En cen­tro de Ira­pua­to, an­tes y aho­ra

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL | IRAPUATO - Arq. Ja­vier Mar­tín Ruiz ja­vier­mar­[email protected]

Con­ti­núo con mi ar­tícu­lo an­te­rior par­ti­ci­pan­do a los in­te­re­sa­dos lec­to­res in­for­ma­ción cier­ta de có­mo se for­mó al pa­so del tiem­po el cen­tro de nues­tra ciu­dad. Es­to en con­tra de in­for­ma­cio­nes fal­sas que trai­cio­nan la ver­dad his­tó­ri­ca y per­ju­di­can la per­cep­ción de los lec­to­res quie­nes son el ob­je­to de to­do me­dio se­rio de in­for­ma­ción. Ira­pua­to no tu­vo tra­zo ur­bano al­guno, por lo mis­mo no con­tó con una pla­za en la que se con­cen­tra­ran las ac­ti­vi­da­des ci­vi­les, ecle­siás­ti­cas y so­cia­les de la, en aquel en­ton­ces, exi­gua po­bla­ción lo­cal. Al pa­so de los años se fue dan­do un lu­gar de reunión co­mún, y ese fue en el cru­ce del ca­mino –ca­lle de Cor­ta­zar ac­tual­men­te­que se dio en­tre los tem­plos de San Jo­sé y el de Nues­tra Se­ño­ra de la Mi­se­ri­cor­dia -o el Hos­pi­ta­li­to-, con el Ca­mino Real de Tie­rra Adentro, la ac­tual ave­ni­da Guerrero. Po­co a po­co es­te es­pa­cio fue sien­do li­mi­ta­do por por­ta­les los que fue­ron for­man­do la pla­za y que con­ti­núa es­tan­do li­mi­ta­da por los si­guien­tes: uno, ‘Nue­vo Mun­do’ (aho­ra ‘Sears’); dos, ‘Ca­rri­llo Puer­to’, da­ba fren­te a cons­truc­cio­nes y ne­go­cios muy im­por­tan­tes y re­cor­da­das, co­mo el ‘Ho­tel Rio­ja’ y el bar con­ti­guo. Ac­tual­men­te es­te por­tal es­tá for­ma­do por el ‘Ho­tel San Fran­cis­co’, una par­te, y la otra por el ‘Edi­fi­cio To­mé’.

En la épo­ca del Go­bierno del es­ta­do, por el Lic. Juan Jo­sé To­rres Lan­da (1961-67) se tras­for­mó el cen­tro de la ciu­dad de­mo­lien­do mu­chos edi­fi­cios con gran va­lor his­tó­ri­co y ar­qui­tec­tó­ni­co. Uno de ellos el ‘Ho­tel Rio­ja’; en ese es­pa­cio fue cons­trui­do el ‘Ho­tel Real de Mi­nas’; al ha­cer­lo, le cons­tru­ye­ron por­ta­les que no co­rres­pon­den a la cons­truc­ción ori­gi­nal, en su ca­ra orien­te, la que da a la fa­cha­da po­nien­te de la ac­tual Ca­te­dral de Ira­pua­to; tres, ‘Por­tal Li­ber­tad’. Pa­ra con­ti­nuar cla­ri­fi­can­do el sen­ti­do o con­cep­to de ciu­dad y su cen­tro, co­men­to al­go muy im­por­tan­te pa­ra así en­ten­der la tra­za de las ciu­da­des No­vo His­pa­nas en ge­ne­ral y la de Ira­pua­to en lo par­ti­cu­lar.

En el año de 1561, el Em­pe­ra­dor de Es­pa­ña era Fe­li­pe II y re­si­día en la ciu­dad de Va­lla­do­lid la que su­frió un te­rri­ble in­cen­dio pues ca­si to­das las cons­truc­cio­nes eran de ma­de­ra. De­bi­do a es­to se die­ron tres si­tua­cio­nes muy im­por­tan­tes: una, cam­bió Fe­li­pe II su se­de y re­si­den­cia a la ciu­dad de Ma­drid la que des­de en­ton­ces con­ti­núa sien­do la ca­pi­tal de Es­pa­ña; dos, la ciu­dad de Va­lla­do­lid fue res­tau­ra

da y su tra­zo ur­bano fue to­ma­do de las ciu­da­des ro­ma­nas con plan­ta or­to­go­nal (co­mo el ta­ble­ro pa­ra ju­gar ‘da­mas’), es de­cir, ca­lle pa­ra­le­las en­tre sí en un sen­ti­do y per­pen­di­cu­la­res a ellas, igual, ca­lles pa­ra­le­lan en­tre sí; en su cru­ce de­ja­ban un es­pa­cio cua­dra­do li­bre, el que se con­ver­ti­ría en la pla­za o cen­tro prin­ci­pal de la ciu­dad; a sus la­dos, los edi­fi­cios prin­ci­pa­les de las au­to­ri­da­des ci­vi­les y ecle­siás­ti­cas y al­re­de­dor de ellos los edi­fi­cios co­mer­cia­les, lue­go las ca­sas im­por­tan­tes y al fi­nal las me­nos. Es­te tra­zo or­to­go­nal fue ex­por­ta­do a la Nue­va Es­pa­ña me­dian­te or­de­na­mien­tos dic­ta­dos por el mis­mo Em­pe­ra­dor Fe­li­pe II me­dian­te las cua­les las ciu­da­des ins­tau­ra­das o fun­da­das por los es­pa­ño­les a lo lar­go del si­glo XVI lo fue­ran con ese tra­zo or­to­go­nal, el que era rea­li­za­do en el te­rreno es­co­gi­do pa­ra ha­cer la fun­da­ción, me­dian­te ce­du­la real, con hi­los y cal, los que eran co­lo­ca­dos pa­ra­le­los en­tre sí y so­be ellos de­ja­ban caer la cal con lo cual que­da­ban tra­za­das las ca­lles, co­mo lo he ex­pli­ca­do an­te­rior­men­te. Ejem­plos los hay mu­chos, en­tre ellos recordemos a ciu­da­des co­mo Mé­ri­da, Gua­da­la­ja­ra, Ve­ra­cruz, Pue­bla, León, Ce­la­ya, Oa­xa­ca, la ciu­dad de Mé­xi­co y mu­chas otras más. Es­ta pla­za fue co­no­ci­da co­mo ‘Ma­yor’, e igual­men­te co­mo ‘De las Fes­ti­vi­da­des’ pues en ella se rea­li­za­ban, des­de ha­ce cien­tos de años, ac­ti­vi­da­des de las más va­ria­das. No so­la­men­te en ella se subas­ta­ban te­rre­nos o pro­pie­da­des que ha­bían si­do em­bar­ga­das a sus pro­pie­ta­rios mo­ro­sos. Igual, sim­bó­li­ca­men­te (en Ira­pua­to no exis­tió se­de de la San­ta In­qui­si­ción, la que se en­con­tra­ba en la Villa de Ce­la­ya, te­nien­do co­mo asien­to y ba­se la Or­den de los Do­mi­ni­cos, teó­lo­gos por antonomasi­a; hu­bo aquí, sí, un re­pre­sen­tan­te so­la­men­te), se rea­li­za­ron ‘ac­tos de fe’ lo que sig­ni­fi­ca­ba que, eso, sim­bó­li­ca­men­te se juz­ga­ba a una per­so­na por prác­ti­cas de bru­je­ría, he­re­jía o al­go que es­tu­vie­re en con­tra de la ‘re­ve­la­ción’ y la ‘doc­tri­na cris­tia­na’. Ya pla­ti­qué que, en es­ta Pla­za, du­ran­te dos días con sus no­ches, Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla, con Don Ig­na­cio Allen­de, Al­da­ma y otros je­fes Insurgente­s, es­tu­vie­ron pre­pa­ran­do el asal­to a la ciu­dad de Gua­na­jua­to pa­ra el día 28 de sep­tiem­bre de 1810. En ella, el se­ñor Cu­ra Mi­guel Hi­dal­go es­tu­vo ano­tan­do a re­clu­tas vo­lun­ta­rios pa­ra in­cor­po­rar­se al ejér­ci­to de li­be­ra­ción. Más de 500 per­so­nas ve­ni­das de los al­re­de­do­res has­ta de la Pie­dad, Mi­choa­cán, se su­ma­ron a es­te es­fuer­zo por otor­gar­nos pa­tria y li­ber­tad. Li­mi­tán­do­la par­cial­men­te, al orien­te se en­con­tra­ba la pa­rro­quia (aho­ra Ca­te­dral) y más ale­ja­da, la ca­sa de las au­to­ri­da­des ci­vi­les y la car­ni­ce­ría a un la­do (muy im­por­tan­te en aquel en­ton­ces, la que ne­ce­si­ta­ba con­trol ofi­cial) ca­si ad­jun­tas al tem­plo de San Jo­sé. El año de 1810 no exis­tía la pla­za o jar­dín prin­ci­pal, y abro un paréntesis por­que aún si­go sin en­ten­der por­que se in­sis­te en se­ña­lar que ‘ya no es jar­dín sino pla­za’, pues las dos pa­la­bras son se­me­jan­tes.

El es­pa­cio era ocu­pa­do por, una par­te, el atrio del con­ven­to de San Fran­cis­co del que des­co­no­ce­mos su ta­ma­ño, pe­ro sí, te­nía un in­gre­so y una cruz atrial; en él se en­te­rra­ban a los muer­tos –en aquel en­ton­ces no ha­bía ce­men­te­rios- y las per­so­nas de­vo­tas o cre­yen­tes pe­dían ser en­te­rra­das en el in­te­rior de los tem­plos o en sus atrios, cer­ca de su crea­dor, Dios; por lo que a esos lu­ga­res abier­tos se les co­no­cía des­de en­ton­ces co­mo ‘cam­po­san­tos’, por ello a los ce­men­te­rios los co­no­ce­mos con ese nom­bre, ‘cam­po­san­tos’. Ha­ce po­co se dio una in­for­ma­ción fal­sa en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción, to­ma­da de un si­tio web. En ella se se­ña­la­ban erro­res co­mo los si­guien­tes: uno, la puer­ta de ac­ce­so al atrio (que es de ma­de­ra y se en­cuen­tra en el in­gre­so al tem­plo del ‘Con­ven­to’) se en­con­tra­ba en el in­gre­so al atrio men­cio­na­do: fal­so, no te­nían puer­tas los atrios y me­nos de ma­de­ra, a la in­tem­pe­rie; dos, el atrio de­jó de ser usa­do por ex­ce­so de ca­dá­ve­res (¿?), fal­so; fue eli­mi­na­do de­bi­do a las Le­yes de Re­for­ma ema­na­das del go­bierno del Lic. Be­ni­to Juá­rez, Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a par­tir del año de 1857 y si­guien­tes. Es­to que se­ña­lo es una prue­ba más de lo que he in­sis­ti­do mu­cho a lo lar­go de años y es el pe­li­gro que se co­rre al re­ca­bar da­tos de los me­dios elec­tró­ni­cos, sin co­no­cer las ‘fuen­tes’ (quién es­cri­bió o re­ca­bó la in­for­ma­ción desea­da), las que le dan se­rie­dad y va­li­dez a lo en ellas exis­ten­te. Obli­ga­do por las con­se­cuen­cias co­men­to de Amlo: uno: el re­cor­te pre­su­pues­tal a las uni­da­des de sa­lud que de­pen­den del go­bierno fe­de­ral, ¿Re­cor­te he­cho en fa­vor de las cons­truc­cio­nes de ae­ro­puer­tos –fa­lli­dos los in­ten­tos pa­ra rea­li­zar el de San­ta Lu­cía, por cuar­ta oca­sión ne­ga­da- y tre­nes? ¿Des­co­no­ce que la sa­lud es­tá por en­ci­ma de cual­quier otro re­que­ri­mien­to? Dos, los es­con­di­tes del com­pro­mi­so rea­li­za­do con el ma­lé­vo­lo Trump, pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de las mi­gra­cio­nes pa­ra que no co­noz­ca­mos, se­gu­ra­men­te, las obli­ga­cio­nes pa­ra cum­plir­las y en las que es­ta­re­mos to­dos su­frien­do las con­se­cuen­cias. Ter­mino. Con­ti­nua­ré con es­te te­ma. Acep­to co­men­ta­rios cons­truc­ti­vos pa­ra es­te tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.