¡Trump, la lla­ve de la Ca­ja de Pan­do­ra!

Periódico AM Express Irapuato) - - CORREDOR INDUSTRIAL - Eric Bo­li­var

El pro­ble­ma de la ca­ja de Pan­do­ra no es la ca­ja ni los ma­les del mun­do que ha­bi­tan en ella. El pro­ble­ma es abrir­la y de­jar­los es­ca­par.

¡Do­nald Trump no es la Ca­ja de Pan­do­ra, pe­ro si es la mano que la abrió!

Hoy más que nun­ca re­co­jo lo que di­ce el Pri­mer Mi­nis­tro Ca­na­dien­se Jus­tin Tru­deau, quien en re­fe­ren­cia a la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad de aquel país di­ce: “Ca­na­dá es gran­de NO a pe­sar de las di­fe­ren­cias, sino más bien GRA­CIAS a ellas”. Es­ta­dos Uni­dos es una na­ción que tam­bién se con­for­mó

con di­ver­sas ra­zas y cul­tu­ras. Sin em­bar­go, pa­re­cie­ra que nun­ca han ter­mi­na­do de acep­tar lo an­te­rior. A pe­sar de que du­ran­te mu­cho tiem­po se man­tu­vo has­ta cier­ta for­ma con­te­ni­do, la reali­dad es que aque­llo era un pol­vo­rín y el dis­cur­so de odio, xe­no­fó­bi­co y ra­cis­ta de un Pre­si­den­te co­mo Do­nald Trump, es un ce­ri­llo en­cen­di­do.

El re­sul­ta­do es que hoy es vi­si­ble la per­se­cu­ción y la dis­cri­mi­na­ción a los his­pa­nos y en ge­ne­ral a otros gru­pos mi­gran­tes. Pe­ro tam­bién se ha ex­ten­di­do nue­va­men­te ha­cia la ra­za ne­gra y que es par­te fun­da­men­tal de la cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na.

Una de las fi­gu­ras que en­ca­be­zan las pro­tes­tas con­tra lo que con­si­de­ran “una po­lí­ti­ca de per­se­cu­ción, de odio y ra­cis­ta” es Co­lin Kae­per­nick, quien fue­ra ma­ris­cal de cam­po de los 49ers de San Fran­cis­co, equi­po de la NFL. Kae­per­nick ha pues­to en jaque a Do­nald Trump y a la pro­pia li­ga (tie­ne de­man­da­da a la NFL por cons­pi­ra­ción, ya que ale­ga que la mis­ma se con­fa­bu­ló pa­ra que nin­gún equi­po le pu­die­ra con­tra­tar.

Su ca­so ya fue acep­ta­do en jui­cio). El quar­ter­back ex­hi­bió su des­agra­do por la se­gre­ga­ción de la ra­za ne­gra, man­te­nien­do una ro­di­lla en el sue­lo du­ran­te el himno de EEUU en los par­ti­dos.

Do­nald Trump es­cri­bió en Twit­ter: “Los ju­ga­do­res que pro­tes­tan son unos hi­jos de pe­rra que de­ben ser ex­pul­sa­dos del cam­po”. Men­ciono lo an­te­rior pa­ra que pon­ga­mos en re­lie­ve el ti­po de pre­si­den­te que tie­ne hoy EEUU. Do­nald Trump es un pre­si­den­te cer­cano al Ku Klux Klan, con un dis­cur­so xe­no­fó­bi­co, gro­se­ro y pe­tu­lan­te. Es un ti­po que le en­can­ta en­cen­der el me­che­ro y que ade­más ¡se sien­te or­gu­llo­so de ello! Pa­trick Cru­sius, el jo­ven que el pa­sa­do sá­ba­do ase­si­nó al me­nos a 22 per­so­nas en El Pa­so, Te­xas, ma­ne­jó por 10 ho­ras des­de Da­llas pa­ra lle­gar a esa ciu­dad. Te­nía to­da cla­ri­dad en lo que ha­cía, pues siem­pre tu­vo en men­te que en el Pa­so y en una tien­da co­mo Wal­mart, ha­bría mu­chos me­xi­ca­nos. Sa­bia tam­bién que ese fin de se­ma­na com­pra­rían úti­les es­co­la­res y que ha­bría mu­chos ni­ños. Lo hi­zo con to­da la in­ten­ción de ma­tar me­xi­ca­nos. Se ins­pi­ró en el do­cu­men­to “The Great Re­pla­ce­ment Ma­ni­fes­to (El gran re­em­pla­zo)”, un do­cu­men­to que se mue­ve en la red y que se ha con­ver­ti­do en un pron­tua­rio de la cons­pi­ra­ción en la ul­tra­de­re­cha nor­te­ame­ri­ca­na.

El au­tor de di­cho ma­ni­fies­to se lla­ma Re­naud Ca­mus, quien es ac­ti­vo an­ti­in­mi­gran­te y xe­nó­fo­bo.

En su vi­sión te­rri­ble y dis­tor­sio­na­da de la reali­dad, Pa­trick, de 21 años de edad, con­si­de­ra que la Amé­ri­ca blan­ca es­tá sien­do de­vas­ta­da por los “in­va­so­res” (ter­mino que uti­li­za Do­nald Trump en sus dis­cur­sos), en es­te ca­so, his­pa­nos, que ter­mi­na­rán con­vir­tien­do a los blan­cos en mi­no­ría una vez que el Par­ti­do De­mó­cra­ta tome el con­trol to­tal del po­der es­ta­dou­ni­den­se en una na­ción que, di­ce, se vol­ve­rá uni­par­ti­dis­ta. Es­te su­je­to sue­ña en un país di­vi­di­do por ra­zas, don­de los blan­cos no se to­quen con los ne­gros, ni con los his­pa­nos, ni con los ára­bes, ni los orien­ta­les. Ha­bla de la im­por­tan­cia de pu­ri­fi­car los ge­nes no per­mi­tien­do que se mez­clen las ra­zas, par­ti­cu­lar­men­te los blan­cos con nin­gu­na otra. Lo que me preo­cu­pa es que es­te jo­ven, más allá de ser un ti­po en­fer­mo, sea la voz de una ge­ne­ra­ción de jóvenes o un gru­po enor­me de per­so­nas que tie­nen en su ADN el ren­cor, el odio, la xe­no­fo­bia. Me preo­cu­pa que los ni­ños nor­te­ame­ri­ca­nos con­vi­van con esa vi­sión ra­cis­ta, pues ade­más de es­ta ge­ne­ra­ción se es­ta­rá edu­can­do -si ca­be el tér­mino edu­car- a la si­guien­te, en prác­ti­cas de­lez­na­bles y que em­po­bre­cen al ser hu­mano. Oja­lá el dis­cur­so de odio de Trump des­apa­rez­ca y así co­mo pu­do abrir la ca­ja de Pan­do­ra, pue­da ayu­dar a ce­rrar­la. El mun­do agra­de­ce­ría ese ges­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.