Los ar­gen­ti­nos de­to­nan la bom­ba

Periódico AM Express Irapuato) - - OPINIÓN - En­ri­que Gó­mez Oroz­co

Las al­ter­na­ti­vas en Ar­gen­ti­na eran só­lo dos: vo­tar por Mau­ri­cio Ma­cri, el ac­tual pre­si­den­te neo­li­be­ral y en­fren­tar una si­tua­ción de pre­ca­ria es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca que po­dría con­ver­tir­se en una me­jo­ra pau­la­ti­na, o de­to­nar la bom­ba con el re­gre­so al po­pu­lis­mo con Al­ber­to Fer­nán­dez y Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner.

Aun­que fue una elec­ción ade­lan­ta­da, una es­pe­cie de pri­ma­ria, el re­sul­ta­do im­pac­tó de in­me­dia­to en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. El pe­so se de­va­luó un 20%. Lo más gra­ve, el va­lor del di­ne­ro se en­ca­re­ció en 11% con el al­za de las ta­sas de sus bo­nos que lle­ga­ron al 74.8% anual (im­pa­ga­bles). El Ban­co Cen­tral se vio obli­ga­do a ven­der re­ser­vas pa­ra con­te­ner la es­tam­pi­da. La bol­sa ar­gen­ti­na se des­plo­mó ayer un 37%. Los ga­na­do­res de la elec­ción no tar­da­ron en cul­par a Mau­ri­cio Ma­cri del desas­tre eco­nó­mi­co por la de­va­lua­ción de su mo­ne­da que pa­só de 18 a 48 pe­sos en só­lo un año. Cier­to, pe­ro Ma­cri ha­bía vuel­to a la li­ber­tad cam­bia­ria des­pués del ce­po o con­trol cam­bia­rio que im­pu­so Kirch­ner en 2011, crean­do dis­tor­sio­nes con el con­trol de di­vi­sas y un mer­ca­do ne­gro que afec­tó al país con las de­va­lua­cio­nes pos­te­rio­res. Ma­cri re­ci­bió una eco­no­mía en­fer­ma y tra­ta de sa­nar­la con me­di­das li­be­ra­les. El cos­to so­cial y po­lí­ti­co re­sul­ta es­tra­tos­fé­ri­co con re­ce­sión, in­fla­ción des­bo­ca­da y de­va­lua­ción del pe­so. Justo la me­di­ci­na que usó Er­nes­to Ze­di­llo en Mé­xi­co con gran maes­tría en su se­xe­nio, aun­que tam­bién con mu­cho su­fri­mien­to en las empresas, el em­pleo e in­fla­ción.

La me­di­ci­na pa­ra cu­rar el po­pu­lis­mo es amar­ga, sue­le pro­vo­car con­vul­sio­nes so­cia­les y es se­gu­ro que de­rro­ta­rá al par­ti­do o al can­di­da­to que la apli­que. Ma­cri per­dió la elec­ción y ten­drá que en­fren­tar la tor­men­ta has­ta di­ciem­bre, a me­nos que un mi­la­gro ha­ga en­ten­der a los ar­gen­ti­nos que van por un sui­ci­dio eco­nó­mi­co si re­pi­ten el re­sul­ta­do el 24 de oc­tu­bre. Di­cen los eco­no­mis­tas de Al­ber­to Fer­nán­dez que no vol­ve­rán al ce­po cam­bia­rio y que hon­ra­rán las deu­das con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal y con los acree­do­res ex­tran­je­ros. Si no lo hi­cie­ran, se­ría la se­gun­da oca­sión en que Ar­gen­ti­na iría a la sus­pen­sión de pagos, al­go que atra­sa­ría 30 años su eco­no­mía y la po­si­bi­li­dad de cre­cer.

Los ar­gen­ti­nos no con­fían en su país, no creen en la errá­ti­ca eco­no­mía po­pu­lis­ta y só­lo tie­nen en men­te el dó­lar. Con 400 mil mi­llo­nes de dó­la­res en el ex­tran­je­ro, los ar­gen­ti­nos ex­por­tan ca­si to­da su ca­pa­ci­dad de aho­rro y tie­nen que re­po­ner­la en cada de­va­lua­ción, en cada cri­sis, con más tra­ba­jo y aho­rro que se irá al ex­tran­je­ro en la si­guien­te de­ba­cle. Eso es lo que no sa­ben los sin­di­ca­tos y los gru­pos de presión pri­va­dos, los po­lí­ti­cos que son tan co­rrup­tos o más que los bra­si­le­ños o los me­xi­ca­nos. Ha­ce unos me­ses el pe­rió­di­co La Na­ción pu­bli­có el des­cu­bri­mien­to de unos cua­der­nos don­de un cho­fer, que lle­va­ba y traía mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo, apun­ta­ba el re­mi­ten­te y el des­ti­na­ta­rio con una dis­ci­pli­na de con­ta­dor. A la casa de los Kirch­ner lle­ga­ron mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo que se con­tra­ban­dea­ban a Uru­guay y a otros paí­ses. La mis­ma pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca ex­por­ta­ba con dó­la­res en efec­ti­vo el fru­to de sus mor­di­das. Hoy se apun­ta co­mo la se­gu­ra vi­ce­pre­si­den­ta del pró­xi­mo go­bierno. Una lo­cu­ra. Vie­ne la tor­men­ta y el re­no­va­do sa­cri­fi­cio de re­flo­tar al país mien­tras mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res par­ti­rán al ex­tran­je­ro, con ce­po o sin ce­po.

La cu­ra es igual al sín­dro­me de abs­ti­nen­cia de cual­quier adic­ción. Ar­gen­ti­na no lo pue­de evi­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.