El Pre­si­den­te fren­te a la ad­ver­si­dad

Periódico AM Express Irapuato) - - AM2 - León Krau­ze

El ca­rác­ter se co­no­ce en la ad­ver­si­dad. Es cier­to en to­do queha­cer hu­mano, pe­ro más en el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca. Go­ber­nar en la pros­pe­ri­dad es fá­cil. Es mu­cho más sim­ple ad­mi­nis­trar la es­pe­ran­za que el des­con­ten­to. Esa es la ver­da­de­ra prue­ba del lí­der po­lí­ti­co.

Por años, Andrés Ma­nuel Ló­pez Obrador di­jo ser la pa­na­cea con­tra la pe­sa­dum­bre me­xi­ca­na. Te­naz lu­cha­dor so­cial y fe­roz (lo di­go co­mo un elo­gio) lí­der de opo­si­ción, Ló­pez Obrador pro­me­tió re­con­ci­lia­ción in­me­dia­ta, ho­nes­ti­dad ab­so­lu­ta y un re­torno pau­la­tino, pe­ro vi­si­ble a la abun­dan­cia. Y pro­me­tió mu­cho más. Des­pués de años de bre­ga con­ven­ció a una ma­yo­ría de vo­tan­tes que el país, en efec­to, es­ta­ría me­jor con Ló­pez Obrador. Él se­ría el ca­ta­li­za­dor de la re­no­va­ción mo­ral del país, la ga­ran­tía de la abun­dan­cia con jus­ti­cia. “Son­ríe”, de­cía ha­ce años. “Ya ga­na­mos”. Aho­ra que ha ga­na­do, no sa­be bien qué ha­cer con la vic­to­ria. Sin el agra­vio per­ma­nen­te de quien ha vi­vi­do de ser opo­si­ción, el Pre­si­den­te ha te­ni­do que aban­do­nar el pa­pel que le aco­mo­da pa­ra asu­mir uno más com­ple­jo. An­tes era el de­do fla­mí­ge­ro, la voz de la in­dig­na­ción, el que exi­gía cuen­tas al mal go­bierno. Aho­ra es su turno de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des, to­le­rar y es­cu­char la crí­ti­ca y, de ser ne­ce­sa­rio, en­men­dar el ca­mino. Le to­ca apren­der a ser go­bierno. No lo ha con­se­gui­do.

El go­bierno lo­pe­zo­bra­do­ris­ta ha te­ni­do, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, un mal co­mien­zo. Es lar­ga la lis­ta de tro­pie­zos, mues­tras de ter­que­dad o im­pe­ri­cia. El re­sul­ta­do es ob­vio: el cli­ma de es­pe­ran­za y con­sue­lo de ha­ce un año ha da­do pa­so a una cier­ta desilusión y, en al­gu­nos ca­sos, a mues­tras de har­taz­go. A Ló­pez Obrador le to­ca aho­ra en­fren­tar la ad­ver­si­dad. Por des­gra­cia, la ad­ver­si­dad ha re­ve­la­do a un hom­bre mez­quino, em­pe­ci­na­do en una lec­tu­ra bi­na­ria de la vi­da pú­bli­ca. Si­gue tre­pa­do en su vie­jo cua­dri­lá­te­ro.

En la úl­ti­ma se­ma­na, Ló­pez Obrador vol­vió a ser el gran opo­si­tor de to­do el que di­sien­te de él. En me­dio de la cri­sis de se­gu­ri­dad de la Ciu­dad de Mé­xi­co, op­tó por de­fen­der a los go­ber­nan­tes an­tes que a los go­ber­na­dos. Fren­te al lu­to y ho­rror de los ca­pi­ta­li­nos, pre­fi­rió le­van­tar la mano en­tre son­ri­sas a la atri­bu­la­da Je­fa de go­bierno. No so­lo eso. Con tal de pro­te­ger el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Shein­baum, el Pre­si­den­te pre­fi­rió in­ven­tar una cons­pi­ra­ción. Qui­so vic­ti­mi­zar­la y exo­ne­rar­la an­tes que asu­mir con hu­mil­dad y au­to­crí­ti­ca las omi­sio­nes del Go­bierno de la ca­pi­tal, li­ga­do tan es­tre­cha­men­te al Go­bierno fe­de­ral. Ima­gi­ne­mos por un mo­men­to a En­ri­que Pe­ña Nie­to en­ca­be­zan­do un mi­tin en de­fen­sa, di­ga­mos, del pro­cu­ra­dor Mu­ri­llo Ka­ram en aque­llos días acia­gos de Ayot­zi­na­pa, des­pués del in­sen­si­ble “ya me can­sé”. Ima­gi­ne­mos a Pe­ña Nie­to le­van­tan­do la mano de Mu­ri­llo en Guerrero, gri­tan­do “No es­tás so­lo”, acu­san­do a las fuer­zas de opo­si­ción de cons­pi­rar con­tra el po­bre, des­va­li­do pro­cu­ra­dor. Ima­gi­ne­mos una fo­to­gra­fía de Pe­ña Nie­to y Mu­ri­llo, con las ma­nos en­tre­la­za­das y son­rien­do en me­dio de la tra­ge­dia. Ima­gi­ne­mos lo mis­mo en el ca­so de la Ca­sa Blan­ca y la pri­me­ra da­ma o el error que us­ted pre­fie­ra. Ha­bría si­do in­to­le­ra­ble. El equi­va­len­te lo es hoy tam­bién.

¿Qué ex­pli­ca la fal­ta de com­pa­sión ele­men­tal de Ló­pez Obrador? La res­pues­ta, me pa­re­ce, es­tá en su de­fi­ni­ción de la crí­ti­ca. El Pre­si­den­te in­sis­te en in­ter­pre­tar la crí­ti­ca co­mo an­ta­go­nis­mo. Quien lo cri­ti­ca se le opo­ne y no hay más. Son sus enemi­gos y no hay ma­tiz po­si­ble. Sus crí­ti­cos quie­ren su fra­ca­so, sa­bo­tear­lo, ti­rar­lo, dar­le un gol­pe de Es­ta­do. Peor to­da­vía: sus crí­ti­cos no bus­can el bien de Mé­xi­co; quie­ren so­lo de­fen­der sus in­tere­ses, in­com­pa­ti­bles, por prin­ci­pio, con el buen des­tino del país. En ese sa­co ca­ben to­dos: pe­rio­dis­tas, in­te­lec­tua­les, em­pre­sa­rios y quien se atre­va a de­cir que las co­sas no mar­chan bien en el Go­bierno lo­pe­zo­bra­do­ris­ta. Es un vi­cio que dis­tor­sio­na el de­ba­te pú­bli­co de ma­ne­ra irre­me­dia­ble. De ma­ne­ra con­tra­dic­to­ria, Ló­pez Obrador se pre­cia de re­pre­sen­tar la uni­dad y la po­si­bi­li­dad de re­con­ci­lia­ción de una so­cie­dad frac­tu­ra­da, pe­ro en la prác­ti­ca po­la­ri­za por sis­te­ma. Los que no es­tán con­mi­go es­tán con­tra mí. Y san­sea­ca­bó. No es ver­dad, por su­pues­to. Los pe­rio­dis­tas que ex­hi­ben los tro­pie­zos del Go­bierno, los co­men­ta­ris­tas que lo cri­ti­can y la opi­nión pú­bli­ca que le exi­ge no bus­can el co­lap­so del Go­bierno me­xi­cano. No son ven­di­dos, cha­yo­te­ros ni co­rrup­tos. No son la­ca­yos ni cre­ti­nos que le desean el abis­mo. El fra­ca­so del pro­yec­to lo­pe­zo­bra­do­ris­ta re­sul­ta­ría muy cos­to­so pa­ra Mé­xi­co, y en el país no hay tan­tos sui­ci­das co­mo ima­gi­na el Pre­si­den­te. Lo que sí hay son vo­ces crí­ti­cas y un ím­pe­tu re­no­va­do de exi­gir una cons­tan­te ren­di­ción de cuen­tas a quien go­bier­na.

En otros tiem­pos, Ló­pez Obrador ha­bría es­ta­do or­gu­llo­so de es­ta crí­ti­ca al po­der. In­clu­so la ani­ma­ría. Des­pués de to­do, él mis­mo, en su ver­sión pre­via, la en­ca­be­zó, sin cuar­tel ni so­sie­go. Aho­ra, que es­tá en el po­der, ha de­ci­di­do que le in­co­mo­da. Y no so­lo eso: le es­tor­ba. Si­gue vi­vien­do co­mo lí­der opo­si­tor. Aho­ra le to­ca go­ber­nar. Mien­tras más pron­to lo asu­ma, me­jor le irá al país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.