La Mu­jer “

Periódico AM Express Irapuato) - - OPINIÓN - Catón

No sé por qué los hom­bres nos mi­ran tan­to las pier­nas a las mu­je­res, y lue­go a la ho­ra de la ho­ra es lo pri­me­ro que ha­cen a un lado”. Así me di­jo, Ar­man­do, cier­ta in­ge­nio­sa ami­ga mía due­ña de her­mo­sas pier­nas. Esa par­te de la mu­jer, es cier­to, ejer­ce un atrac­ti­vo irre­sis­ti­ble pa­ra los ojos mas­cu­li­nos. Pien­so que mi­ra­mos las pier­nas fe­me­ni­nas co­mo au­gu­rio cier­to de cer­cano pa­raí­so, co­mo ca­mino o vía que con­du­ce a go­ces inefa­bles. Yo dis­fru­té, so­brino, la vi­sión de ese es­plén­di­do en­can­to -las pier­nas de mu­jer- cuan­do aún lo ro­dea­ban otros en­can­tos pa­ra­le­los. Asis­tí a la ven­tu­ro­sa lle­ga­da de las me­dias de nai­lon, de co­lor vo­lup­tuo­sa­men­te ne­gro, con ra­ya en me­dio co­mo guía pa­ra ele­var la mi­ra­da ha­cia la tie­rra pro­me­ti­da. Tú, que eres ofen­si­va­men­te jo­ven en com­pa­ra­ción con tu tío Felipe -o sea con­mi­go-, tu­vis­te la des­gra­cia de no co­no­cer ya la pren­da fe­me­ni­na co­no­ci­da con el nom­bre de li­gue­ro, que sos­te­nía en al­to aque­llas me­dias y cu­ya vis­ta sos­te­nía igual­men­te al fe­liz va­rón que lo mi­ra­ba. Si bus­cas la pe­lí­cu­la “Ayer, hoy y ma­ña­na” en al­guno de esos artilugios di­gi­ta­les que sa­bes usar tan bien, po­si­ble­men­te pa­ra tu mal, ve­rás ahí a una Sop­hia Lo­ren su­bli­me­men­te be­lla lu­cien­do me­dias ne­gras y li­gue­ro. Cual­quier hom­bre con el al­ma en su al­ma­rio te di­rá que esa ima­gen no es de una mu­jer: es de La Mu­jer. Pe­ro eso, pa­ra tu in­for­tu­nio, es co­sa del ayer. El hoy y el ma­ña­na ya ca­si no co­no­cen esas pre­cio­su­ras. Al­gún ca­na­lla -o al­gu­na- tu­vo le in­fe­li­cí­si­ma ocu­rren­cia de in­ven­tar la mal­ha­da­da pan­ti­me­dia, prác­ti­ca y có­mo­da pa­ra la mu­jer, es cier­to, pe­ro enemi­ga mor­tal del mas­cu­lino gé­ne­ro. La crea­ción de esa pren­da, que al­go de pan­ta­lón tie­ne, re­pre­sen­tó un du­ro gol­pe pa­ra el ero­tis­mo, sin el cual eso de ha­cer el amor se vuel­ve cum­pli­mien­to me­cá­ni­co y ru­ti­na­rio de un ac­to en el cual de­ben par­ti­ci­par el cuer­po y el al­ma, el ar­te y la ima­gi­na­ción. Por for­tu­na en al­gu­nas tien­das de mar­ca todavía es po­si­ble en­con­trar aque­lla ga­la de la sen­sua­li­dad, el li­gue­ro, y aque­llas me­dias que en­vol­vían las pier­nas de la mu­jer co­mo una sua­ve ca­ri­cia de va­rón sa­pien­te. Tam­bién en­con­tra­rás ta­les de­li­cias en esos be­ne­mé­ri­tos es­ta­ble­ci­mien­tos lla­ma­dos sex shops. In­creí­ble­men­te en nues­tro país las tien­das don­de se venden ar­tícu­los eró­ti­cos son todavía es­ca­sas en nú­me­ro, y no son po­cos los clien­tes que in­gre­san a ellas co­mo a un lu­gar prohi­bi­do. Se po­nen len­tes ne­gros, som­bre­ro o go­rra, y al­gu­nos se cu­bren me­dia ca­ra con una bu­fan­da, aun­que sea épo­ca de ca­lor ca­ni­cu­lar. Y sin em­bar­go las sex shops con­tri­bu­yen al bien de la hu­ma­ni­dad, pues en­ri­que­cen en mu­chas y muy va­ria­das for­mas el ejer­ci­cio de la se­xua­li­dad. Si por mí fue­ra en cada es­qui­na ha­bría una tien­da de ésas. Se­rían co­mo Ox­xos, y a ellas se en­tra­ría con la mis­ma na­tu­ra­li­dad con que se en­tra a un Se­ven o un Star­bucks. Cla­ro que en mi ca­so, so­brino, las sex shops ya son más bien ex shops, pe­ro tú, que es­tás aún en la di­vi­na edad de ha­cer lo­cu­ras, pro­cu­ra vi­si­tar al­gu­na tien­da de ésas. Te ase­gu­ro que se di­la­ta­rán los ho­ri­zon­tes de tus co­no­ci­mien­tos so­bre el amor sen­sual, y a los go­ces que brin­da na­tu­ral­men­te la na­tu­ra­le­za aña­di­rás los que de­ri­van de la in­ven­ti­va hu­ma­na. So­bre to­do no de­jes de bus­car un par de me­dias ne­gras con ra­ya en me­dio y su co­rres­pon­dien­te li­gue­ro. En la pri­me­ra opor­tu­ni­dad que ten­gas haz que al­gu­na ami­gui­ta tu­ya se pon­ga esas pren­das. Te doy mi pa­la­bra de que te ve­rás en las puertas del edén. Tú se­rás Mar­ce­llo Mas­troian­ni y ella se­rá Sop­hia Lo­ren. Me­jor todavía: ella se­rá ella y tú se­rás tú. Tam­bién, Ar­man­do, hu­bo un tiem­po en que tu tío Felipe fue en­te­ra­men­te tu tío Felipe. Tam­bién hu­bo un tiem­po en el que yo fui yo. FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.