El fin de un rei­na­do san­grien­to

Periódico AM Express Irapuato) - - OPINIÓN - Héc­tor de Mau­león

In­ter­ven­cio­nes te­le­fó­ni­cas, efec­tua­das al­re­de­dor de un gru­po de pro­vee­do­res de ma­rihua­na y ama­po­la, in­di­ca­ron a la Po­li­cía Fe­de­ral que si­ca­rios de Juan Cas­ti­llo Gó­mez, “El Te­nien­te” —uno de los je­fes del nar­co en la sie­rra de Gue­rre­ro— le es­ta­ban sir­vien­do de es­cu­do a uno de los hom­bres más bus­ca­dos, el cé­le­bre San­tia­go Ma­za­ri Her­nán­dez, alias “El Ca­rre­te”, lí­der de Los Ro­jos.

To­do se pre­ci­pi­tó: mien­tras el se­gui­mien­to de di­ver­sos ce­lu­la­res arro­jó una ubi­ca­ción en la zo­na se­rra­na de Gue­rre­ro, nar­co­man­tas aban­do­na­das en Mo­re­los se­ña­la­ron que Ma­za­ri, uno de los cri­mi­na­les más vio­len­tos y san­gui­na­rios de Mé­xi­co, se ha­lla­ba es­con­di­do en Co­rral de Pie­dra y Fi­lo de Ca­ba­llos, en las in­me­dia­cio­nes de Chi­chihual­co.

En esa zo­na se es­ta­ban re­por­tan­do cruen­tos en­fren­ta­mien­tos en­tre la gen­te de “El Te­nien­te” y guar­dias co­mu­ni­ta­rios de la FUSDEG, el Fren­te Uni­do por la Se­gu­ri­dad y el Desa­rro­llo de Gue­rre­ro, al que se acu­sa de es­tar al ser­vi­cio de una or­ga­ni­za­ción ri­val: el Cár­tel Ja­lis­co.

El en­fren­ta­mien­to ha­bía du­ra­do va­rios días. En la ba­la­ce­ra quedó he­ri­do “El Te­nien­te”, quien po­co des­pués mu­rió de­san­gra­do (fue en­te­rra­do por su her­ma­na y sus tres her­ma­nos). “El Ca­rre­te” bus­có re­fu­gio en la sie­rra. Lo­gró pa­gar a unos po­bla­do­res pa­ra que le pres­ta­ran un ca­mión de vol­teo e in­ten­tó sa­lir de ahí en com­pa­ñía de su ga­ti­lle­ro: Mar­co Ge­rar­do Paz, “La Ki­ka”. No lle­gó muy le­jos. Un re­tén instalado por los co­mu­ni­ta­rios lo de­tu­vo. A esa mis­ma ho­ra, ma­ri­nos, mi­li­ta­res y po­li­cías fe­de­ra­les, pei­na­ban los al­re­de­do­res, bus­cán­do­lo.

Un he­li­cóp­te­ro de la Ma­ri­na lo con­du­jo a la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El gru­po en­ca­be­za­do por “El Ca­rre­te” sur­gió co­mo or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal ha­ce una dé­ca­da, tras el aba­ti­mien­to en Cuer­na­va­ca de Ar­tu­ro Bel­trán Leyva. “El Ca­rre­te” for­ma­ba par­te del círcu­lo de guar­daes­pal­das de es­te ca­po. Aque­lla tar­de, sin em­bar­go, no se en­con­tra­ba en la to­rre don­de Bel­trán y sus si­ca­rios fue­ron acri­bi­lla­dos. Ha­bía si­do aprehen­di­do en la en­ton­ces de­le­ga­ción Cuauh­té­moc de la Ciu­dad de Mé­xi­co por po­se­sión de ar­mas de uso re­ser­va­do. Es­to le sal­vó la vi­da, y hun­dió a Mo­re­los en una no­che de se­cues­tros, ex­tor­sio­nes, ase­si­na­tos y des­cuar­ti­za­mien­tos. Ma­za­ri Her­nán­dez fue li­be­ra­do en 2010, tras pa­gar una fian­za de 5 mi­llo­nes de pe­sos. La muer­te de Bel­trán lo con­vir­tió en je­fe de pla­za de Ama­cu­zac, Te­te­ca­la, Puen­te de Ixtla y Acatlán. Por lo de­más, su tío, Al­fon­so Mi­ran­da, aca­ba­ba de con­ver­tir­se en pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de Ama­cu­zac: esa re­la­ción fue cru­cial pa­ra él.

Los dos pri­me­ros lí­de­res de Los Ro­jos — Cri­só­fo­ro Mal­do­na­do y An­to­nio Ro­mán, apo­da­dos “El Bo­ci­nas” y “La Mo­ña”— fue­ron eje­cu­ta­dos pron­to. “El Ca­rre­te” se con­vir­tió en due­ño ab­so­lu­to del es­ta­do. En­tre 2010 y 2012 el se­cues­tro cre­ció en Mo­re­los 58%. Los ho­mi­ci­dios pa­sa­ron de 559 a 862 en un año, las ex­tor­sio­nes al­can­za­ron una ta­sa de 35 por cada 100 mil ha­bi­tan­tes. “El Ca­rre­te” fi­nan­ció cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, im­pu­so je­fes po­li­cia­cos, de­cre­tó “le­van­to­nes” y se­cues­tros. Con­tro­ló la ven­ta y el tra­sie­go de dro­ga. Y so­bre to­do, ase­si­nó. Ase­si­nó a mi­les de ri­va­les, y tam­bién a fun­cio­na­rios, can­di­da­tos, ele­men­tos po­li­cia­cos —y a la in­fe­liz po­bla­ción ci­vil que se cru­zó con él.

Los pri­me­ros gol­pes a su es­truc­tu­ra fue­ron a prin­ci­pios de 2014, cuan­do se im­pu­so el Man­do Úni­co, y el en­ton­ces co­mi­sio­na­do de se­gu­ri­dad Al­ber­to Ca­pe­lla le arre­ba­tó el con­trol de las po­li­cías mu­ni­ci­pa­les. En ma­yo de ese año fue­ron de­te­ni­dos dos her­ma­nos su­yos, así co­mo el je­fe de pla­za de Xo­chi­te­pec. Se­gún do­cu­men­tó el Ci­sen, “El Ca­rre­te” or­de­nó la muer­te de Ca­pe­lla a los je­fes de pla­za de Ama­cu­zac y Te­te­ca­la. Es­tos fue­ron de­te­ni­dos, sin em­bar­go, por la Po­li­cía Fe­de­ral.

En ma­yo del año si­guien­te, la aprehen­sión en Ti­jua­na de Agustín Mo­ro­nat­ti Cha­bo­ya per­mi­tió que se le abrie­ra una car­pe­ta de investigac­ión por se­cues­tro. Mo­ro­nat­ti en­tre­gó a las au­to­ri­da­des in­for­ma­ción cru­cial. Su gru­po co­men­zó a ser des­man­te­la­do. Las aprehen­sio­nes, el año pa­sa­do, de uno de sus prin­ci­pa­les lu­gar­te­nien­tes, “El Te­lú­ri­co”, así co­mo de su hi­jo Ale­xis, vol­vie­ron im­po­si­ble su es­tan­cia en Mo­re­los. De­bi­li­ta­do, se es­con­dió en la sie­rra, hi­zo alian­zas en Gue­rre­ro con el fin de re­to­mar el con­trol del co­rre­dor Mé­xi­co-mo­re­lo­sa­ca­pul­co.

Se­gún di­jo, las po­li­cías co­mu­ni­ta­rias que ha­bía fi­nan­cia­do, lo trai­cio­na­ron. Ayer le dic­ta­ron auto de for­mal pri­sión. Por el mo­men­to, una de las peores pe­sa­di­llas de Mé­xi­co ha ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.