El sano des­ape­go…

Periódico AM Express Irapuato - - AM2 - Jo­sé Luis Pa­la­cios Blan­co* * Con­se­je­ro lo­cal del INE

El ape­go al po­der y al di­ne­ro son hoy en Mé­xi­co los que han pro­vo­ca­do la muer­te elec­to­ral de los po­lí­ti­cos ra­te­ros; el PRI más que nin­guno otro, ha su­fri­do las con­se­cuen­cias: go­ber­na­do­res en la cár­cel; trá­fi­cos de in­fluen­cias; asig­na­cio­nes dis­cre­cio­na­les de las gran­des obras; descubrimi­ento por par­te de pe­rio­dis­tas de re­cur­sos públicos des­via­dos a cam­pa­ñas elec­to­ra­les; exen­cio­nes de im­pues­tos a gran­des em­pre­sas; es­ti­los de ha­cer política con ba­se en in­yec­cio­nes de di­ne­ro; pro­to­ti­pos de po­lí­ti­cos bien pei­na­dos y bien ves­ti­dos in­do­len­tes a la reali­dad de las ma­yo­rías que pa­san ham­bres.

La vic­to­ria de AMLO ha­ce 2 años tra­jo mu­chas lec­cio­nes pa­ra un sis­te­ma que fa­vo­re­ció la co­rrup­ción co­mo mo­do de cre­ci­mien­to pa­ra ama­sar for­tu­nas al am­pa­ro del po­der. El vo­to de cas­ti­go al PRI, al PAN y al PRD, an­tes los tres par­ti­dos tra­di­cio­na­les, lo mos­tró. Hoy, li­de­raz­gos co­mo el del Pa­pa Fran­cis­co mues­tran que la so­cie­dad oc­ci­den­tal es­tá vol­tean­do ha­cia ejem­plos de vi­da que ten­gan con­gruen­cia en­tre lo que se pien­sa y lo que se ha­ce; esos per­fi­les iman­tan ya a la gen­te. La vir­tud de AMLO no es su ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual o su li­de­raz­go aca­dé­mi­co o em­pre­sa­rial, so­lo que tie­ne des­ape­go a la bue­na vi­da y a que no se le ha com­pro­ba­do el ro­bo.

Hoy mu­chos po­lí­ti­cos, co­mo los lle­ga­dos a Mo­re­na, brin­can de un par­ti­do a otro, son tráns­fu­gas ca­ren­tes de ideo­lo­gías, co­rrien­do mez­qui­nos y sin pu­dor, ha­cia par­ti­dos con ideo­lo­gías con­tra­rias, to­do con el pro­pó­si­to de se­guir sa­can­do pro­ve­cho de la vi­da política.

Con­si­de­ro que el pro­ble­ma cru­cial y de fon­do, es la pér­di­da del sen­ti­do bá­si­co de la vi­da, que es el “ser”. Los gran­des maes­tros de la re­li­gión: Bu­da, Maho­ma y Je­sús de Na­za­reth, han con­si­de­ra­do a la al­ter­na­ti­va en­tre “te­ner” y “ser” co­mo el pun­to más im­por­tan­te de sus res­pec­ti­vos sis­te­mas de ideas. Es­ta dis­tin­ción, pa­ra Erich Fromm, jun­to con la del amor a la vi­da y el amor a la muer­te, re­pre­sen­ta el pro­ble­ma más cru­cial de la exis­ten­cia.

La al­ter­na­ti­va en­tre “te­ner”, que se opo­ne a “ser”, no atrae al sen­ti­do co­mún. Pa­re­ce que “te­ner” es una fun­ción nor­mal de la vi­da: pa­ra vi­vir, de­be­mos “te­ner” co­sas. Ade­más, de­be­mos “te­ner­las” pa­ra go­zar­las. En una cul­tu­ra cu­ya me­ta su­pre­ma es “te­ner” ca­da vez más, pa­re­ce que la mis­ma esen­cia de “ser” ¡con­sis­te en ¡“te­ner!!, y si la per­so­na no “tie­ne” na­da, no es na­die. Can­ti­dad de po­lí­ti­cos han acu­mu­la­do mi­llo­nes de pe­sos a cos­ta de usar re­cur­sos públicos des­ti­na­dos a la gen­te po­bre, por­que “me­re­cían abun­dan­cia”, to­do en el col­mo del ro­bo de pro­gra­mas so­cia­les. La orien­ta­ción de “te­ner” es ca­rac­te­rís­ti­ca de la so­cie­dad in­dus­trial oc­ci­den­tal, en que el afán de lu­cro, fa­ma y po­der, se han con­ver­ti­do en el pro­ble­ma do­mi­nan­te de la vi­da. Nues­tra so­cie­dad oc­ci­den­tal tie­ne una se­ria li­mi­ta­ción pa­ra com­pren­der a so­cie­da­des, co­mo la in­dí­ge­na, que no es­tán cen­tra­das en la pro­pie­dad y en la co­di­cia. ¿Qué es en­ton­ces “ser” y qué es “te­ner”? Pro­ce­so, ac­ti­vi­dad y mo­vi­mien­to, son ele­men­tos del “ser”; la idea de “ser” im­pli­ca un cam­bio, sig­ni­fi­ca de­ve­nir des­de lo más pro­fun­do que so­mos. En el “te­ner”, se bus­ca in­cor­po­rar co­sas, por ejem­plo, co­mer o be­ber.

En el mo­do de exis­ten­cia de “te­ner”, los po­lí­ti­cos in­vier­ten en su ima­gen, ha­cen mo­vi­das pa­ra ro­bar pre­su­pues­tos, apro­ve­chan sin pu­dor los pri­vi­le­gios de suel­dos y gua­ru­ras y sub­ur­bans. En el mo­do de “ser”, el pro­ce­so es el ser­vi­cio, el des­pren­di­mien­to, el des­ape­go al po­der y a los pri­vi­le­gios, es­tan­do cer­ca del vo­tan­te en las ca­lles sin­tien­do sus pro­ble­mas. La dis­yun­ti­va en­tre “te­ner” o “ser”, la an­gus­tia y la in­se­gu­ri­dad en­gen­dra­das por el pe­li­gro de per­der lo que se tie­ne, no exis­ten en el mo­do de ser. “Si yo soy lo que soy y no lo que ten­go”, na­die pue­de arre­ba­tar­me ni ame­na­zar mi se­gu­ri­dad y mi sen­ti­mien­to de iden­ti­dad, es el prin­ci­pio de la li­ber­tad. Es­cu­cho el mie­do al co­ro­na­vi­rus y a la muer­te. pues te­men per­der, pe­ro el que tie­ne el “ser”, no te­me per­der lo que tie­ne. De­be­mos ge­ne­rar ri­que­za y re­par­tir­la; ver los de­más; agra­de­cer el don de la vi­da y ver con es­pe­ran­za el fu­tu­ro. Con el go­bierno, sin él, o a pe­sar de él, la so­cie­dad y em­pre­sas sal­dre­mos ade­lan­te. Se­rá el áni­mo de la es­pe­ran­za el que nos im­pul­sa­rá a exi­gir el oxígeno pa­ra res­pi­rar y a no te­ner el mie­do que nos ma­ta. Yo, el agra­de­ci­do con la vi­da por tan­tos años de com­par­tir con us­te­des en es­te es­pa­cio edi­to­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.