo.

El Go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor em­pie­za a cul­ti­var su pro­pia som­bra. Si su an­te­ce­sor sem­bró con su con­duc­ta y su ce­gue­ra una imagen in­de­le­ble de co­rrup­ción, el Go­bierno ac­tual nos da ra­zo­nes pa­ra aso­ciar­lo, des­de aho­ra, con la inep­ti­tud. No di­go, de nin­gu­na ma­ne­ra, que el des­tino del go­bierno es­té se­lla­do. Ad­vier­to so­la­men­te que ser el se­xe­nio de la inep­ti­tud es el ma­yor ries­go de es­ta ad­mi­nis­tra­ción. Esa es una po­si­bi­li­dad que in­cu­ba en el equi­po que acom­pa­ña al Presidente, en una ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca de­pre­cia­da, en una im­pe­tuo­sa ma­qui­na­ria de de­ci­sión. Más allá de la gran­di­lo­cuen­cia de sus pro­pó­si­tos, más allá del arro­jo que pue­da en­con­trar­se en sus de­ci­sio­nes, el Go­bierno fe­de­ral ha­brá de ser eva­lua­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar la reali­dad. No se­rá eva­lua­do por lo que quie­re ha­cer sino por lo que pro­vo­can sus de­ci­sio­nes. No creo que la ame­na­za más se­ria de su éxi­to es­té afue­ra. La inep­ti­tud es su verdadero enemi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.