¿Qué pa­sa y qué si­gue?

Periódico AM (León) - - AM2 OPINIÓN - En­ri­que Gó­mez Oroz­co

Pa­sa­mos ho­ras tra­tan­do de di­lu­ci­dar la ver­dad de los he­chos de la es­ca­sez de ga­so­li­na y sus im­pli­ca­cio­nes. El te­ma des­bor­da to­do: re­des so­cia­les, con­ver­sa­cio­nes fa­mi­lia­res y la vi­da política en ge­ne­ral.

Pa­ra ex­pli­car la reali­dad lo me­jor es es­cu­char a los ex­per­tos. Jo­sé de la Luz San­ti­ba­ñez, me­jor co­no­ci­do co­mo “El Pi­ri”, nos en­vió un Whats con el co­men­ta­rio en Twit­ter de E. Adrián Cal­ca­neo, un me­xi­cano ra­di­ca­do en Estados Unidos, con­sul­tor en México y Texas pa­ra em­pre­sas de ener­gía con es­pe­cia­li­dad en hi­dro­car­bu­ros. Re­pro­du­ci­mos en es­tas pá­gi­nas su cla­ra ex­pli­ca­ción.

Al fi­nal de su co­men­ta­rio, Cal­ca­neo in­di­ca que a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor le su­ce­dió lo mis­mo que a Fe­li­pe Cal­de­rón cuan­do ini­ció su lu­cha ar­ma­da con­tra el nar­co­trá­fi­co. AMLO de­ci­de ce­rrar duc­tos de abastecimiento de com­bus­ti­ble, más ocu­rren­cia que es­tra­te­gia, sin sa­ber las gra­ves con­se­cuen­cias que ten­dría pa­ra la po­bla­ción. El error de Cal­de­rón cuesta ya cientos de mi­les de muer­tos. Nunca se pu­do de­te­ner la gue­rra y tar­da­re­mos años en re­cu­pe­rar la paz per­di­da por una so­la de­ci­sión to­ma­da del hí­ga­do del en­ton­ces presidente. A eso se su­man los gol­pes a la eco­no­mía que da el nue­vo Go­bierno. Sin te­ner la me­nor idea de lo que ha­cen, can­ce­lan el NAIM, re­du­cen suel­dos de ex­per­tos, ame­na­zan la es­ta­bi­li­dad ban­ca­ria de un plu­ma­zo y, aho­ra, nos de­jan sin ga­so­li­na.

¿Qué si­gue?

Lo más pro­ba­ble es que si­gan más de­ci­sio­nes im­pre­vi­si­bles. El gra­do de in­cer­ti­dum­bre que in­yec­ta a la eco­no­mía la ar­bi­tra­rie­dad, aña­di­da a la inex­pe­rien­cia en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, pin­ta un ho­ri­zon­te de tor­men­tas.

En otras se­cre­ta­rías se cue­cen ma­yo­res desa­ti­nos. Cen­tra­li­zan las de­ci­sio­nes co­mo si vi­vié­ra­mos en 1960; cul­ti­van el “sí se­ñor” al Presidente co­mo no lo veía­mos des­de Luis Eche­ve­rría y Ló­pez Por­ti­llo. Da pe­na el gra­do de ser­vi­lis­mo.

Tan errá­ti­ca es la política que AMLO da con­se­jos en al­go que más pa­re­ce un púl­pi­to de igle­sia que un men­sa­je cí­vi­co de res­pe­to a la ley. Ayer en­tre­gó una “Car­ti­lla Mo­ral” a los pen­sio­na­dos. Su men­sa­je de ape­lar a los va­lo­res tie­ne to­da la ver­dad de un buen pre­di­ca­dor, pe­ro con­fun­de la ta­rea de un es­ta­dís­ta con la de un sa­cer­do­te.

El Es­ta­do só­lo de­be ver los va­lo­res mo­ra­les re­fle­ja­dos en la éti­ca cí­vi­ca, es de­cir, en el cum­pli­mien­to de las le­yes y el for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes. A na­die se le pue­de con­de­nar an­te la ley por egoís­ta, men­ti­ro­so, bo­rra­cho, go­lo­so, ava­ro, lu­ju­rio­so, so­ber­bio, va­ni­do­so o flo­jo. Nin­guno de los pe­ca­dos ca­pi­ta­les es­tán prohi­bi­dos por la ley.

El Es­ta­do se for­ma pa­ra que res­pe­te­mos el de­re­cho ajeno, pa­ra que con­vi­va­mos en paz y pa­ra dar­le al Go­bierno el uso del mo­no­po­lio de la fuer­za e in­ter­ve­nir an­te el de­li­to y los ac­tos an­ti­so­cia­les.

Al fi­nal lo que cuen­ta son los re­sul­ta­dos, di­ce Cal­ca­neo, y es­tos son te­rri­bles, la gen­te lo vi­ve en las co­las y la te­rri­ble es­pe­ra por un tanque de com­bus­ti­ble. Ca­da día que pa­sa sen­ti­mos que no exis­te la me­nor idea de cuál se­rá el ca­mino pa­ra cre­cer y desa­rro­llar­nos. Es una pesadilla pa­ra nues­tra eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.