¿Ga­nó o per­dió?

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL | IRAPUATO - Lic. Ma­rio Gu­tié­rrez Co­va­rru­bias gu­tie­rrez­co­va­rru­[email protected]­mail.com

Fal­tan­do muy po­co tiem­po pa­ra que se cum­plie­ra el pla­zo es­ta­ble­ci­do por Do­nald Trump, pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, que unos cuan­tos días atrás fi­ja­ra a Mé­xi­co pa­ra que hi­cie­ra ce­sar el trán­si­to de emi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos por nues­tro país pa­ra lle­gar a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, ad­vir­tien­do que si esa exi­gen­cia no se aten­día por el go­bierno me­xi­cano, im­pon­dría aran­ce­les a to­dos los pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en Mé­xi­co que se in­tro­du­je­ran a la Unión Ame­ri­ca­na, in­de­pen­dien­te­men­te de otras san­cio­nes que no es­pe­ci­fi­ca­ba, el go­bierno de Ló­pez Obrador lo­gró, por con­duc­to de una de­le­ga­ción for­ma­da ex­pre­sa­men­te pa­ra tra­tar es­te pun­to, que la ame­na­za o cas­ti­go co­mo pre­fi­rie­ra lla­mar­le Trump, no se ac­tua­li­za­ra, es de­cir no se lle­va­ra a efec­to.

El go­bierno me­xi­cano di­jo que se ha­bía lo­gra­do un acuer­do pa­ra sus­pen­der la apli­ca­ción de las ta­ri­fas se­ña­la­das, en el que Mé­xi­co se com­pro­me­tía a im­pe­dir el pa­so de los re­fu­gia­dos cen­troa­me­ri­ca­nos evi­tan­do que lle­ga­ran a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, acep­ta­ba que los mi­gran­tes que ha­bían lo­gra­do lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos y re­gu­lar­men­te, que so­li­ci­ta­ron asi­lo cuan­do fue­ron cap­tu­ra­dos, se man­da­ran a nues­tro país per­mi­tién­do­se­les es­tar en él has­ta que los tri­bu­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos de­ter­mi­na­ran su si­tua­ción, con la po­si­bi­li­dad de que, si no era ad­mi­ti­do el asi­lo so­li­ci­ta­do, po­dría Mé­xi­co de­por­tar­los a su lu­gar de ori­gen.

Acep­tó tam­bién el go­bierno me­xi­cano el pla­zo de 45 días que fi­jó Trump pa­ra cum­plir con la pro­me­sa, en la in­te­li­gen­cia de que si no lo ha­cía los aran­ce­les sus­pen­di­dos se apli­ca­rían. El pre­ten­di­do acuer­do fue du­ra­men­te cri­ti­ca­do no so­la­men­te por la opo­si­ción sino tam­bién por los ana­lis­tas po­lí­ti­cos de mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción e in­clu­so por al­gu­nos, muy po­cos, miem­bros des­ta­ca­dos del par­ti­do en el po­der. Uno de ellos el dipu­tado Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do. Se di­jo que Mé­xi­co ha­bía sa­li­do per­dien­do y que lo que acep­tó le­sio­nó la dig­ni­dad de nues­tro país.

Por el con­tra­rio, el mis­mo Ló­pez Obrador con­si­de­ró un triun­fo el ha­ber lo­gra­do ese su­pues­to acuer­do y así tam­bién to­dos los que lo apo­yan. Tan es así, que un mi­tin que en la ciu­dad de Ti­jua­na es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra ma­ni­fes­tar apo­yo al pre­si­den­te y de­mos­trar a nues­tro ve­cino del nor­te la re­pul­sa de la exi­gen­cia de Trump y que se ce­le­bra­ría el sá­ba­do ocho de es­te mes, se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un mi­tin de triun­fo y agra­de­ci­mien­to al pre­si­den­te de Mé­xi­co por ha­ber ob­te­ni­do el acuer­do se­ña­la­do lí­neas arri­ba.

To­da­vía a es­tas al­tu­ras, es de­cir una se­ma­na des­pués, se dis­cu­te si ese acuer­do fue fa­vo­ra­ble a Mé­xi­co. Ana­li­zán­do­lo a la luz de los acon­te­ci­mien­tos de la si­tua­ción plan­tea­da en el mo­men­to en que se reali­zó, in­du­da­ble que be­ne­fi­ció a Mé­xi­co par­cial­men­te, pues evi­tó la apli­ca­ción de aran­ce­les que hu­bie­sen da­ña­do gra­ve­men­te la eco­no­mía me­xi­ca­na. Aho­ra, bien, ese lla­ma­do acuer­do, es el re­sul­ta­do del des­cui­do y la fal­ta de pre­ven­ción de nues­tro go­bierno. Pro­cu­ra­ré ex­pli­car por qué. No hay un acuer­do pues lo que real­men­te su­ce­dió es que Mé­xi­co cum­plió con las exi­gen­cias del pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, es de­cir no hu­bo coin­ci­den­cia de vo­lun­ta­des pa­ra lle­gar al re­sul­ta­do.

Lo que exis­tió fue el cum­pli­mien­to de Mé­xi­co a una exi­gen­cia a la que tu­vo que ce­der. No le que­da­ba otra so­lu­ción y se so­me­tió a la vo­lun­tad del po­lí­ti­co nor­te­ame­ri­cano. No hu­bo acuer­do por­que se le im­pu­so el con­te­ni­do de una de­ci­sión que no pu­do dis­cu­tir, to­ma­da uni­la­te­ral­men­te. Evi­den­te es que cum­plir con la con­di­ción que otra par­te es­ta­ble­ce pa­ra que no su­ce­da al­go que de­pen­de só­lo y úni­ca­men­te de la vo­lun­tad de es­ta, no es ju­rí­di­ca­men­te ni po­lí­ti­ca­men­te un ver­da­de­ro acuer­do. Por tan­to, inú­til es dis­cu­tir si ese “acuer­do” fue des­fa­vo­ra­ble a Mé­xi­co. No pue­de re­pro­char­se al go­bierno ac­tual ha­ber acep­ta­do las con­di­cio­nes del mis­mo, no le que­da­da otra co­sa en el mo­men­to. Pe­ro, lo que sí pue­de re­pro­chár­se­le, es ha­ber de­ja­do trans­cu­rrir el tiem­po sin bus­car otras for­mas de so­lu­ción, to­da vez que, una se­ma­na an­tes o qui­zá un po­co más, reite­ró el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano lo que ya ha­bía di­cho, en oca­sión an­te­rior, acer­ca de la im­po­si­ción de los aran­ce­les.

Des­de en­ton­ces Mé­xi­co de­bió ha­ber bus­ca­do el apo­yo in­ter­na­cio­nal pa­ra de­fen­der­se, ha­cien­do va­ler, en lo po­si­ble, lo que en las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y las le­yes pro­pias per­mi­tie­ran apli­car, aten­dien­do a que la mi­gra­ción pre­sen­te tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas pe­cu­lia­res. Mé­xi­co de­bía ha­ber lu­cha­do pa­ra con­se­guir el apo­yo de los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les que quie­ren que se per­mi­ta el pa­so de mi­gran­tes que se di­ri­gen a otra na­ción, pe­ro ba­jo con­di­cio­nes di­ver­sas.

Pu­do in­ten­tar li­mi­tar, con­tro­lar e im­pe­dir, en su ca­so, el pa­so de esos mi­gran­tes. Ade­más, fue con­des­cen­dien­te en ex­ce­so, de pa­la­bra y obra, con esas ca­ra­va­nas pues no las su­je­tó, real­men­te, a lo que di­cen la cons­ti­tu­ción me­xi­ca­na y nues­tras le­yes mi­gra­to­rias y tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les. Qui­zá si el gas­to que aho­ra va a te­ner que ha­cer­se con la mo­vi­li­za­ción de la Guar­dia Na­cio­nal y fuer­zas ar­ma­das se hu­bie­ra he­cho an­tes for­ta­le­cien­do a las au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias pa­ra po­ner­las en ap­ti­tud de ser efi­cien­tes an­te la mi­gra­ción en puer­ta en­ton­ces y pre­sen­te aho­ra, la si­tua­ción no hu­bie­ra lle­ga­do a don­de ac­tual­men­te es­tá. Si­tua­ción pe­li­gro­sa y con­fu­sa, por­que tam­bién que­da a cri­te­rio de los nor­te­ame­ri­ca­nos de­ci­dir si se es­tá cum­plien­do o no con im­pe­dir el pa­so de los mi­gran­tes; por­que no se ex­pli­ca, en el diz­que acuer­do, qué mé­to­do se uti­li­za­rá pa­ra de­ter­mi­nar esa si­tua­ción. Pa­re­ce que so­la­men­te el cri­te­rio de Do­nald Trump y sus cua­tes, lo cual es pe­li­gro­so. No pue­de de­cir­se, pues, si se tie­ne la pre­ten­sión de ser jus­to, que en el su­pues­to acuer­do Mé­xi­co ha­ya per­di­do, por­que si hu­bo una pér­di­da és­ta ya es­ta­ba de­ter­mi­na­da des­de an­tes; pe­ro por su­pues­to que tam­po­co se ga­na na­da, ni si­quie­ra la se­gu­ri­dad de un lap­so con­cre­to, que per­mi­ta bus­car otras so­lu­cio­nes, ni sa­ber cuán­tos mi­gran­tes po­drán co­lar­se sin in­cum­plir con lo exi­gi­do. El go­bierno na­da tie­ne, pues, que pre­su­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.