‘Piratas del Si­glo XXI’

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - San­tia­go Hey­ser Bel­trán

Qui­zás en el tí­tu­lo no fui pre­ci­so, ya que los piratas del Si­glo XXI, son los mis­mos del si­glo XX, los que blo­quea­ron a Cu­ba y de­rro­ca­ron a Ga­da­fi.

S- Mi Rufo, creo que es­tás fue­ra de fo­co por ver pe­lí­cu­las de los Piratas del Ca­ri­be, hoy ese ti­po de ván­da­los no exis­ten.

R- Grrr, el que es­tá fue­ra de fo­co eres tú, mi ín­cli­to hu­mano; y pa­ra ello me re­fie­ro al tum­ba­bu­rros de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de la Len­gua; Pi­ra­ta: 1.- Per­so­na que, jun­to

a otras de igual con­di­ción, se de­di­ca al abor­da­je en el mar y a ro­bar. 2.- Per­so­na cruel y des­pia­da­da… ¡Y sí exis­ten!, co­sa de ver al nor­te al de co­pe­te ama­ri­llo.

S- Te di­go que en es­tos tiem­pos no hay piratas, na­die asalta en el mar.

R- Grrr. Pues piratas son los so­ma­líes que asal­tan bar­cos en cos­tas afri­ca­nas y los in­gle­ses, quie­nes por tra­di­ción y he­ren­cia se de­di­can a la pi­ra­te­ría, fue así co­mo “se­cues­tra­ron” un bar­co con pe­tró­leo ira­ní en el es­tre­cho de Gi­bral­tar ha­ce un par de me­ses. S- No lo “se­cues­tra­ron” mi Rufo, lo in­cau­ta­ron por vio­lar las san­cio­nes im­pues­tas por USA a los ira­níes.

R- Guau, ¿y de dón­de sur­ge el de­re­cho de USA de san­cio­nar a na­cio­nes in­de­pen­dien­tes y so­be­ra­nas?

S- Eso no lo sé; ima­gino que por sus “esos…”

R- Auuu, tas “pior”, mi San­tias, co­mo si la ley de la sel­va fue­ra par­te del de­re­cho in­ter­na­cio­nal. Al ac­tuar por sus “esos…”, el Sr. Trump se con­vier­te en pi­ra­ta. Aho­ra ex­plí­ca­me, ¿de dón­de sur­ge el de­re­cho de los in­gle­ses de apli­car san­cio­nes en fun­ción de in­tere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos? S- Tam­po­co lo sé, pe­rro. Ima­gino que por inete­re$es en­tre am­bas na­cio­nes y alian­zas en cues­tio­nes mi­li­ta­res,… o por de­pen­den­cia y mie­do. R- Guauuu ¿Có­mo cuan­do, ba­jo la ban­de­ra de la de­mo­cra­cia fue­ron a in­va­dir a Li­bia pa­ra que­dar­se con su pe­tró­leo? S- No fue por eso, fue pa­ra de­rro­car a un ti­rano, el Ge­ne­ral Mua­mar el Ga­da­fi.

R- Grrr, ¿te re­fie­res al Ge­ne­ral que te­nía a su pue­blo con ni­ve­les eco­nó­mi­cos de pri­mer mun­do, el que den­tro de sus po­lí­ti­cas le da­ba di­ne­ro a to­dos los re­cién ca­sa­dos pa­ra que tu­vie­ran ho­gar, el que du­pli­có el sa­la­rio mí­ni­mo y apli­có re­duc­ción en el pa­go de al­qui­ler de ca­sas, el que in­cor­po­ró a las le­yes los de­re­chos de las mu­je­res y le­yes de pro­tec­ción pa­ra evi­tar su ex­plo­ta­ción?, ¿Ga­da­fi al que se le ocu­rrió unir a los pue­blos ára­bes pa­ra de­fen­der­se de la do­mi­na­ción nor­te­ame­ri­ca­na?...

S- Ya, ya, ya pa­ra tu ca­rri­to pe­rro, por­que al mar­gen de la ver­dad de lo que ex­pre­sas, Ga­da­fi fue un dic­ta­dor ase­sino… R- Grrr, si lo fue no co­rres­pon­día a USA ni a Eu­ro­pa juz­gar­lo, me­nos ase­si­nar­lo y mu­cho me­nos ro­bar­se las ri­que­zas de Li­bia.

S- ¡En­tien­de pe­rro!, Ga­da­fi era una ma­la per­so­na. R- ¿Peor que Trump? S- Es­te, no, él no se me­tía con otras na­cio­nes; pe­ro no pue­des ig­no­rar que co­me­tió la lo­cu­ra de que­rer des­pla­zar el dó­lar y usar otras mo­ne­das en ope­ra­cio­nes pe­tro­le­ras. R- Grrr. Lo que le cos­tó la vi­da a Mua­mar, por­que los mal lla­ma­dos de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia pue­den ne­go­ciar con ase­si­nos y con dic­ta­do­res sin nin­gún pru­ri­to, ver re­la­ción de Trump con Co­rea del Nor­te o con la dic­ta­du­ra en Ara­bia; cuan­do con­vie­ne a sus in­tere$es no hay freno ni li­mi­te a la in­mo­ra­li­dad; pe­ro im­po­si­ble per­mi­tir que vi­va quien se quie­ra li­be­rar del yu­go y ser li­bre…

Pe­ro vol­vien­do al te­ma, mi San­tias, si no quie­res lla­mar­les piratas a los la­dro­nes in­ter­na­cio­na­les de hoy, es­tás en tu de­re­cho; ¿te pa­re­ce que les lla­me­mos cor­sa­rios?

S- ¿Y eso que es, mi Rufo? R- Guau, pues un cor­sa­rio es lo mis­mo que un pi­ra­ta, na­da más que con per­mi­so de su go­bierno, el que se les otor­ga­ba me­dian­te un do­cu­men­to ofi­cial lla­ma­do pa­ten­te de cor­so, en­ten­di­do co­mo el de­re­cho que ofi­cial­men­te se atri­bu­ye pa­ra ha­cer o de­cir lo que le ven­ga en ga­na; pa­ra que me en­tien­das, mi San­tias, es el equi­va­len­te a la pre­si­den­cia imperial de Trump, con la que se atri­bu­ye el de­re­cho de ha­cer lo que se le an­to­ja, al mar­gen del de­re­cho in­ter­na­cio­nal; me­ca­nis­mo usa­do por los in­gle­ses pa­ra per­mi­tir el asal­to a los bar­cos es­pa­ño­les en el si­glo XVII en al­go pa­re­ci­do a una gue­rra de ba­ja in­ten­si­dad, co­mo la que apli­ca USA en con­tra de Ve­ne­zue­la ¡Sin de­cla­rar­le la gue­rra!, por la sen­ci­lla ra­zón de que no tie­ne mo­ti­vo ni de­re­cho… Piratas o cor­sa­rios mo­de­lo si­glo XXI, da lo mis­mo; el pun­to es que ¡Aguas!, a es­tos la­dro­nes los te­ne­mos de ve­ci­nos... ¡Así de sen­ci­llo!

Un sa­lu­do, una re­fle­xión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.