Dios siem­pre es nue­vo… Me­jor de Je­sús que de Juan

Periódico AM Express Irapuato - - VIVIR+ - Dan­te Ga­briel Ji­mé­nez Mu­ñoz Le­do

Ma­teo 9, 14-17

~ A vino nue­vo, odres nue­vos ~

Es po­si­ble que des­pués de dos mil años, al­guien crea que la úni­ca for­ma de vi­vir una re­li­gión pu­ra sea ate­nién­do­se a las prác­ti­cas re­li­gio­sas del pa­sa­do. Es ver­dad: cuan­to han vi­vi­do nues­tros an­te­pa­sa­dos nos sos­tie­ne pa­ra ex­pre­sar nues­tra fe; sin em­bar­go, en el mo­men­to de nues­tra más au­tén­ti­ca re­la­ción con Dios, des­cu­bri­mos que Dios siem­pre es nue­vo. Aho­ra mis­mo, es­te Evan­ge­lio nos ins­ta pa­ra abrir la men­te y el co­ra­zón a nue­vas ca­te­go­rías de nues­tra re­la­ción con Dios y con los de­más. Los dis­cí­pu­los de Juan Bau­tis­ta ha­bían igua­la­do sus prác­ti­cas re­li­gio­sas a las de los fa­ri­seos. Los dis­cí­pu­los de Je­sús es­tán en una re­la­ción de fies­ta. Es­ta es la gran di­fe­ren­cia en la ma­ne­ra de vi­vir a Dios: quie­nes lo vi­ven en la es­pe­ra an­gus­tio­sa de su ve­ni­da, y quie­nes lo pre­gus­ta­mos des­de aho­ra, abier­tos a com­par­tir la vi­da y el amor de es­te tiem­po, co­mo una an­te­sa­la de la fies­ta nup­cial con Dios. En el sim­bo­lis­mo de la alian­za (Os 2) cam­bia la alian­za (Jr 31,31-34); ya no se tra­ta de un cum­pli­mien­to que pa­re­ce es­té­ril, sino de amis­tad, ale­gría y li­ber­tad; por lo tan­to, el ayuno, que ex­pre­sa tris­te­za, no es com­pa­ti­ble con la pre­sen­cia de Je­sús, ni con su pro­yec­to del reino. En el pro­yec­to de Je­sús to­do es nue­vo, y lo es siem­pre, has­ta aho­ra. Te­ne­mos ne­ce­si­dad de re­no­var­nos en la re­la­ción con Él y en nues­tro ejer­ci­cio de re­li­gión.

Nun­ca co­mo hoy han de re­sul­tar­nos cer­ca­nas es­tas pa­la­bras: “A vino nue­vo, pe­lle­jos nue­vos”. Y más aún si so­mos cons­cien­tes del mo­men­to his­tó­ri­co que vi­vi­mos: “El cam­bio de épo­ca”. Un mo­men­to que po­ne en en­tre­di­cho la ope­ra­ti­vi­dad de las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas y so­cia­les que has­ta aho­ra he­mos uti­li­za­do. Igual, Je­sús de­cla­ra con es­te Evan­ge­lio que las an­ti­guas ins­ti­tu­cio­nes son in­com­pa­ti­bles con el nue­vo es­pí­ri­tu de la re­li­gión. Hoy es un buen día pa­ra pre­gun­tar­nos si so­mos de Cris­to; por­que en él to­dos so­mos una crea­tu­ra nue­va, de­ja­mos atrás lo vie­jo; y en Él, to­do en no­so­tros ha de ser nue­vo (Cfr 2Cor 5,17). Si Dios siem­pre es nue­vo, ¿por qué se­guir an­cla­dos en los pe­lle­jos vie­jos de nues­tros es­que­mas men­ta­les y re­li­gio­sos, o man­te­nien­do es­truc­tu­ras pas­to­ra­les ca­du­cas? La no­ve­dad ra­di­cal de Je­sús es siem­pre una aven­tu­ra in­son­da­ble de li­ber­tad y de amor. ¡Va­ya­mos tras ella!

Ora­ción:

Se­ñor Je­sús, me sen­tí ca­du­co en mis for­mas de re­la­ción con­ti­go. Me ape­na que mu­chas ve­ces me ha­yas ofre­ci­do una re­la­ción más ple­na, co­mo la que te­nías con tus dis­cí­pu­los, y otras tan­tas yo ha­ya pre­ten­di­do vi­vir mi re­la­ción con­ti­go y con tu Pa­dre ba­sán­do­me en las ca­te­go­rías de los dis­cí­pu­los de Juan. Ayú­da­me a ser nue­vo, a su­pe­rar el mie­do a la no­ve­dad que me ofre­ces. Haz­me li­bre de pen­sa­mien­to, de co­ra­zón y de obras. Que te glo­ri­fi­que co­mo tú quie­res, ha­cien­do de mi vi­da una con­ti­nua fies­ta nup­cial de nues­tro amor con­ti­go. Per­mi­te que mi fa­mi­lia y yo sea­mos de los tu­yos, de los que vi­ven con in­ten­si­dad la no­ve­dad de tu Es­pí­ri­tu. Amén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.