IRREMEDIABLES

Periodico Al Día (Léon) - - TU SALUD -

Tu hí­ga­do es el res­pon­sa­ble de mu­chas fun­cio­nes bio­ló­gi­cas vi­ta­les; em­pie­za por eli­mi­nar las to­xi­nas del cuer­po, y ter­mi­na ab­sor­bien­do las vi­ta­mi­nas, nu­trien­tes y ener­gía de los ali­men­tos que con­su­mes. La En­fer­me­dad He­pá­ti­ca del Hí­ga­do, tam­bién co­no­ci­da co­mo ci­rro­sis, es la des­truc­ción gra­dual del te­ji­do del hí­ga­do (y de sus fun­cio­nes). Los sín­to­mas in­clu­yen fa­ti­ga, pér­di­da de ape­ti­to, náu­sea e in­fla­ma­ción.

Los vi­rus co­mo la he­pa­ti­tis, el al­coho­lis­mo y otros des­ór­de­nes e in­fec­cio­nes pue­den cau­sar En­fer­me­dad He­pá­ti­ca del Hí­ga­do, así co­mo la obe­si­dad y en­fer­me­da­des de la san­gre. Y aun­que no pue­des ha­cer mu­cho pa­ra pro­te­ger­te de esos fac­to­res de ries­go, se­ría bueno que te pu­sie­ras en for­ma, co­mie­ras bien, hi­cie­ras ejer­ci­cio y de­ja­ras de to­mar tan­to pa­ra pro­te­ger ese hí­ga­do. El “Mes de Sen­si­bi­li­za­ción del Cán­cer de Ma­ma”, se ce­le­bra ca­da oc­tu­bre en to­do el mun­do, es­to pa­ra ge­ne­rar con­cien­ti­za­ción, de­tec­ción tem­pra­na, tra­ta­mien­to y cui­da­dos pa­lia­ti­vos de di­cha en­fer­me­dad.

Los co­no­ci­mien­tos ac­tua­les so­bre las cau­sas del cán­cer de ma­ma son in­su­fi­cien­tes, por lo que la de­tec­ción tem­pra­na si­gue sien­do el pun­to más im­por­tan­te de la lucha con­tra es­ta en­fer­me­dad. Cuan­do el cán­cer de ma­ma se de­tec­ta en una eta­pa tem­pra­na, las po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción son ele­va­das, si se de­tec­ta tar­día­men­te es ra­ro que se pue­da ofre­cer un tra­ta­mien­to. Pa­ra la de­tec­ción opor­tu­na se re­co­mien­da que las mu­je­res ma­yo­res de 25 años, to­quen sus ma­mas des­pués de mens­truar, tra­tan­do de en­con­trar al­gu­na bo­li­ta. Si en­cuen­tras al­go que con­si­de­ras ex­tra­ño, de­be­rás ir con tu mé­di­co pa­ra que te ex­plo­re y de ser ne­ce­sa­rio, te so­li­ci­te otros es­tu­dios co­mo el ul­tra­so­ni­do y la mas­to­gra­fía, que es un es­tu­dio ra­dio­ló­gi­co ca­paz de de­tec­tar prin­ci­pios de cán­cer. Se­gu­ro has es­cu­cha­do de es­ta en­fer­me­dad y es que se le co­no­ce por el nom­bre EPOC (En­fer­me­dad de obs­truc­ción pul­mo­nar cró­ni­ca). Y se lla­ma así por­que en­glo­ba mu­chos pro­ble­mas de sa­lud re­la­cio­na­dos con los pul­mo­nes, así co­mo neu­mo­nía y bron­qui­tis. Es­ta­mos ha­blan­do de tus pul­mo­nes, así que te se­rá fá­cil adi­vi­nar tu enemi­go nú­me­ro 1: el ci­ga­rro. El chis­te es que el ci­ga­rro pue­de cau­sar o em­peo­rar cual­quier con­di­ción Pa­ra mu­je­res de edad me­dia, el cán­cer y las en­fer­me­da­des del co­ra­zón es­tán al día, pe­ro de esas ya co­no­ce­mos. De­pen­dien­do de la edad de una mu­jer, esas dos en­fer­me­da­des cau­san la muer­te del 30 a 55% de to­das los de­ce­sos en ge­ne­ral. de EPOC. Otros fac­to­res tam­bién in­clu­yen tra­ba­jos de de­mo­li­ción o cons­truc­ción.

El sín­to­ma más co­mún es res­pi­ra­ción di­fí­cil o fal­ta de res­pi­ra­ción. Pe­ro da­do que es­ta en­fer­me­dad pro­gre­sa muy len­ta­men­te, no no­ta­rás cam­bios has­ta que sea de­ma­sia­do tar­de. Si crees que hay al­go ma­lo con tus pul­mo­nes, có­rre­le al Cho­po o a cual­quier la­bo­ra­to­rio pa­ra ha­cer­te un es­tu­dio de es­pi­ro­me­tría. Y sí, hay que preo­cu­par­nos mu­cho por ellas, pe­ro tam­bién hay otras, que aun­que tú no co­noz­cas, en reali­dad pue­den ser muy le­ta­les pa­ra ti…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.