Una ayu­da ines­pe­ra­da

Periódico AM Express Irapuato - - VIVIR+ - Prof. Jor­ge Gor­di­llo

¡Sa­lu­dos sa­nos! La pan­de­mia nos sor­pren­dió cau­san­do es­tra­gos y mo­les­tias. Afor­tu­na­da­men­te tam­bién nos es­tá dan­do be­ne­fi­cios; en­tre ellos es­tá el que al­gu­nas per­so­nas han des­cu­bier­to el pla­cer de leer, se han da­do cuen­ta de los be­ne­fi­cios que nos pue­de dar sien­do lec­to­res. Cuan­do te­ne­mos un pro­ble­ma, lo me­jor es en­con­trar­le la so­lu­ción. Si no po­de­mos no­so­tros solos, pi­da­mos ayu­da, siem­pre ha­brá al­guien o al­go que nos ayu­de con la so­lu­ción. Lea­mos qué le es­tá su­ce­dien­do a Juan. An­tes del re­la­to ten­ga­mos pre­sen­te es­te con­se­jo: “An­te cual­quier pro­ble­ma, los me­jo­res su­per­po­de­res son el amor de la fa­mi­lia y los ami­gos”. Aho­ra sí em­pie­za la his­to­ria: “Una ma­ña­na muy so­lea­da anun­cia­ba el ini­cio de un nue­vo día, el sol en­tra­ba por las ven­ta­nas de las ca­sas pa­ra des­per­tar a sus ocu­pan­tes. Uno de sus ra­yos en­tró por la ven­ta­na de Juan y lo sor­pren­dió acu­rru­ca­do en­tre sus co­bi­jas, con los ojos fuer­te­men­te ce­rra­dos. Juan tie­ne ocho años y cur­sa ter­ce­ro de pri­ma­ria, pa­re­ce que es un ni­ño al que le gus­ta es­tu­diar y le fas­ci­nan las aven­tu­ras, pues en su ha­bi­ta­ción, pin­ta­da de azul cla­ro, ha­bía un car­tel del sis­te­ma so­lar, una lám­pa­ra pe­que­ña, un es­cri­to­rio con al­gu­nos li­bros api­la­dos, un glo­bo te­rrá­queo, un es­tan­te con ju­gue­tes muy bien or­de­na­dos, y un pós­ter de su­per­hé­roes. Esa ma­ña­na su ma­má en­tró a la ha­bi­ta­ción y se acer­có al ni­ño, to­can­do de­li­ca­da­men­te su hom­bro y ha­blán­do­le de ma­ne­ra tran­qui­la -va­mos, Juan, des­pier­ta, se te ha­rá tar­de pa­ra ir a… ¿qué te pa­sa, hi­jo?, ¿es­tás llo­ran­do?- pre­gun­tó su ma­má. -¡Es que me due­le la ba­rri­ga y no quie­ro ir a la es­cue­la!con­tes­tó Juan. -¡Qué bar­ba­ri­dad!- Le ha­bla­ré al doc­tor aho­ra mis­mo pa­ra que ven­ga a ver­te- di­jo su ma­má. De un sal­to, Juan se sen­tó en la ca­ma, lim­pián­do­se los ojos. La ver­dad era que el pe­que­ño só­lo fin­gía te­ner un do­lor y no que­ría que el mé­di­co lo re­vi­sa­ra, pues se per­ca­ta­ría de la men­ti­ra que ha­bía in­ven­ta­do. -¡No, ma­má, no es ne­ce­sa­rio! Ya me sien­to me­jor- di­jo el ni­ño. -Mmm…- ex­cla­mó la ma­má de Juan, to­cán­do­le la fren­te pa­ra ve­ri­fi­car si te­nía fie­bre. Al ver que to­do es­ta­ba bien, lo es­tre­chó ha­cia ella y le di­jo -: en­ton­ces apre­sú­ra­te o se te ha­rá tar­de, to­da­vía tie­nes que desa­yu­nar. Ya pre­pa­ra­do y an­tes de sa­lir de su ha­bi­ta­ción, Juan vol­teó ha­cia la pa­red don­de es­ta­ba pe­ga­do el pós­ter de los su­per­hé­roes y pen­só: “oja­lá ellos pu­die­ran ayu­dar­me”. Sa­lió pre­su­ro­so de su ca­sa ha­cia la es­cue­la, pe­ro lo cier­to era que no que­ría lle­gar pues sa­bía que las co­sas no mar­cha­ban bien allí. Pon­cho, Ro­ge­lio y To­ño lo mo­les­ta­ban des­de tiem­po atrás y eso lo ha­cía sen­tir­se tris­te, in­có­mo­do y con mie­do. Sin em­bar­go, Juan te­nía el apo­yo de sus ami­gos, (sus su­per­hé­roes) que eran Ra­fael y Lo­ren­zo, y en es­pe­cial con­ta­ba con Ti­tí su ami­ga des­de kín­der y ade­más los pa­pás de am­bos tam­bién eran bue­nos ami­gos. Ti­tí siem­pre acon­se­ja­ba a Juan. Ti­tí pei­na­ba siem­pre con una me­dia co­la ador­na­da con un lis­tón. Sus pe­cas le da­ban a su ros­tro un ai­re gra­cio­so y lu­cían me­jor cuan­do ella son­reía. Ti­tí ex­tra­ñó que lle­gó tar­de Juan y tra­tó de que Juan le ex­pli­ca­ra qué ha­bía pa­sa­do. Fi­nal­men­te se sin­ce­ró y de­ci­dió con­tar­le la ver­dad. -Es que, ya no quie­ro ir a la es­cue­la por­que le ten­go mie­do a Pon­cho y sus ami­gos. -Sí, sé que son muy pe­sa­dos y te ha­cen co­sas. Ti­tí le re­co­men­dó que los acu­sa­ra con la di­rec­to­ra. -Eso se­ría peor, Ti­tí, tú no los co­no­ces”. A pe­sar de to­dos sus enemi­gos Pon­cho, Ro­ge­lio y To­ño lo bus­ca­ban siem­pre pa­ra ha­cer­le bull­ying. ¿Có­mo creen us­te­des que a Juan le lle­ga el apo­yo de sus su­per­hé­roes? Nos lee­re­mos en la pró­xi­ma. Pi­lón Fi­lo­só­fi­co: “El mie­do es el peor enemi­go por­que obstruye la men­te y no nos per­mi­te pen­sar”.

Título: Una ayu­da ines­pe­ra­da Au­to­ra: Silvia Her­nán­dez Edi­to­rial: Mén­dez Cor­tés Pre­cio $ 105.00

Cap­tu­ris­ta: Car­men Ca­bre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.