En­fren­ta Ra­nie­re ca­de­na per­pe­tua

» El ex­lí­der de Nxivm es en­con­tra­do cul­pa­ble por trá­fi­co y ex­plo­ta­ción se­xual, en­tre otros de­li­tos; la sen­ten­cia se da­rá a co­no­cer el pró­xi­mo 25 de sep­tiem­bre

Periódico AM Express Celaya - - MUNDO - Co­lin Moy­nihan The New York Ti­mes Nue­va York

Era un es­ta­fa­dor que ro­bó di­ne­ro y es­ta­ble­ció un ha­rén de “es­cla­vas” se­xua­les que fue­ron mar­ca­das con sus ini­cia­les y a quie­nes se ma­ni­pu­la­ba por me­dio de chan­ta­je, de acuer­do con los fis­ca­les. Él afir­ma­ba que es­ta­ba ayu­dan­do a sus se­gui­do­res a al­can­zar la me­jo­ra per­so­nal a tra­vés del de­rrum­be de ba­rre­ras emo­cio­na­les.

Ayer un ju­ra­do en la Cor­te Fe­de­ral de Dis­tri­to de Brooklyn le dio la ra­zón a la fis­ca­lía. De­cla­ró cul­pa­ble a Keith Ra­nie­re, lí­der del gru­po Nxivm, que te­nía ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res a las de una sec­ta. El jui­cio de seis se­ma­nas de du­ra­ción ex­pu­so los mu­chos ele­men­tos sór­di­dos de la or­ga­ni­za­ción que en­ca­be­za­ba.

Ra­nie­re con­si­guió a se­gui­do­res de al­to per­fil, en­tre ellos la ac­triz de Small­vi­lle Alli­son Mack y a las herederas de la for­tu­na de la re­fres­que­ra y li­co­re­ra Sea­gram’s, Sa­ra y Cla­re Bronf­man, que ayu­da­ron a fi­nan­ciar sus ac­ti­vi­da­des.

La ma­yo­ría del jui­cio se en­fo­có en un sub­gru­po den­tro de Nxivm, lla­ma­do The Vow (la pro­me­sa) o DOS, en el cual las mu­je­res eran mar­ca­das con he­rra­mien­tas pa­ra cau­te­ri­zar y con­mi­na­das a se­guir die­tas ex­tre­mas, y a te­ner se­xo con Ra­nie­re.

“En su círcu­lo cer­cano era el lí­der del uni­ver­so”, di­jo la fis­ca­la Moi­ra Pen­za al ju­ra­do. “Un ma­fio­so sin lí­mi­tes ni fre­nos a su po­der”.

Uno de los abo­ga­dos de Ra­nie­re, Marc Ag­ni­fi­lo, ar­gu­men­tó que Ra­nie­re es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en ac­ti­vi­da­des se­xua­les que pa­re­ce­rían ser “re­pul­si­vas, des­agra­da­bles y ofen­si­vas” pe­ro que eso no lo con­ver­tía en un cri­mi­nal.

Frau­des

Más allá de ex­plo­tar a las mu­je­res pa­ra fi­nes se­xua­les, los pro­cu­ra­do­res di­je­ron que Ra­nie­re se en­ri­que­ció por me­dio del frau­de. Por ejem­plo, la fis­ca­la Pen­za in­di­có que Nxivm hi­zo car­gos de más de 100,000 dó­la­res a la tar­je­ta de cré­di­to de una in­te­gran­te des­pués de que ella mu­rió y que gi­ra­ron che­ques por más de 300,000 dó­la­res con car­gos a esa cuen­ta ban­ca­ria.

En­tre las prue­bas pre­sen­ta­das en el jui­cio hu­bo do­cu­men­tos, co­rreos elec­tró­ni­cos, gra­ba­cio­nes de au­dio y tes­ti­mo­nios pre­sen­ta­dos por más de una do­ce­na de per­so­nas, in­clu­yen­do a mu­je­res que ha­bían si­do es­cla­vas de DOS.

Se mos­tró evi­den­cia de que in­te­gran­tes de al­to ran­go de Nxivm hac­kea­ron cuen­tas de co­rreo y pa­ga­ron a in­ves­ti­ga­do­res pri­va­dos en un in­ten­to por ob­te­ner in­for­ma­ción per­so­nal de su­pues­tos enemi­gos, in­clui­do el se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Chuck Schu­mer y el mag­na­te li­co­re­ro Ed­gar Bronf­man, pa­dre de Cla­re y Sa­ra.

Cas­ti­gos in­hu­ma­nos

Una mu­jer, Lau­ren Salz­man —cu­ya ma­dre, Nancy Salz­man, es­ta­ble­ció Nxivm jun­to con Ra­nie­re en los años no­ven­ta—, des­cri­bió la ex­pe­rien­cia de ser mar­ca­da cuan­do es­tu­vo en el es­tra­do.

Co­mo par­te del ri­tual, te­nía que arro­di­llar­se y de­cir: “Maes­tro, por fa­vor, már­ca­me. Se­ría un ho­nor, un ho­nor que quie­ro por­tar por el res­to de mi vi­da”. Lue­go Salz­man con­tó que fue su­je­ta­da mien­tras otra mu­jer usa­ba una he­rra­mien­ta de cau­te­ri­za­ción pa­ra po­ner­le las ini­cia­les de Ra­nie­re en el área pél­vi­ca.

“Fue la ex­pe­rien­cia más do­lo­ro­sa que he vi­vi­do”, di­jo Salz­man.

Salz­man di­jo que las mu­je­res en DOS vi­vían cas­ti­gos sá­di­cos, co­mo ser azo­ta­das con una co­rrea de cue­ro y que las ha­cían que­dar­se pa­ra­das, des­cal­zas, en la nie­ve.

AP

Keith Ra­nie­re (cen­tro) con sus abo­ga­dos Paul De­rOhan­ne­sian (izq.) y Marc Ag­ni­fi­lo, mien­tras es­cu­chan el ve­re­dic­to de cul­pa­bi­li­dad./Fo­to:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.