El men­sa­je equi­vo­ca­do

Periódico Al Día (Irapuato) - - DEPORTES -

Nor­ma­li­zar la vio­len­cia de gé­ne­ro es jus ti­fi­car he­chos co­mo el que un fut­bo­lis ta al que le fue impu­tado ten­ta­ti­va de fe­mi ni­ci­dio, se vea co­mo al­go nor­mal. Sí, nor­mal, por­que más allá de que es­tá li­bre por el cam bio de de­cla­ra­ción de la par­te agra­via­da, no quie­re de­cir que no lo ha­ya he­cho.

La ne­go­cia­ción a la que lle­ga­ron en mar­zo con la pa­re­ja del ju­ga­dor ecua­to­riano fue exi to­sa pa­ra sa­lir del pe­nal. Es­tra­te­gia ju­rí­di­ca que se ba­sa en la ley, por­que aun­que la so­cie dad es­té en con­tra de es­tas ne­go­cia­cio­nes, exis­ten.

El vi­deo del pa­sa­do vier­nes, pu­bli­ca­do en el Ins­ta­gram de Re­na­to Iba­rra, fue el ter­mó me­tro per­fec­to, ma­quia­vé­li­ca­men­te pla­ni­fi ca­do por men­tes que sa­bían que si la opi­nión pú­bli­ca lo re­cha­za­ba, era mo­men­to de que lo sa­ca­ran del Amé­ri­ca. Si no hu­bie­ra exis­ti­do tal reac­ción en re­des so­cia­les, pro­gra­mas de ra­dio, te­le­vi­sión e in­ter­net, de un re­cha­zo ge ne­ra­li­za­do de quie­nes tie­nen libertad pa­ra ex­pre­sar­se, es­te fut­bo­lis­ta se­gui­ría ves­ti­do de ame­ri­ca­nis­ta.

Una pan­to­mi­ma, de las que pue­den ser pla­ni­fi­ca­das por el me­jor di­rec­tor de tea­tro clá­si­co en Broad­way. Eso fue el men­sa­je de Re­na­to, en el que se arre­pen­tía de lo he­cho, aun­que se con­tra­di­jo ase­gu­ran­do que no hi zo lo que es­tá en un ac­ta mi­nis­te­rial.

En fin, pro­ble­ma re­suel­to del Amé­ri­ca, no que­da­ron mal an­te los ojos de México, se pu­die­ron des­ha­cer de un fut­bo­lis­ta, al que si no lo ha­bían des­pe­di­do des­de el día que se pre­sen­ta­ron los he­chos fue por la ac­ti­tud mer­ce­na­ria de tra­tar de ven­der­lo, co­mo si los va­lo­res tu­vie­ran pre­cio.

Y es ahí don­de apa­re­ce el Atlas. Equi­po per­te­ne­cien­te a Or­le­gi Sports, mis­ma or­ga ni­za­ción que de­ci­dió en el Clau­su­ra 2011 des pe­dir a Ru­bén Omar Ro­mano, quien era su en­tre­na­dor, sim­ple­men­te por­que le “pin­tó el dedo” a se­gui­do­res en la tri­bu­na del es­ta­dio Co­ro­na. No pa­sa­ron ni 24 ho­ras del su­ce­so cuan­do se anun­ció su des­pi­do, ar­gu­men­tan do la di­rec­ti­va san­tis­ta que esa se­ña aten­ta­ba con­tra los va­lo­res que la ins­ti­tu­ción re­pre sen­ta y pro­mue­ve.

Nue­ve años des­pués, ya con dos equi­pos en Pri­me­ra Di­vi­sión, es­te gru­po pa­re­ce ol vi­dar es­to. Iba­rra lle­ga­rá al Atlas, un equi­po que si el sen­ti­do co­mún fue­ra eso, no de­be­ría ol­vi­dar los va­lo­res que pre­go­na; ha­cer­lo es nor­ma­li­zar la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.