Dan el adiós a las víc­ti­mas

» Un ado­les­cen­te fue el pri­me­ro en ser se­pul­ta­do y a un jo­ven lo ve­la­ron en su ca­sa, en­tre la­men­tos y re­pro­ches

Periódico AM Express Irapuato - - PORTADA -

Con­mo­vi­dos por la tra­ge­dia, ve­ci­nos de la co­mu­ni­dad de Aran­das des­pi­den a los fa­lle­ci­dos en el ata­que.

Mar­co An­to­nio Cas­ti­llo Acos­ta que­ría de­jar su adic­ción al cris­tal e in­sis­tió a su fa­mi­lia que lo in­ter­na­ra en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción. El miér­co­les fue ase­si­na­do con 26 de sus com­pa­ñe­ros en el anexo “Bus­can­do el ca­mino a mi re­cu­pe­ra­ción”, en Ira­pua­to. Te­nía 31 años. Su ma­má, Na­ta­lia, es­ta­ba en ca­sa cuan­do de­lin­cuen­tes dis­pa­ra­ron con­tra los jó­ve­nes, la tar­de del miér­co­les. Sa­lió co­rrien­do pa­ra allá cuan­do ve­ci­nos le avi­sa­ron.

“Yo le gri­ta­ba a mi hi­jo, y ya no es­ta­ba. Me subí al se­gun­do pi­so, don­de es­ta­ba el ti­ra­de­ro de cuer­pos... vol­tea­ba un cuer­po, vol­tea­ba otro y no lo en­con­tra­ba, de he­cho no lo en­con­tré”.

Pla­ti­có que los po­li­cías lle­ga­ron des­pués de me­dia ho­ra al lu­gar del ata­que y los socorrista­s tar­da­ron cer­ca de dos ho­ras.

Mar­co An­to­nio te­nía dos me­ses y me­dio in­terno en el anexo, don­de por se­gun­da vez tra­ta­ba de de­jar la adic­ción a las dro­gas.

Na­ta­lia pla­ti­có que ella te­mía que al­go pa­sa­ra, por otros ata­ques ocu­rri­dos, pe­ro el jo­ven so­li­ci­tó a sus fa­mi­lia­res que lo ane­xa­ran.

“Yo lo voy a re­cor­dar a mi mu­cha­chi­to co­mo es­tá en la foto del ataúd, a mi ni­ño chi­qui­to que me lo arre­ba­ta­ron. “Era una bue­na per­so­na cuan­do no an­da­ba con las dro­gas, él con­su­mía cris­tal, pe­ro se que­ría re­cu­pe­rar, por eso es­ta­ba en el anexo”, di­jo Na­ta­lia. Con­si­de­ró que las au­to­ri­da­des ira­pua­ten­ses no ha­cen bien su tra­ba­jo, pa­ra cui­dar la se­gu­ri­dad.

“Las au­to­ri­da­des no ha­cen na­da, nun­ca man­da­ron, ni man­da­ban una pa­tru­lla pa­ra cui­dar ese anexo”, ase­gu­ró la se­ño­ra.

Re­pro­chó des­aten­ción del al­cal­de Ri­car­do Or­tiz Gu­tié­rrez.

“Yo no sé ese Pre­si­den­te qué quie­re... que re­nun­cie, ha he­cho pu­ras atro­ci­da­des, a él so­lo le im­por­ta se­guir abrien­do ca­lles allá en Ira­pua­to, y acá le va­le”, di­jo des­con­so­la­da la ma­má.

La pér­di­da de Mar­co An­to­nio de­ja un hue­co te­rri­ble en su fa­mi­lia, pa­ra su ma­má, Na­ta­lia, era “su ni­ño chi­qui­to”

Mar­co que­ría de­jar las dro­gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.