Vi­si­tan­do a Mr. Trump

Periódico AM Express Irapuato - - AM2 - Jor­ge A. Me­lén­dez bench­mark@el­nor­te.com Twit­ter: @jor­ge­me­len­dez

“No ten­go pro­ble­ma de con­cien­cia con via­jar a Es­ta­dos Unidos (EU)... No soy un ven­de­pa­trias. Se pue­de te­ner una muy bue­na re­la­ción”.

Sí, el pre­si­den­te pre­pa­ra ya ma­le­tas pa­ra vi­si­tar al Sr. Na­ran­ja.

AMLO ex­pli­ca que EU es el mer­ca­do más gran­de del mun­do. Y tie­ne ra­zón: so­li­to re­pre­sen­ta 24% del PIB glo­bal. Un mer­ca­do­to­te. Di­ce que el T-MEC sig­ni­fi­ca­rá más in­ver­sión en Mé­xi­co y me­jor cre­ci­mien­to. Mmmm, pues en eso quien sa­be. Por­que sus po­lí­ti­cas son to­tal­men­te es­pan­ta-in­ver­sio­nes.

Di­ga­mos que si el tra­ta­do prende un po­co a nues­tra tris­te eco­no­mía se­rá a pe­sar de su 4T, que es­tor­ba muuu­cho.

Es­te via­je po­dría traer­nos be­ne­fi­cios, pe­ro im­pli­ca tam­bién ries­gos.

En lo po­si­ti­vo, re­sul­ta que aho­ra un go­ber­nan­te irra­cio­nal, narciso y po­la­ri­za­dor (OJO, y no es AMLO) se­ría nues­tra sal­va­ción.

A fin de cuen­tas, en lo eco­nó­mi­co Mr. Oran­ge siem­pre ha de­fen­di­do (mu­chas ve­ces iló­gi­ca­men­te) los in­tere­ses de em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses.

Com­pa­ñías que han in­ver­ti­do muuu­cho en nues­tro país y que hoy son ame­na­za­das por el es­ta­tis­mo de la 4T, so­bre to­do en el sec­tor energético.

“Nos preo­cu­pan ac­cio­nes re­cien­tes del go­bierno que afec­tan a in­ver­sio­nis­tas es­ta­dou­ni­den­ses y vio­lan com­pro­mi­sos de Mé­xi­co en el TLC y TMEC”.

Fuer­tí­si­mas pa­la­bras di­ri­gi­das a Do­nald Trump por el pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano del Pe­tró­leo ha­ce ape­nas unos días.

Y a pe­sar de los “otros da­tos” de Ló­pez Obra­dor, de que lle­ga­rá más in­ver­sión, en reali­dad no se pue­de ta­par el sol con un de­do. “Tam­po­co les pue­do men­tir. Tam­po­co les pue­do de­cir que es un mo­men­to opor­tuno pa­ra in­ver­tir en Mé­xi­co si se ven co­sas muy des­alen­ta­do­ras pa­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra”.

Más cla­ro ni el agua. Ch­ris­top­her Lan­dau, el em­ba­ja­dor de EU, tie­ne to­da la ra­zón. Du­ras de­cla­ra­cio­nes que no me­re­cie­ron ni un in­sul­to de AMLO. No til­dó al di­plo­má­ti­co de fi­fí, con­ser­va­dor o neo­por­fi­ris­ta.

Y ahí, en la au­sen­cia del in­sul­to presidenci­al, ya­ce la opor­tu­ni­dad.

An­drés Ma­nuel te­me pe­lear con Trump. Sa­be que es un ti­po vo­lu­ble y po­de­ro­so. Con o sin TMEC, la ame­na­za de im­po­ner aran­ce­les a nues­tras ex­por­ta­cio­nes es la­ten­te y se­ría de­vas­ta­do­ra. No sé si Do­nal­do tra­ta­rá el te­ma de in­ver­sio­nes es­ta­dou­ni­den­ses en es­ta vi­si­ta. Pe­ro si no lo ha­ce ahí, lo ha­rá pron­to.

A fin de cuen­tas, se­gún un es­tu­dio del Col­mex, 46% de la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta en Mé­xi­co pro­vie­ne de EU.

Cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que no per­ma­ne­ce­rán con los bra­zos cru­za­dos mien­tras la 4T des­tru­ye sin ton ni son el mo­de­lo de com­pe­ten­cia que tan­to le cos­tó a Mé­xi­co cons­truir. Tris­te­men­te, esa pre­sión de Trump y su go­bierno es la me­jor opor­tu­ni­dad de con­te­ner la vi­sión es­ta­tis­ta del Sr. Ló­pez.

En con­tra­par­te, el via­je es­tá tam­bién lleno de mi­nas que po­drían ex­plo­tar­le al pre­si­den­te.

Y es que Mr. Oran­ge es­tá de­ses­pe­ra­do elec­to­ral­men­te.

Se­gún las en­cues­tas, Trump es­ta­ría en­tre 8 y 14 puntos de­trás de Bi­den. Pe­ro no só­lo es­to, tam­bién per­de­ría es­ta­dos cla­ve que ga­nó en 2016 y que le per­mi­tie­ron triun­far en el Co­le­gio Elec­to­ral (re­cuer­da, per­dió el vo­to po­pu­lar). El pa­no­ra­ma elec­to­ral pa­ra Do­nal­do es te­rri­ble. La eco­no­mía no le­van­ta­rá su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do y su go­bierno ha ma­ne­ja­do pé­si­ma­men­te la cri­sis de sa­lud del Co­vid, por lo que el vi­rus se­gui­rá sien­do una ame­na­za real en los si­guien­tes me­ses.

Si Bi­den no la rie­ga, pue­de ga­nar. No tie­ne que ha­cer mu­cho. An­te es­to, Trump re­do­bla­rá su agre­si­vi­dad y sus ata­ques.

Un po­pu­lis­ta siem­pre re­quie­re enemi­gos y uno de­ses­pe­ra­do aún más. ¿Vol­ve­rá a ser Mé­xi­co el enemi­go per­fec­to? Qui­zá no sea la mi­gra­ción es­ta vez, pe­ro sí el trá­fi­co de dro­gas, nues­tra enor­me in­se­gu­ri­dad o, cla­ro, las po­lí­ti­cas so­cia­lis­toi­des de la 4T.

Fi­nal­men­te, si la vi­si­ta de AMLO le lle­ga­ra a ayu­dar a Trump elec­to­ral­men­te y aun así ga­na­se Bi­den, ¿cuán­to ter­mi­na­rá cos­tán­do­nos el via­je­ci­to?

Ahí el ries­go del via­je.

AMLO se­rá una chu­cha cue­re­ra en Mé­xi­co, pe­ro ha­brá que ver có­mo se desen­vuel­ve si el Sr. Na­ran­ja sa­le con al­gu­na de sus tí­pi­cas ac­ti­tu­des, tweets o de­cla­ra­cio­nes xe­no­fó­bi­cas o ra­cis­tas. Qui­zá la es­pe­ran­za sea que An­drés Ma­nuel sa­be na­dar muy bien de muer­ti­to, una tác­ti­ca que pue­de fun­cio­nar pa­ra li­diar con un egó­la­tra co­mo Trump.

¿Quién sal­drá ga­nón de es­te en­cuen­tro de nar­ci­sos?

¡Ha­gan sus apues­tas!

Pos­da­ta. A dos años de la elec­ción, un ba­lan­ce te­rri­ble: ma­las ideas, des­truc­ción in­dis­cri­mi­na­da, au­to­ri­ta­ris­mo, po­la­ri­za­ción, inep­ti­tud to­tal pa­ra eje­cu­tar y, lo peor, ter­que­dad dog­má­ti­ca.

En po­cas pa­la­bras…

“Triun­fa­mos sin glo­ria cuan­do con­quis­ta­mos sin pe­li­gro”.

Pie­rre Cor­nei­lle, dra­ma­tur­go fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.