Ni en­tre ellos mis­mos son ca­pa­ces de cui­dar­se

Periódico AM Express Irapuato) - - AM2 - Héc­tor de Mau­león

El pa­sa­do 19 de ma­yo, ha­cia las 19:30, la alar­ma de se­gu­ri­dad se de­to­nó en un do­mi­ci­lio de la co­lo­nia Irri­ga­ción, en la de­le­ga­ción Mi­guel Hi­dal­go. Se tra­ta­ba del do­mi­ci­lio de la ti­tu­lar del Fon­do Mix­to de Pro­mo­ción Tu­rís­ti­ca, Pao­la Fé­lix.

Se­gún la car­pe­ta de in­ves­ti­ga­ción CI-FMH/ MH-4/UI-1-S/D/01861/05-2019, aque­lla tar­de de do­min­go la em­pre­sa de se­gu­ri­dad ADT no­ti­fi­có a la fun­cio­na­ria que el sen­sor se ha­bía ac­ti­va­do. La car­pe­ta in­di­ca que la em­pre­sa en­vió al ce­lu­lar de su clien­te imá­ge­nes en las que se ob­ser­va có­mo va­rios su­je­tos in­gre­san al si­tio. Fé­lix, pro­si­gue el do­cu­men­to, so­li­ci­tó apo­yo al Sec­tor So­te­lo de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na, y se tras­la­dó al lu­gar. “En­con­tra­ron que la puer­ta de ac­ce­so se en­con­tra­ba da­ña­da y ha­bía to­tal des­or­den”. La víc­ti­ma in­for­mó

que por el mo­men­to no po­día de­ter­mi­nar qué se hu­bie­sen ro­ba­do y co­men­tó que en la ca­sa ha­bía “di­ne­ro en efec­ti­vo y che­que­ras en los ca­jo­nes”.

Los vi­deos de la em­pre­sa de se­gu­ri­dad fue­ron en­tre­ga­dos a las au­to­ri­da­des. De acuer­do con las imá­ge­nes, una mu­jer a bor­do de un Mi­ni Coo­per pa­sa a che­car si hay al­guien en el do­mi­ci­lio. Ha­cia las 19:22 (el ho­ra­rio que apa­re­ce en la cá­ma­ra es­tá des­fa­sa­do una ho­ra), tres se po­nen de acuer­do al la­do de una pe­que­ña ca­mio­ne­ta ne­gra y una ca­mio­ne­ta blan­ca. Vis­ten go­rras, te­nis, pla­ye­ras.

Dos de ellos, uno con go­rra ne­gra, otro con te­nis ro­jos, sa­len de cua­dro. El con­duc­tor del vehícu­lo ne­gro es­pe­ra unos ins­tan­tes y lue­go se arran­ca. La ca­mio­ne­ta blan­ca se echa en re­ver­sa y se es­ta­cio­na fren­te a la puer­ta del do­mi­ci­lio. El de la go­rra ne­gra des­cien­de del vehícu­lo, lue­go ba­ja el de los te­nis ro­jos y avan­za ha­cia la ca­sa con los bra­zos cru­za­dos. Des­preo­cu­pa­da­men­te, se re­car­ga jun­to a la re­ja de en­tra­da: la in­ten­ción es cu­brir los mo­vi­mien­tos de su cóm­pli­ce. El de la go­rra ne­gra saca un ob­je­to de­ba­jo de la ca­mi­se­ta y co­mien­za a for­zar la puer­ta. Lo­gra ha­cer­lo en so­lo unos se­gun­dos. In­gre­sa pa­ra for­zar la se­gun­da puer­ta, mien­tras el otro es­pe­ra en la ca­lle.

Cuan­do los dos ac­ce­sos que­dan abier­tos, am­bos su­je­tos se acer­can a la puer­ta tra­se­ra de la ca­mio­ne­ta y cru­zan unas pa­la­bras con al­guien. De nue­vo con los bra­zos cru­za­dos, atra­vie­san la ban­que­ta y en­tran en el do­mi­ci­lio. Son las 20:33, se­gún en la cá­ma­ra. Den­tro de la ca­mio­ne­ta hay mo­vi­mien­tos. Una per­so­na con una ca­mi­se­ta ne­gra se mue­ve co­mo si fue­ra a ba­jar, pe­ro no lo ha­ce, fi­nal­men­te se aco­mo­da y cie­rra la puer­ta.

Se abre en cam­bio la puer­ta del con­duc­tor: des­cien­de un hom­bre con pants y go­rra ne­gra, quien cru­za la ban­que­ta con la vis­ta ba­ja e in­gre­sa en el do­mi­ci­lio.

Es­te úl­ti­mo hom­bre vuel­ve a sa­lir y sube al asien­to del con­duc­tor mien­tras por la puer­ta tra­se­ra de la ca­mio­ne­ta bajan otras dos per­so­nas. Uno de ellos trae guan­tes y camina cu­brién­do­se la ca­ra. Una vez que han in­gre­sa­do ba­ja de la ca­mio­ne­ta un úl­ti­mo hom­bre, ves­ti­do de azul y con un te­lé­fono en la mano, y en­tra tam­bién en la ca­sa.

A las 20:36 sa­le el hom­bre de azul y sube al asien­to del co­pi­lo­to. Pa­ra en­ton­ces, la alar­ma lle­va cua­tro mi­nu­tos ac­ti­va. Los asal­tan­tes sa­len en fi­la in­dia ha­cia la puer­ta tra­se­ra de la ca­mio­ne­ta. El úl­ti­mo en sa­lir lle­va guan­tes. Otro de ellos trae en los bra­zos un en­vol­to­rio ne­gro, y uno más, una ca­ja re­ple­ta de ob­je­tos.

El au­to ne­gro ha re­gre­sa­do des­de ha­ce va­rios mi­nu­tos, y es­tá es­ta­cio­na­do a so­lo unos me­tros.

La ca­mio­ne­ta blan­ca arran­ca, lue­go se de­tie­ne. El de los te­nis ro­jos ba­ja otra vez. Se acer­ca a la re­ja y apa­ga la luz, o to­ma al­go.

El ro­bo se ocul­tó a los me­dios. Una fuen­te de la Pro­cu­ra­du­ría se­ña­la que el ca­so no ha avan­za­do, que a esa ho­ra las cá­ma­ras del C-2 “no ser­vían o apun­ta­ban a otro la­do”. Lo más preo­cu­pan­te es que los asal­tan­tes de­ja­ron di­ne­ro, cheques y apa­ra­tos elec­tró­ni­cos.

¿A qué fue­ron? ¿Qué es lo que se lle­va­ron? ¿Es es­to un avi­so o una ame­na­za pa­ra ella? La ex­dipu­tada fe­de­ral, can­di­da­ta por Mo­re­na a la al­cal­día de Cua­ji­mal­pa, y ac­ti­vis­ta con­tra la tra­ta de per­so­nas, se rehu­só a ha­blar so­bre el asun­to.

Pe­ro ahí es­tá la car­pe­ta. Ahí es­tán los vi­deos. Ni en­tre ellos mis­mos son ca­pa­ces de cui­dar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.