Se des­con­ge­la Si­be­ria

» El ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá re­du­cien­do el per­ma­frost, el sue­lo con­ge­la­do per­ma­nen­te­men­te de esa re­gión ru­sa, lo que trans­for­ma la for­ma de vi­da e im­pac­ta el pai­sa­je ru­ral y ur­bano en uno de los lu­ga­res más fríos del pla­ne­ta

Periódico AM Express Irapuato) - - AM2 - Neil Mac­far­quhar

El asis­ten­te de la­bo­ra­to­rio abrió el con­ge­la­dor y sa­có un ob­je­to del ta­ma­ño de un ba­lón de fut­bol que es­ta­ba me­ti­do en una bol­sa de plás­ti­co he­cha ji­ro­nes, le qui­tó su cu­bier­ta lo­do­sa y lo co­lo­có so­bre una me­sa de ma­de­ra. Se tra­ta­ba de la ca­be­za de un lobo.

Es­te ani­mal, con su pe­la­je jas­pea­do y mos­tran­do los dien­tes, man­tu­vo su ce­ño frun­ci­do du­ran­te unos 32,000 años por­que fue pre­ser­va­do en el per­ma­frost a 20 me­tros ba­jo la su­per­fi­cie de Sa­já, al no­res­te de Si­be­ria. Co­mo el Ár­ti­co, que in­clu­ye gran par­te de Si­be­ria, se es­tá ca­len­tan­do al me­nos al do­ble de ve­lo­ci­dad que el resto del mun­do, el per­ma­frost —la tie­rra per­ma­nen­te­men­te con­ge­la­da— es­tá de­rri­tién­do­se. Curiosidad­es co­mo la ca­be­za del lobo han si­do ha­lla­das con ma­yor fre­cuen­cia en un lu­gar que ya es fa­mo­so por al­ber­gar ma­muts la­nu­dos con­ge­la­dos. El de­rre­ti­mien­to del per­ma­frost —jun­to con otras al­te­ra­cio­nes des­en­ca­de­na­das por el ca­len­ta­mien­to glo­bal— es­tá cam­bian­do la vi­da en es­ta le­ja­na re­gión que tam­bién es co­no­ci­da co­mo el Reino del In­vierno. Es uno de los lu­ga­res ha­bi­ta­dos más fríos y ade­más es enor­me; si fue­ra in­de­pen­dien­te, Sa­já se­ría el oc­ta­vo país más gran­de del mun­do.

Una pér­di­da con con­se­cuen­cias

La pér­di­da del per­ma­frost de­for­ma el pai­sa­je y de­rri­ba ca­sas y gra­ne­ros. Los pa­tro­nes de mi­gra­ción de los ani­ma­les que du­ran­te si­glos se han ca­za­do en es­ta re­gión han cam­bia­do, y las fuer­tes inun­da­cio­nes oca­sio­nan des­tro­zos ca­si to­das las pri­ma­ve­ras.

El agua, que des­la­va los ca­mi­nos rús­ti­cos y sa­ca a los ca­dá­ve­res de sus tum­bas, ame­na­za a po­bla­cio­nes en­te­ras con inun­da­cio­nes per­ma­nen­tes. Las olas ero­sio­nan la fran­ja cos­te­ra me­nos con­ge­la­da del Ár­ti­co.

Los pue­blos in­dí­ge­nas se en­cuen­tran más ame­na­za­dos que nun­ca y los re­si­den­tes se en­fren­tan a la na­tu­ra­le­za cons­tan­te­men­te, lo que ha­ce que se sien­tan atur­di­dos, des­con­cer­ta­dos, des­am­pa­ra­dos, de­pri­mi­dos y enoja­dos. “To­do es­tá cam­bian­do, la gen­te in­ten­ta adap­tar­se”, co­men­tó Afa­na­siy V. Ku­drin, un agri­cul­tor de 63 años de Na­limsk, una al­dea de 525 ha­bi­tan­tes en el círcu­lo po­lar ár­ti­co. “Ne­ce­si­ta­mos que re­gre­se el frío, pe­ro solo ha­ce más y más ca­lor”.

El cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno glo­bal pe­ro sus efec­tos son es­pe­cial­men­te gra­ves en Ru­sia, don­de el per­ma­frost cu­bre unas dos ter­ce­ras partes del país has­ta pro­fun­di­da­des que lle­gan a ca­si un ki­ló­me­tro y me­dio.

“La gen­te no asi­mi­la la mag­ni­tud de es­te cam­bio, y nues­tro go­bierno ni si­quie­ra pien­sa en ello”, se­ña­ló Ale­xan­der N. Fe­do­rov, sub­di­rec­tor del Mel­ni­kov Per­ma­frost Ins­ti­tu­te, un cen­tro de investigac­ión con se­de en Ya­kutsk, la ca­pi­tal de la re­gión.

En Sa­já, que com­pren­de ca­si el 20% de Ru­sia, las dis­tan­cias son enor­mes y el trans­por­te im­pre­vi­si­ble. La po­bla­ción es un po­co me­nor a un mi­llón de ha­bi­tan­tes. Los ha­bi­tan­tes ori­gi­na­rios bro­mean con que cada re­si­den­te de­be­ría te­ner un la­go.

Los 33 dis­tri­tos de Sa­já son del ta­ma­ño de al­gu­nos paí­ses. En el le­jano no­res­te, el dis­tri­to de Sred­ne­ko­limsk, que se en­cuen­tra en el círcu­lo po­lar ár­ti­co, es un po­co más pe­que­ño que Gre­cia. Solo 8000 re­si­den­tes vi­ven en diez al­deas, in­clu­yen­do 3500 que vi­ven en la ca­pi­tal tam­bién lla­ma­da Sred­ne­ko­limsk.

Ve­ra­nos más lar­gos e in­vier­nos más ca­lien­tes

En Sred­ne­ko­limsk, el ve­rano trans­cu­rría des­de el 1 de ju­nio has­ta el 1 de sep­tiem­bre, pe­ro aho­ra se ex­tien­de un par de se­ma­nas an­tes y des­pués. Los fo­ras­te­ros qui­zás no no­ten que en enero el termómetro lle­ga a 45 gra­dos Cel­sius ba­jo ce­ro, y no a 60 gra­dos Cel­sius ba­jo ce­ro. Los re­si­den­tes di­cen que 45 gra­dos es “fres­qui­to”. Si­guien­do el pa­trón re­gio­nal, la tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio anual en Ya­kutsk ha au­men­ta­do 2.5 gra­dos, de 10 gra­dos Cel­sius ba­jo ce­ro a 7.5 gra­dos Cel­sius ba­jo ce­ro du­ran­te va­rias dé­ca­das, afir­mó Fe­do­rov, del Mel­ni­kov Per­ma­frost Ins­ti­tu­te.

Los in­vier­nos más ca­lien­tes y los ve­ra­nos más lar­gos es­tán de­rri­tien­do la tie­rra con­ge­la­da que cu­bre el 90% de Sa­já. La ca­pa su­pe­rior que se de­rri­te en el ve­rano y se con­ge­la en el in­vierno pue­de ba­jar has­ta tres me­tros cuan­do el má­xi­mo era po­co me­nos de un me­tro. Los acan­ti­la­dos en ero­sión so­bre los ban­cos de los ríos dejan ex­pues­tas otras zo­nas —co­mo esa don­de apa­re­ció la ca­be­za del lobo— que du­ran­te mu­cho tiem­po es­tu­vie­ron en­te­rra­das a una gran pro­fun­di­dad.

El de­rre­ti­mien­to del per­ma­frost y el au­men­to de las pre­ci­pi­ta­cio­nes han he­cho que la tie­rra es­té más mo­ja­da. La nie­ve y la llu­via ge­ne­ran un círcu­lo vi­cio­so y for­man una ca­pa ais­lan­te que ace­le­ra el des­hie­lo sub­te­rrá­neo.

El agua que se acu­mu­la de­trás de los tém­pa­nos de hie­lo aho­ra pro­vo­ca inun­da­cio­nes de­vas­ta­do­ras prác­ti­ca­men­te to­dos los me­ses de ma­yo. En ge­ne­ral, los pa­tos tur­pan ne­gros lle­ga­ban du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de ju­nio. Es­te año, las aves mi­gra­to­rias em­pe­za­ron a lle­gar el 1 de ma­yo. Hu­bo me­nos tur­pan y, de pron­to, apa­re­cie­ron gan­sos, al­go nue­vo en la re­gión. En otras partes, las ru­tas de la mi­gra­ción de los ve­na­dos sal­va­jes han cam­bia­do, mien­tras que in­sec­tos y plan­tas po­co co­no­ci­das aho­ra ha­bi­tan los bos­ques. Na­limsk, die­ci­ocho ki­ló­me­tros al nor­te de Sred­ne­ko­limsk, se ha inun­da­do du­ran­te cin­co años con­se­cu­ti­vos. Los ca­za­do­res so­lían al­ma­ce­nar pes­ca­do y los ani­ma­les que ca­za­ban en una cue­va de sie­te me­tros de pro­fun­di­dad

›› La gen­te no asi­mi­la la mag­ni­tud de es­te cam­bio (cli­má­ti­co), y nues­tro go­bierno ni si­quie­ra pien­sa en ello.‹‹

Ale­xan­der N. Fe­do­rov Sub­di­rec­tor del Mel­ni­kov Per­ma­frost Ins­ti­tu­te

ca­va­da en el per­ma­frost, una es­pe­cie de con­ge­la­dor na­tu­ral. Aho­ra sus pa­re­des go­tean agua y la car­ne se echa a per­der.

Tam­bién la cul­tu­ra es afec­ta­da

Más ha­cia el nor­te, los re­si­den­tes se rehú­san a aban­do­nar sus al­deas anega­das fren­te al río por el te­mor de per­der ac­ce­so al pes­ca­do blan­co, que cons­ti­tu­ye su die­ta bá­si­ca. El pue­blo de Ber­yo­zov­ka se ha inun­da­do prác­ti­ca­men­te cada pri­ma­ve­ra du­ran­te una dé­ca­da; sus 300 re­si­den­tes tie­nen que trans­por­tar­se en bo­te du­ran­te va­rias se­ma­nas pa­ra ha­cer di­li­gen­cias co­mo com­prar el pan. Fi­nal­men­te han acep­ta­do un pro­yec­to de cin­co años pa­ra tras­la­dar el pue­blo 800 me­tros co­li­na arri­ba.

En ese dis­tri­to, Ber­yo­zov­ka tie­ne la úni­ca con­cen­tra­ción de evens, una de las tri­bus in­dí­ge­nas que es­tán des­apa­re­cien­do.

“En al­gún mo­men­to, ha­bla­ron de aban­do­nar la al­dea, pe­ro la gen­te no que­ría ir­se”, afir­mó Oct­ya­bri­na R. No­vo­sel­tse­va, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Pue­blos In­dí­ge­nas del Nor­te en la re­gión de Sred­ne­ko­limsk. “Per­de­rían to­do, la cul­tu­ra des­apa­re­ce­ría”.

Di­fí­cil com­ba­te

El go­bierno de Mos­cú es un con­cep­to abs­trac­to. Alas­ka es­tá más cer­ca. Los po­bla­do­res de Sa­já la­men­tan ha­ber con­fia­do en sus pro­pios re­cur­sos pa­ra adap­tar­se al cam­bio cli­má­ti­co. El go­bierno tam­po­co pue­de ha­cer mu­cho res­pec­to de los pro­ble­mas am­bien­ta­les, in­clu­yen­do los in­cen­dios fo­res­ta­les que se ori­gi­nan en los mi­llo­nes de hec­tá­reas de bos­ques re­mo­tos en to­do Sa­já y el resto de Si­be­ria. Lle­gar a ellos es de­ma­sia­do cos­to­so. La pér­di­da del per­ma­frost tam­bién afec­ta a la ca­pi­tal, Ya­kutsk. Se­gún su al­cal­de­sa, Sar­da­na Avk­sen­tie­va, el hun­di­mien­to del sue­lo ha da­ña­do unos mil edi­fi­cios, mien­tras que las ca­rre­te­ras y las ace­ras ne­ce­si­tan reparacion­es cons­tan­tes.

Con­for­me el per­ma­frost se de­rri­te en Sa­já, par­te de la tie­rra se hun­de y trans­for­ma el te­rreno en un cam­po de pe­que­ñas co­li­nas y crá­te­res lla­ma­do ter­mo­karst. In­clu­so pue­de hun­dir­se más y for­mar pan­ta­nos y, pos­te­rior­men­te, la­gos. Des­de el ai­re, el ter­mo­karst da la im­pre­sión de que ve­rru­gas gi­gan­tes­cas es­tán in­va­dien­do la tie­rra. Es­ta si­tua­ción ha­ce que sea im­po­si­ble arar o pas­tar en lo que an­tes eran te­rre­nos pla­nos.

El pai­sa­je de la al­dea de Usun-kyu­yol en Sa­já, Ru­sia, ha su­fri­do gran­des cam­bios por la apa­ri­ción del ter­mo­karst, que son pe­que­ñas co­li­nas y crá­te­res ge­ne­ra­dos por las cam­bian­tes tem­pe­ra­tu­ras sub­te­rrá­neas.

Pes­ca­do­res sacan un bo­te del río Ko­li­má, al no­res­te de Sa­já, cer­ca de las nue­ve de la no­che. En el ve­rano, el sol nun­ca se ocul­ta por com­ple­to en esa re­gión.

Va­sily P. Oko­nesh­ni­kov, lí­der de la al­dea de Na­limsk, ins­pec­cio­na un pos­te pa­ra atar ca­ba­llos. De­bi­do a las inun­da­cio­nes, los pos­tes ya no se man­tie­nen de­re­chos, al­gu­nos se con­si­de­ran sa­gra­dos.

En Sred­ne­ko­limsk, don­de un ve­te­rano de la gue­rra de Ucra­nia en­lo­que­ció y ase­si­nó a un ofi­cial an­tes de sui­ci­dar­se, se con­ser­vó su ca­dá­ver en un con­ge­la­dor ex­ca­va­do en el per­ma­frost.

Afa­na­siy V. Ku­drin, un agri­cul­tor en Na­limsk de 63 años, mues­tra una bo­de­ga de per­ma­frost cu­yas pa­re­des aho­ra go­tean agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.