Ofre­ci­mien­to inú­til

Periódico AM Express Irapuato) - - AM2 - Ca­tón

Na­die que ten­ga es­crú­pu­los de mo­ra­li­na de­be leer el in­ve­re­cun­do cuen­to que des­co­rre hoy el te­lón de es­ta co­lum­ne­ji­lla. Lo le­yó do­ña Te­bai­da Tri­dua, pre­si­den­ta ad vi­tam in­te­ri­na de la Pía So­cie­dad de So­cie­da­des Pías, y al pun­to le so­bre­vino un des­arre­glo es­to­ma­cal que su mé­di­co de ca­be­ce­ra hu­bo de tra­tar­le con pas­ti­llas de ca­chun­de y una per­mis­tión de té de suel­da, is­ta­fia­te, ce­ni­zo y gor­do­lo­bo. Quien no quie­ra ex­po­ner­se a un ac­ci­den­te igual sál­te­se en la lec­tu­ra has­ta don­de di­ce: “El ver­bo re­cu­lar se oye muy feo.”, et­cé­te­ra. Una be­lla mu­jer acu­dió a la con­sul­ta de un mé­di­co y le di­jo que le ha­bían apa­re­ci­do en la ca­ra in­ter­na de los mus­los unas co­mo ro­za­du­ras o la­ce­ra­cio­nes que la te­nían bas­tan­te preo­cu­pa­da. Des­pués del co­rres­pon­dien­te exa­men el ga­leno le in­di­có: “Su pro­ble­ma des­apa­re­ce­rá con una na­va­ja de afei­tar”. “¿Pa­ra de­pi­lar­me?” -in­qui­rió ella. “No -pre­ci­só el fa­cul­ta­ti­vo-. Pa­ra su no­vio”. (No le en­ten­dí). El ver­bo “re­cu­lar” se oye muy feo, y más en la pri­me­ra per­so­na del sin­gu­lar del pre­sen­te de in­di­ca­ti­vo. Eso fue lo que hi­zo Ló­pez Obrador en la cues­tión de los mi­gran­tes: re­cu­lar. En un prin­ci­pio les ofre­ció fron­te­ra abier­ta y li­bre pa­so por nues­tro te­rri­to­rio pa­ra lle­gar a los Es­ta­dos Uni­dos. Su ofre­ci­mien­to, a tono con la tra­di­ción hos­pi­ta­la­ria de nues­tro país y con los prin­ci­pios del hu­ma­ni­ta­ris­mo, hi­zo que de­ce­nas de mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos, a los que lue­go se su­ma­ron ca­ri­be­ños, asiá­ti­cos y has­ta afri­ca­nos, in­gre­sa­ran a Mé­xi­co. Ge­ne­ro­sa la de­ci­sión del Pre­si­den­te, fue sin em­bar­go irre­fle­xi­va co­mo ca­si to­das las su­yas. Una de sus más no­ci­vas con­se­cuen­cias fue dar pre­tex­to a Trump pa­ra otra de sus an­da­na­das con­tra Mé­xi­co, a cu­ya re­pre­sen­ta­ción pu­so de ro­di­llas con la ame­na­za de los aran­ce­les. Aho­ra la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de nues­tra na­ción es dic­ta­da por el pre­si­den­te yan­qui. La fla­man­te Guar­dia Na­cio­nal de AMLO es­tá con­ver­ti­da en bor­der pa­trol al ser­vi­cio de los Es­ta­dos Uni­dos, y los asun­tos mi­gra­to­rios me­xi­ca­nos se han vuel­to un al­mo­dro­te al que no se le pue­den ver pies ni ca­be­za, con re­nun­cia de su an­te­rior en­car­ga­do y en­co­mien­da de su ma­ne­jo a Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, ya no a Go­ber­na­ción. En es­te te­ma, y en otros más, se le es­tá en­re­dan­do la pi­ta al Pre­si­den­te Ló­pez. Oja­lá lo­gre des­en­re­dar­la pe­ro, pa­ra de­cir­lo con un eu­fe­mis­mo, Es­ta­ca Brown. La nue­ra le co­men­tó a su sue­gra: “Su hi­jo es muy ro­mán­ti­co, se­ño­ra. Di­ce que mis be­sos son el úni­co ali­men­to que ne­ce­si­ta”. Aco­tó la sue­gra: “Con ra­zón es­tá tan fla­co”. Acla­ró la mu­cha­cha: “No son los be­sos la cau­sa de su fla­cu­ra. Lo que lo tie­ne así es el pos­tre”. En el hos­pi­tal el pa­cien­te le con­tó a su ami­go: “An­tes de mi ope­ra­ción la en­fer­me­ra me hi­zo sen­tir muy mal. Em­pe­zó a de­cir: ‘No es­té ner­vio­so; tran­qui­lí­ce­se; to­do va a sa­lir bien’”. “¿Y eso te hi­zo sen­tir mal? -se sor­pren­dió el ami­go-. An­tes de­be­rías es­tar agra­de­ci­do con ella por de­cir­te eso”. Res­pon­dió el otro: “No me lo de­cía a mí. Se lo de­cía al ci­ru­jano”. Ba­ba­lu­cas le anun­ció a su es­po­sa: “Voy a ven­der es­te mar­ti­llo. Pe­di­ré por él 5 mil pe­sos”. Le di­jo la se­ño­ra: “Per­mí­te­me an­tes en­gra­sar el man­go”. Pre­gun­tó con ex­tra­ñe­za el ba­du­la­que: “¿Pa­ra qué?”. Ex­pli­có la se­ño­ra: “Por­que te van a de­cir que te lo pon­gas ya sa­bes dón­de”. Con an­he­lo­so acen­to el re­cién ca­sa­do le pi­dió a su fla­man­te mu­jer­ci­ta: “¡Des­vís­te­te!”. Con­tes­tó ella: “Es­pe­ra un po­co, por fa­vor. Es­pe­ra”. “¡An­da! -in­sis­tió él lleno de an­sie­dad-. ¡Des­vís­te­te!”. “Es­pe­ra -re­pi­tió la mu­cha­cha-. Ten pa­cien­cia”. “¡Des­vís­te­te, por fa­vor! -vol­vió a su­pli­car el ar­dien­te ga­lán -. ¡Ya so­mos ma­ri­do y mu­jer!”. “Sí -ad­mi­tió ella-. Pe­ro to­da­vía es­ta­mos en el atrio de la igle­sia”. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.