El se­cre­ta­rio em­pa­ni­za­do

Periódico AM Express Irapuato) - - OPINIÓN - Car­los Loret de Mo­la his­to­rias­re­por­te­[email protected]

Ella di­jo que no. Él que sí. La Je­fa de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co y su se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad se con­tra­di­je­ron el fin de se­ma­na pa­sa­do. El te­ma: los cua­tro po­li­cías acu­sa­dos de agre­dir se­xual­men­te a una jo­ven, a bor­do de una pa­tru­lla en la al­cal­día Az­ca­pot­zal­co. En una en­tre­vis­ta ban­que­te­ra, tras la en­tre­ga de pa­tru­llas, Jesús Or­ta ase­gu­ró a los co­le­gas re­por­te­ros que los ele­men­tos con­ti­nua­ban en sus la­bo­res de cos­tum­bre por­que no ha­bía impu­tación en su con­tra y la Pro­cu­ra­du­ría de Jus­ti­cia lo­cal no los ha­bía lla­ma­do a pre­sen­tar­se. Agre­gó que no po­día vio­len­tar sus de­re­chos la­bo­ra­les.

Pe­ro su je­fa, Clau­dia Shein­baum, dio una de­cla­ra­ción que cho­có de fren­te: ase­gu­ró que los cua­tro po­li­cías se­ña­la­dos no se re­in­cor­po­ra­rían a sus fun­cio­nes y que ella se pon­dría del lado de la Jus­ti­cia.

Los re­por­te­ros in­sis­tie­ron y le pre­gun­ta­ron a Shein­baum si con­tra­de­cía a su se­cre­ta­rio. Pa­ra sa­lir del pa­so, tu­vo que po­ner­le po­lish al gol­pe: “Me co­mu­ni­ca­ré con él y la pro­cu­ra­do­ra pa­ra ver cuál es el avan­ce de la investigac­ión”, di­jo.

72 ho­ras des­pués, mu­je­res in­te­gran­tes de dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes se ma­ni­fes­ta­ron en ca­lles de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra exi­gir avan­ces en es­te ca­so y en el del Mu­seo Ar­chi­vo de la Fo­to­gra­fía, don­de tam­bién una me­nor de edad ha acu­sa­do de abu­so se­xual a un po­li­cía.

El se­cre­ta­rio Or­ta vi­vió las con­se­cuen­cias de la con­tra­dic­ción. Al sa­lir a ofre­cer el diálogo, una de las ma­ni­fes­tan­tes to­mó un pu­ño de dia­man­ti­na y se lo aven­tó. Un se­cre­ta­rio em­pa­ni­za­do en co­lor ro­sa, con­tra­ria­do y que, vi­si­ble­men­te mo­les­to, re­gre­só a su ofi­ci­na can­ce­lan­do la po­si­bi­li­dad de cual­quier en­cuen­tro.

Tam­bién la Pro­cu­ra­du­ría vi­vió las con­se­cuen­cias de la con­tra­dic­ción. Pin­tas, cris­ta­les ro­tos, cá­ma­ras y equi­po des­trui­do. En el dis­cur­so de Mo­re­na es­te ti­po de ac­tos vio­len­tos se jus­ti­fi­can por­que son una mues­tra del har­taz­go en un sec­tor es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­ble. Así que no tie­nen ni có­mo re­cla­mar lo de ayer lu­nes: un sec­tor de la po­bla­ción que ya no pue­de ca­mi­nar sin mie­do por una ca­lle so­li­ta­ria. Un sec­tor de la po­bla­ción que, cuan­do ven­ce los mie­dos de la de­nun­cia y se atre­ve a acu­dir an­te el mi­nis­te­rio pú­bli­co, ve sus datos fil­tra­dos, ex­pues­tos al pú­bli­co y pre­fie­re el si­len­cio por­que una investigac­ión de­cen­te es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Si las au­to­ri­da­des quieren que lo su­ce­di­do ayer no se vuel­va a re­pe­tir o es­ca­le, de­ben cuan­do me­nos ac­tuar en coor­di­na­ción. Se­ría ape­nas un pun­to de par­ti­da.

Saciamorbo­s

Tras la muer­te de Jo­sé Mar­tín Go­doy Cas­tro, ex­se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad Pública de Mi­choa­cán, quedó en el pues­to Is­rael Pa­trón, uno de sus cer­ca­nos que ga­ran­ti­za con­ti­nui­dad. Pe­ro a las ban­das que se dispu­tan ese es­ta­do no les gus­tó. Lo de Urua­pan lo han to­ma­do en el go­bierno co­mo un men­sa­je del cár­tel pa­ra que com­ba­ta a quien les in­co­mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.