De ca­ri­ca­tu­ras

Periódico AM Express Irapuato) - - AM2 - Je­sús Sil­va-her­zog

Mu­chos edi­to­res es­tán dis­pues­tos a ce­der an­te la ame­na­za de los fu­rio­sos que, mu­chas ve­ces, tie­nen el res­pal­do de los pa­tro­ci­na­do­res.

Ha­ce un par de me­ses, la edi­ción in­ter­na­cio­nal del New York Ti­mes pu­bli­có un car­tón del ca­ri­ca­tu­ris­ta por­tu­gués An­to­nio Mo­rei­ra An­tu­nes so­bre la re­la­ción en­tre Do­nald Trump y Benjamin Ne­tan­yahu. El pri­mer mi­nis­tro de Is­rael apa­re­cía co­mo un pe­rro guía, al que le col­ga­ba un co­llar con la es­tre­lla de Da­vid. Se­guía sus pa­sos el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, un cie­go con ki­pá. El di­bu­jo, que ha­bía si­do pu­bli­ca­do an­tes en el Ex­pres­so de Por­tu­gal, ge­ne­ró in­dig­na­ción en­tre los lec­to­res del pe­rió­di­co. Mu­chos lo con­si­de­ra­ron una ina­cep­ta­ble bur­la an­ti­se­mi­ta. Los edi­to­res del dia­rio neo­yor­quino le die­ron la ra­zón a los ofen­di­dos y se dis­cul­pa­ron de in­me­dia­to. La ca­ri­ca­tu­ra es in­de­fen­di­ble, di­je­ron. Co­me­ti­mos un error al pu­bli­car­la. Pe­ro no se de­tu­vie­ron en esa rec­ti­fi­ca­ción. Pa­ra evi­tar pro­ble­mas fu­tu­ros, de­ci­die­ron eli­mi­nar de­fi­ni­ti­va­men­te la pu­bli­ca­ción de ca­ri­ca­tu­ras po­lí­ti­cas en su ver­sión in­ter­na­cio­nal.

Re­sul­ta re­ve­la­dor que la ca­ri­ca­tu­ra ha­ya ocu­pa­do el cen­tro de tan­tas po­lé­mi­cas con­tem­po­rá­neas. Han si­do di­bu­jos los que han pro­vo­ca­do al­gu­nas de las con­tro­ver­sias más apa­sio­na­das y más vio­len­tas de es­tos tiem­pos. Al­go tie­nen los mo­nos que pro­vo­can la ira de los fa­ná­ti­cos y pres­tan jus­ti­fi­ca­ción a los cen­so­res. Se­rá su ve­neno, la im­po­si­bi­li­dad de re­ba­tir­las con pa­la­bras, la ver­dad que en­cie­rra su sim­ple­za. Lo cier­to es que en la ca­ri­ca­tu­ra se vi­ve la dispu­ta so­bre lo per­mi­si­ble y lo de­mo­crá­ti­ca­men­te in­dis­pen­sa­ble. En las bur­las del lá­piz se de­ba­ten los con­tor­nos de la to­le­ran­cia, las me­su­ras de la con­vi­ven­cia, la na­tu­ra­le­za del desacuer­do, el car­to­nes de Maho­ma, el ca­ri­ca­tu­ris­ta Mi­chael Shaw, es­cri­bió en su en­tre­ga del New Yor­ker un avi­so a sus lec­to­res: “Dis­fru­ta es­ta ca­ri­ca­tu­ra cul­tu­ral, ét­ni­ca, re­li­gio­sa y po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta con res­pon­sa­bi­li­dad. Gra­cias.” El car­tón era un cua­dro en blan­co. El ca­ri­ca­tu­ris­ta en­cuen­tra una de­for­mi­dad y la ex­plo­ta a pla­cer. Su tra­ba­jo es des­fi­gu­rar a sus per­so­na­jes, pe­ro, al ha­cer­lo, des­cu­bre una fac­ción más pro­fun­da que la apa­ren­te. En la exa­ge­ra­ción del perfil se des­cu­bre el dis­tin­ti­vo úni­co, la per­so­na­li­dad au­tén­ti­ca del su­je­to. Su ar­te es, por ello, el de la des­me­su­ra. Y más que ser pa­ra él un re­cur­so, es­ta exa­ge­ra­ción plás­ti­ca es una éti­ca por­que nos re­cuer­da que to­dos-em­pe­zan­do por los que se ima­gi­nan nues­tros sal­va­do­res-so­mos in­con­gruen­tes, fa­cho­sos, ri­dícu­los.

¿Qué ti­po de de­ba­te pú­bli­co pue­de ha­ber si su­pri­mi­mos el per­mi­so de la bur­la? ¿Qué dis­cu­sión po­dría­mos te­ner si re­nun­cia­mos a la cla­ri­dad del hu­mor? Pa­trick Chap­pat­te, uno de tono del de­ba­te.

To­da ca­ri­ca­tu­ra es ofen­si­va. Si no es hi­rien­te es una ilus­tra­ción. Tras aque­lla po­lé­mi­ca de los los car­to­nis­tas que pu­bli­ca­ba re­gu­lar­men­te en la ver­sión in­ter­na­cio­nal del New York Ti­mes, es­cri­bió en su pá­gi­na per­so­nal un la­men­to que va­le la pe­na aten­der. Eli­mi­nar la sá­ti­ra grá­fi­ca de nues­tros dia­rios di­ce mu­cho del rum­bo del pe­rio­dis­mo con­tem­po­rá­neo. Con el pre­tex­to de la sen­si­bi­li­dad y la pru­den­cia, es­ta­mos rehu­yen­do el de­ba­te fran­co e in­ten­so. Las re­des so­cia­les han im­pues­tos el reino de un mo­ra­lis­mo in­ti­mi­dan­te. Mu­chos edi­to­res es­tán dis­pues­tos a ce­der an­te la ame­na­za de los fu­rio­sos que, mu­chas ve­ces, tie­nen el res­pal­do de los pa­tro­ci­na­do­res. De esa ma­ne­ra, la in­dig­na­ción más vehe­men­te de­fi­ne el tono de nues­tra con­ver­sa­ción y pros­cri­be las vo­ces que in­co­mo­dan. Si las ca­ri­ca­tu­ras son aho­ra el blan­co del ata­que es por­que son ata­jos vi­sua­les de la crí­ti­ca, opi­nio­nes con­den­sa­das que ha­cen reír. Ahí es­tá su fuer­za y ahí tam­bién su de­bi­li­dad. “En es­te tiem­po de­men­cial, con­cluía el ca­ri­ca­tu­ris­ta, el ar­te del co­men­ta­rio vi­sual es más ne­ce­sa­rio que nun­ca. Y tam­bién el hu­mor.”

Ian Bu­ru­ma, el gran en­sa­yis­ta ho­lan­dés ha es­cri­to so­bre el pro­gre­si­vo en­co­gi­mien­to del de­ba­te pú­bli­co. El au­tor de Ase­si­na­to en Ams­ter­dam, ad­mi­ra­ble cró­ni­ca y re­fle­xión so­bre los lí­mi­tes de la to­le­ran­cia, fue obli­ga­do a re­nun­ciar a la di­rec­ción del New York Re­view of Books por pu­bli­car el tes­ti­mo­nio de un hom­bre acu­sa­do de co­me­ter abu­sos se­xua­les. Bu­ru­ma re­co­no­ce que la pie­za era po­lé­mi­ca y que ha­bía bue­nas ra­zo­nes pa­ra no pu­bli­car­lo. Y, sin em­bar­go, con­si­de­ra que el de­ber de un editor es ser ri­gu­ro­so y asu­mir ries­gos. Su pro­pó­si­to no es la con­for­mi­dad, sino co­lo­car en la con­ver­sa­ción pú­bli­ca asun­tos incómodos que es­ti­mu­len el de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.