Un país em­pan­ta­na­do (Pri­me­ra par­te)

“Las ideas son fá­ci­les, la eje­cu­ción es lo di­fí­cil”. John Doerr

Periódico AM Express Irapuato) - - AM2 - En­ri­que Gó­mez Oroz­co

El dis­cur­so si­gue co­mo un dis­co ra­ya­do que se re­pi­te una y otra vez, las ideas son sim­ples: “aca­ba­re­mos con la co­rrup­ción, da­re­mos bie­nes­tar al pue­blo y por el bien de to­dos pri­me­ro los po­bres”.

La voz no se can­sa, es in­fa­ti­ga­ble y se con­vier­te en un ser­món dia­rio y has­ta do­mi­ni­cal, sin pa­rar. Asom­bra la in­ten­si­dad y la te­na­ci­dad del

pre­si­den­te Andrés Ma­nuel Ló­pez Obrador, su es­fuer­zo de tra­ba­jo con 70, tal vez 80 ho­ras por se­ma­na. Pe­ro el país no avan­za, al­gu­nas ideas son bue­nas pe­ro no se eje­cu­tan bien, otras, por ser ocu­rren­cia, hun­di­rán po­co a po­co la eco­no­mía.

Mi­ne­ros se acer­can a AMLO en Chihuahua y le pi­den que no se can­ce­le su em­pleo en una mi­na de la em­pre­sa Fris­co, pro­pie­dad de Car­los Slim. Son ochen­ta tra­ba­ja­do­res. El Pre­si­den­te di­ce que ha­bla­rá con Slim por­que es una bue­na per­so­na, un em­pre­sa­rio hu­mano.

Es el mis­mo em­pre­sa­rio que le pi­dió al pre­si­den­te se­guir con Tex­co­co, que da­ría em­pleo a más de 400 mil me­xi­ca­nos e in­ci­di­ría en el bie­nes­tar de otros 4 mi­llo­nes por lo me­nos. Fir­me, AMLO se lo ne­gó. Pre­fi­rió su idea sin fun­da­men­to e in­hu­ma­na de sus­ti­tuir­lo con San­ta Lu­cía.

Son pa­ra­do­jas de la lla­ma­da “Cuar­ta Trans­for­ma­ción”. La ma­la eje­cu­ción en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas co­mien­zan a ero­sio­nar el áni­mo y la con­fian­za de quie­nes in­vier­ten en el país, de quie­nes re­pre­sen­tan al me­nos el 75% del mo­tor del cre­ci­mien­to y desa­rro­llo: la ini­cia­ti­va pri­va­da.

Cual­quier ad­mi­nis­tra­dor, po­lí­ti­co o lí­der tie­ne que co­no­cer las con­se­cuen­cias de sus de­ci­sio­nes. To­me­mos el ca­so de lo que di­jo ayer res­pec­to a los cré­di­tos del In­fo­na­vit. Pro­me­tió can­ce­lar to­dos los adeu­dos de quie­nes ya ha­bían pa­ga­do su­fi­cien­te. Tal vez se re­fe­ría al ca­pi­tal ori­gi­nal del cré­di­to. Es un he­cho que el In­fo­na­vit se con­vir­tió en un ban­co cual­quie­ra que pres­ta a ta­sas im­pa­ga­bles. Los sal­dos de los cré­di­tos só­lo se re­du­cían en fun­ción de la in­fla­ción, pe­ro nun­ca en re­la­ción al in­gre­so de los tra­ba­ja­do­res o a su mon­to no­mi­nal. Tra­ba­ja­do­res se­guían y si­guen con la mis­ma deuda des­pués de años de pa­gar, con una ata­du­ra per­ma­nen­te.

El Pre­si­den­te di­ce que eso se aca­bó, que se can­ce­la­rán esos cré­di­tos. Mag­ní­fi­ca la li­be­ra­ción de los acre­di­ta­dos ac­tua­les, pésimo el re­sul­ta­do pa­ra las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes que no en­con­tra­rán a un In­fo­na­vit con su­fi­cien­tes re­cur­sos y re­ser­vas pa­ra cum­plir a quie­nes tie­nen su aho­rro en su fon­do de ju­bi­la­ción.

Usar el ma­che­te pa­ra bo­rrar mi­les de mi­llo­nes en cré­di­tos es una me­di­da po­pu­lis­ta que no re­suel­ve el pro­ble­ma de vi­vien­da, só­lo lo agra­va. Lo que pue­den ha­cer el Go­bierno y el In­fo­na­vit es un pro­gra­ma gra­dual de ali­vio. Eli­mi­nar el pa­go de in­tere­ses me­dian­te pe­rio­dos de gra­cia; ba­jar la ta­sa de in­te­rés y pla­near a lar­go pla­zo las con­di­cio­nes de ca­da acre­di­ta­do o ha­cer re­duc­cio­nes par­cia­les a la deuda. To­do se pue­de ha­cer con mo­de­los ma­te­má­ti­cos pa­ra equi­li­brar el bie­nes­tar ac­tual con el fu­tu­ro po­si­ble del pro­pio Ins­ti­tu­to. El ma­che­te só­lo des­tru­ye.

Mu­chos acre­di­ta­dos aban­do­nan su ca­sa por­que sa­ben que, a pe­sar de to­do lo pa­ga­do du­ran­te años, su ca­sa va­le me­nos que el sal­do del cré­di­to. Es ur­gen­te co­rre­gir el pro­ble­ma. La idea de Ló­pez Obrador es bue­na, el pro­ble­ma es la eje­cu­ción, co­mo gran par­te de los tras­tor­nos que su­fri­re­mos por de­ci­sio­nes mal to­ma­das y peor eje­cu­ta­das en es­ta 4T. (Con­ti­nua­rá)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.