¿Qué es lo con­tra­rio del amor?

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL | IRAPUATO - Jo­sé Ma­nuel Ra­mos Arredondo ma­nuel­ra­[email protected]

Ha­blar de amor no es tan fá­cil, al­gu­nas per­so­nas di­cen que eso es cur­si y sin em­bar­go, es­ta­mos con­ven­ci­dos que es la fuer­za más gran­de que man­tie­nen el cos­mos en el lu­gar en que se en­cuen­tra. Que só­lo el amor lle­va a la fe­li­ci­dad. Ten­de­mos a creer que lo con­tra­rio al amor es el odio. Sin em­bar­go, es­tos dos ex­tre­mos na­da tie­nen que ver en­tre ellos. Lo con­tra­rio al amor es el mie­do. Un mie­do que nos pa­ra­li­za, al igual que otros tan­tos con los que te­ne­mos que li­diar ca­da día.

Uno de los sen­ti­mien­tos in­na­tos del ser hu­mano es el mie­do. Se tra­ta de una res­pues­ta na­tu­ral an­te un pe­li­gro. El mie­do nos ayu­da a so­bre­vi­vir pe­ro tam­bién nos li­mi­ta y ha si­do uti­li­za­do mu­chas ve­ces pa­ra do­ble­gar vo­lun­ta­des. Afec­ta tan­to al cuer­po co­mo a la men­te. An­te el mie­do, nues­tro cuer­po reac­cio­na con el au­men­to de la pre­sión ar­te­rial, nues­tras pu­pi­las se di­la­tan y el co­ra­zón bom­bea san­gre a gran ve­lo­ci­dad, pe­ro el mie­do a ve­ces es­tá só­lo en nues­tra men­te, por­que pue­de ser ima­gi­na­rio,

cuan­do no tie­ne una co­rres­pon­den­cia con un pe­li­gro real.

Exis­ten mu­chos ti­pos de mie­do, el mie­do al fra­ca­so, el mie­do al re­cha­zo, el mie­do a la pér­di­da de po­der y el mie­do al cam­bio. Con mie­do no to­ma­mos de­ci­sio­nes, no so­mos crea­ti­vos y so­bre to­do, no so­mos fe­li­ces.

Es­cu­ché a mi Maes­tro Ser­gio de­cir que “ha­bía lle­ga­do a com­pren­der que en el mun­do los se­res hu­ma­nos sir­ven a dos amos: al Amor o al Mie­do. Cuan­do amo y me sien­to ama­do me sien­to en sin­to­nía con to­dos y sir­vo al Amor, mien­tras si me sien­to enoja­do, he­ri­do, de­sola­do y ol­vi­da­do me do­mi­na el mie­do y en­ton­ces el mun­do cae so­bre mí y me as­fi­xia y así lle­gan las ba­jas am­bi­cio­nes, la en­vi­dia me do­mi­na y ten­go de­seos de ven­gar­me de to­dos pe­ro lo úni­co que lo­gro es ha­cer­me da­ño a mí mis­mo”. Pau­lo Frei­re, ex­per­to en te­mas de edu­ca­ción de ori­gen bra­si­le­ño, sos­tie­ne que: “El con­tra­rio del amor no es, co­mo mu­chas ve­ces o ca­si siem­pre se pien­sa, el odio, sino el mie­do de amar, y el mie­do de amar es mie­do de ser li­bre” El amor te dul­ci­fi­ca, el mie­do te en­du­re­ce. El amor te abre al universo, el mie­do te en­cie­rra en ti mis­mo.

Nues­tro mie­do a amar de­ri­va de nues­tra fal­ta de amor a no­so­tros mis­mos o fal­ta de au­to­es­ti­ma. ¿Si no po­de­mos amar­nos a no­so­tros mis­mos có­mo va­mos a amar a otra per­so­na?

¿Qué ha­rías si no tu­vie­ras mie­do a acep­tar­te, a re­co­no­cer­te, a ser re­cha­za­do? Se­rías li­bre y dis­fru­ta­rías de tu amor ha­cia ti mis­mo y ha­cia otros.

El amor siem­pre es un ries­go. En ca­da oca­sión ten­dre­mos que asu­mir ese ries­go y vi­vir la vi­da, vi­vir la pa­sión de amar. Nues­tras ex­pe­rien­cias pa­sa­das y nues­tras creen­cias, nos li­mi­tan y nos in­du­cen el mie­do a amar. Nues­tro mie­do a amar de­ri­va de nues­tra fal­ta de amor a no­so­tros mis­mos o fal­ta de au­to­es­ti­ma. ¿Si no po­de­mos amar­nos a no­so­tros mis­mos có­mo va­mos a amar a otra per­so­na?

“El mie­do es la emo­ción más di­fí­cil de ma­ne­jar. El do­lor lo llo­ras, la ra­bia la gri­tas, pe­ro el mie­do se atra­ca si­len­cio­sa­men­te en tu co­ra­zón” di­ce Da­vid Fisch­man.

Es mo­men­to de tra­ba­jar so­bre nues­tros mie­dos y no ge­ne­rar más es­cla­vi­tud ya sea a ni­vel per­so­nal o in­ter­na­cio­nal.

¡Por la Cons­truc­ción de una Cul­tu­ra de Paz!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.