¡CUI­DA­DO CON LA NI­ÑA ARA­ÑA!

A la pe­que­ña se le ha vis­to es­ca­lan­do el mu­ro del pan­teón de Las Flo­res.

Periódico Al Día (Salamanca) - - Portada - Ra­fael Flo­res/ju­lián Pe­rez

En los no­ven­ta, en Sa­la­man­ca se hi­zo co­no­ci­da una le­yen­da que ha­bla­ba so­bre una pe­que­ña ni­ña que se apa­re­cía por las no­ches cer­ca del pan­teón de Las Flo­res.

Se cuen­ta que un ta­xis­ta tra­ba­ja­ba una fría ma­dru­ga­da, cuan­do pa­só por las ca­lles os­cu­ras de la co­lo­nia San Roque, pu­do ob­ser­var la si­lue­ta de una pe­que­ña ni­ña de 10 años to­tal­men­te so­la.

El ta­xis­ta, ex­tra­ña­do, se de­tu­vo jun­to a ella des­pués de que le hi­zo la pa­ra­da. La pe­que­ña subió al vehícu­lo y le pi­dió lle­var­la a ca­sa con sus pa­dres, en los de­par­ta­men­tos de la ca­lle Al­da­ma.

Ahí le di­jo al ta­xis­ta que sus pa­dres pa­ga­rían el pa­sa­je, a lo que ac­ce­dió el hom­bre con cier­tas du­das y mie­dos.

El ta­xis­ta al no ver ya a la pe­que­ña, se fi­jó por el es­pe­jo re­tro­vi­sor y bus­có la ima­gen de la ni­ña con la in­ten­ción de sa­ber a qué ca­sa se me­tía a esas ho­ras.

Fue ahí cuan­do vio có­mo la pe­que­ña si­lue­ta de la ni­ña tre­pa­ba la pa­red del pan­teón emu­lan­do los mo­vi­mien­tos de una ara­ña.

De pron­to la ni­ña vol­teó to­tal­men­te la ca­be­za y mi­ró fi­ja­men­te al ta­xis­ta con unos ojos que se ha­bían tor­na­do ro­jos, lue­go brin­có la pa­red ha­cia el pan­teón.

El con­duc­tor del ta­xi nun­ca se ima­gi­nó que aque­lla no­che se­ría la úl­ti­ma que vi­vi­ría, pues el ta­xis­ta mu­rió po­co tiem­po des­pués de un in­far­to ful­mi­nan­te, no sin an­tes al­can­zar a na­rrar lo que ha­bía ocu­rri­do a su ba­se.

Hoy, la his­to­ria es co­no­ci­da por los ta­xis­tas, quie­nes en oca­sio­nes pla­ti­can lo su­ce­di­do a los pa­sa­je­ros mien­tras los lle­van a sus des­ti­nos.

Al­gu­nos sal­man­ti­nos, ha­bi­tan­tes de las ca­lles ale­da­ñas al pan­teón aún re­cuer­dan que sus fa­mi­lia­res les con­ta­ron la his­to­ria y mu­chos coin­ci­den con ha­ber­la vis­to de no­che, cer­ca del cementerio de Las Flo­res.

A la ni­ña se le ve tre­pan­do la pa­red del pan­teón, si­mu­lan­do mo­vi­mien­tos de una ara­ña.

Se­gún se di­ce, los ojos de la ni­ña se tor­na­ron ro­jos ha­cia el ta­xis­ta.

Al­gu­nos ve­ci­nos del pan­teón han vis­to por las no­ches la si­lue­ta de la pe­que­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.