Au­to­cra­cia

Periódico AM Express Irapuato) - - OPINIÓN - Fe­de­ri­co Reyes He­ro­les

Las ra­zo­nes del des­plo­me es­tán adentro y al­guien es res­pon­sa­ble. Cre­cer al 2% no era pa­ra echar las cam­pa­nas al vue­lo, pe­ro no cre­cer me­re­ce re­fle­xión y al­go de hu­mil­dad.

Fue Ro­bert Dahl quien echó a ro­dar la ex­pre­sión a fi­na­les de los se­ten­ta. To­da de­mo­cra­cia desem­bo­ca en una po­liar­quía, en un go­bierno de mu­chos. Cada quien, en su par­ce­la, tie­ne al­go que de­cir y el go­ber­nan­te de­be es­cu­char y des­pués de­ci­dir. To­do in­di­ca que nos ale­ja­mos de la desea­ble po­liar­quía, que es­ta­mos en una au­to­cra­cia, la ver­dad de un solo hom­bre. En un he­cho sin pre­ce­den­te seis ex­se­cre­ta­rios de Sa­lud di­ri­gie­ron una car­ta al pre­si­den­te López Obra­dor. Se tra­ta de una lis­ta de muy con­no­ta­dos per­so­na­jes (en or­den de ges­tión Gui­ller­mo Soberón, Ju­lio Frenk, J. A. Cór­do­ba Vi­lla­lo­bos, Sa­lo­món Cher­to­rivs­ki, Mer­ce­des Juan y Jo­sé Na­rro) dos ex­rec­to­res de la UNAM, el ac­tual pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi to­dos, con co­no­ci­mien­tos y ex­pe­rien­cia en el sec­tor. En sus ma­nos ha es­ta­do el an­da­mia­je na­cio­nal de sa­lud pública en el úl­ti­mo cuar­to de si­glo y con ad­mi­nis­tra­cio­nes de dis­tin­tos sig­nos. El pun­to cen­tral del tex­to es la des­apa­ri­ción del Se­gu­ro Po­pu­lar. Re­duc­ción de mor­ta­li­dad in­fan­til, muer­te ma­ter­na, eli­mi­na­ción o con­trol de en­fer­me­da­des co­mo po­lio­mie­li­tis, sa­ram­pión, dif­te­ria, ru­béo­la, es­que­mas de va­cu­na­ción e investigac­ión, mul­ti­pli­ca­ción del nú­me­ro de afi­lia­dos por 15 en 10 años, mu­chas más ca­mas, con­trol epi­de­mio­ló­gi­co y un lar­go etc., só­lo en­cuen­tran ex­pli­ca­ción al pa­sar por el Se­gu­ro Po­pu­lar. Ejer­cie­ron res­pe­tuo­sa­men­te su de­re­cho a opi­nar con el pe­so de la ex­pe­rien­cia, ad­vir­tie­ron los ries­gos, eso es to­do. El pun­to más de­li­ca­do so­cial­men­te es tras­to­car el Fon­do de Pro­tec­ción con­tra Gas­tos Ca­tas­tró­fi­cos que ha per­mi­ti­do

al Se­gu­ro Po­pu­lar aten­der cien­tos de mi­les de ca­sos muy gra­ves que muy pro­ba­ble­men­te hu­bie­ran em­po­bre­ci­do a las fa­mi­lias sin ese apo­yo. Se tra­ta de te­mas muy com­ple­jos y es­tos seis me­xi­ca­nos sin du­da tie­nen mu­cho que de­cir al res­pec­to. Lo in­creí­ble fue la res­pues­ta pre­si­den­cial, en lu­gar de in­vi­tar­les un ca­fé pa­ra es­cu­char sus ar­gu­men­tos, el Pre­si­den­te los agre­dió: “se de­di­ca­ron a ro­bar en el sec­tor” y des­pués los ca­li­fi­có de ig­no­ran­tes y des­in­for­ma­dos. Nin­guno de ellos me­re­ce esa res­pues­ta. Los ex­se­cre­ta­rios ex­hor­ta­ban a ini­ciar un diálogo. El Pre­si­den­te los mal­tra­tó. En una de­mo­cra­cia li­be­ral, en una po­liar­quía, to­dos es­ta­mos obli­ga­dos a es­cu­char. En la mis­ma se­ma­na el Pre­si­den­te vol­vió a agre­dir a los cien­tí­fi­cos con nue­vas dia­tri­bas, ca­si til­dán­do­los de bo­bos que no en­tien­den na­da, ex­pre­sio­nes que se su­man al re­cha­zo de los eco­no­mis­tas y sus sa­be­res, de los inú­ti­les fo­ros in­ter­na­cio­na­les, de las ca­li­fi­ca­do­ras, de los téc­ni­cos que per­fo­ran po­zos pe­tro­le­ros, de las re­co­men­da­cio­nes de la CNDH. El sa­be­lo­to­do es él. No ne­ce­si­ta de ex­per­tos en nin­gu­na ma­te­ria por­que per­fo­rar po­zos pe­tro­le­ros es co­mo ha­cer un ho­yo, la eco­no­mía se ma­ne­ja con sen­ti­do co­mún, pa­ra en­ten­der un sis­te­ma de sa­lud bas­ta con vi­si­tar un hos­pi­tal, el tu­ris­mo se da solo. Él no ne­ce­si­ta apren­der de na­die. Con fre­cuen­cia re­ci­be a los em­pre­sa­rios y los oye, pe­ro, en los he­chos, mues­tra que no los es­cu­cha ni en­tien­de. Ter­mi­nar los con­tra­tos con gran­des empresas de la cons­truc­ción o de la in­dus­tria pe­tro­le­ra no me­re­ce una se­gun­da con­si­de­ra­ción. El es­pí­ri­tu na­cio­na­lis­ta ben­di­ce to­das sus de­ci­sio­nes, ae­ro­puer­tos, tre­nes. Los eco­lo­gis­tas o con­ser­va­cio­nis­tas es­tor­ban. Las re­fi­ne­rías se pue­den cons­truir don­de su ima­gi­na­ción lo de­ci­da. En lu­gar de acep­tar sus li­mi­ta­cio­nes ro­deán­do­se de ex­per­tos, las co­ra­zo­na­das go­bier­nan.

Pe­ro re­sul­ta que la in­ver­sión se des­plo­mó só­lo en ma­yo ca­si 7%, la eco­no­mía es­tá pas­ma­da, el con­su­mo se tam­ba­lea de la mano de la con­fian­za del con­su­mi­dor, el des­em­pleo au­men­ta y por pri­me­ra oca­sión en 25 años nues­tra eco­no­mía se se­pa­ra de la de Es­ta­dos Uni­dos: ellos cre­cen no­so­tros no. Las ra­zo­nes del des­plo­me es­tán adentro y al­guien es res­pon­sa­ble. Cre­cer al 2% no era pa­ra echar las cam­pa­nas al vue­lo, pe­ro no cre­cer me­re­ce re­fle­xión y al­go de hu­mil­dad. En los he­chos el Pre­si­den­te no cree en la po­liar­quía, ni en la cien­cia, ni en la ex­pe­rien­cia de otros. Su ver­dad nos go­bier­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.