El mis­te­rio de los su­per­pro­pa­ga­do­res

» Ca­da vez más evi­den­cia mues­tra que la ma­yo­ría de las per­so­nas in­fec­ta­das por Co­vid-19 no es­tán pro­pa­gan­do el vi­rus. Pe­ro que al­guien sea un su­per­pro­pa­ga­dor de­pen­de más de las cir­cuns­tan­cias que de la bio­lo­gía

Periódico AM Express Irapuato - - AM2 - Carl Zim­mer

En una fies­ta de cum­plea­ños ce­le­bra­da en Texas el 30 de ma­yo, un hom­bre pre­sun­ta­men­te in­fec­tó con el co­ro­na­vi­rus a die­ci­sie­te miem­bros de su fa­mi­lia.

Al leer re­por­tes co­mo ese, qui­zá creas que el vi­rus es co­mo un in­cen­dio fo­res­tal y desata epi­de­mias ins­tan­tá­nea­men­te adon­de va­ya. Pe­ro otros in­for­mes cuen­tan una his­to­ria to­tal­men­te dis­tin­ta. En Ita­lia, por ejem­plo, los cien­tí­fi­cos ana­li­za­ron mues­tras de aguas re­si­dua­les pa­ra en­con­trar las pri­me­ras tra­zas del vi­rus. La se­ma­na pa­sa­da in­for­ma­ron que el vi­rus es­ta­ba en Tu­rín y Mi­lán des­de el 18 de di­ciem­bre. Pe­ro pa­sa­ron dos me­ses an­tes de que los hos­pi­ta­les del nor­te de Ita­lia co­men­za­ran a lle­nar­se con víc­ti­mas de la Co­vid-19. Así que esos vi­rus de­cem­bri­nos pa­re­cen ha­ber des­apa­re­ci­do. Por ex­tra­ño que pa­rez­ca, es­tos in­for­mes no se con­tra­di­cen. La ma­yo­ría de las per­so­nas in­fec­ta­das no con­ta­gian el co­ro­na­vi­rus a al­guien más. Pe­ro un pe­que­ño nú­me­ro lo trans­mi­ten a mu­chas otras per­so­nas en los lla­ma­dos su­ce­sos de su­per­pro­pa­ga­ción. “Es co­mo arro­jar un ce­ri­llo a un mon­tón de le­ña”, di­jo Ben Alt­hou­se, cien­tí­fi­co in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to pa­ra el Mo­de­la­je de En­fer­me­da­des en Be­lle­vue, Was­hing­ton. “Arro­jas un ce­ri­llo, pe­ro qui­zá no en­cien­da la le­ña. Si arro­jas otro, tal vez tam­po­co la en­cien­da. Pe­ro si arro­jas otro en el lu­gar ade­cua­do, de pron­to to­do co­mien­za a en­cen­der­se”. Los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que en­ten­der por qué al­gu­nos ce­ri­llos ini­cian in­cen­dios, mien­tras que mu­chos no lo ha­cen, se­rá esen­cial pa­ra fre­nar la pan­de­mia. “De no ser así, siem­pre es­ta­re­mos un pa­so atrás del vi­rus”, di­jo Adam Ku­chars­ki, epi­de­mió­lo­go de la Es­cue­la de Hi­gie­ne y Me­di­ci­na Tro­pi­cal de Lon­dres. Cuan­do el vi­rus apa­re­ció en Chi­na, los epi­de­mió­lo­gos lu­cha­ron por en­ten­der có­mo se pro­pa­ga­ba de per­so­na a per­so­na. Una de sus pri­me­ras ta­reas era cal­cu­lar el nú­me­ro pro­me­dio de per­so­nas que in­fec­tó ca­da in­di­vi­duo en­fer­mo, o lo que los epi­de­mió­lo­gos de­fi­nen co­mo el nú­me­ro re­pro­duc­ti­vo.

El nue­vo co­ro­na­vi­rus re­sul­tó te­ner un nú­me­ro re­pro­duc­ti­vo de en­tre dos y tres. Es im­po­si­ble de­fi­nir una cifra pre­ci­sa, pues el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas pue­de pro­vo­car que sea más fá­cil o más di­fí­cil que el vi­rus se pro­pa­gue. Al en­trar en con­fi­na­mien­to, por ejem­plo, Mas­sa­chu­setts re­du­jo su nú­me­ro re­pro­duc­ti­vo de 2.2 a prin­ci­pios de mar­zo a 1.0 pa­ra fi­na­les del mes; aho­ra la cifra es de 0.74.

Esa cifra pro­me­dio tam­bién pue­de ser en­ga­ño­sa por­que ocul­ta la va­ria­bi­li­dad de pro­pa­ga­ción de una per­so­na a la si­guien­te. Si nue­ve de ca­da diez per­so­nas no trans­mi­ten el vi­rus en ab­so­lu­to, mien­cien­tí­fi­ca. tras que la dé­ci­ma per­so­na la trans­mi­te a 20 per­so­nas, el pro­me­dio aún se­gui­ría sien­do de dos.

En al­gu­nas en­fer­me­da­des, co­mo la influenza y la vi­rue­la, un gran por­cen­ta­je de las per­so­nas in­fec­ta­das trans­mi­ten el pa­tó­geno a unas cuan­tas más. Es­tas en­fer­me­da­des sue­len cre­cer de ma­ne­ra cons­tan­te y len­ta. “La gri­pe pue­de avan­zar a pa­so len­to”, di­jo Kris­tin Nel­son, pro­fe­so­ra ad­jun­ta en la Uni­ver­si­dad Emory.

No obs­tan­te, otras en­fer­me­da­des co­mo el sa­ram­pión y el SARS, son sus­cep­ti­bles a pro­pa­ga­cio­nes re­pen­ti­nas, con tan so­lo unas cuan­tas per­so­nas que trans­mi­ten la en­fer­me­dad.

Los epi­de­mió­lo­gos cap­tan la di­fe­ren­cia en­tre las in­fec­cio­nes y la ra­len­ti­za­ción con al­go co­no­ci­do co­mo pa­rá­me­tro de dis­per­sión. Es una me­di­da de la va­ria­ción que hay, de per­so­na a per­so­na, al trans­mi­tir un pa­tó­geno.

Sin em­bar­go, Ja­mes Lloyds­mith, eco­lo­gis­ta de en­fer­me­da­des de UCLA que desa­rro­lló el pa­rá­me­tro de dis­per­sión ha­ce 15 años, ad­vir­tió que so­lo por­que los cien­tí­fi­cos pue­den me­dir­las no sig­ni­fi­ca que en­tien­dan por qué al­gu­nas en­fer­me­da­des pue­den pro­pa­gar­se de ma­ne­ra más ma­si­va que otras. “Tan so­lo en­ten­de­mos al­gu­nos as­pec­tos”, co­men­tó. Cuan­do es­ta­lló la cri­sis de la Co­vid-19, Ku­chars­ki y sus co­le­gas tra­ta­ron de cal­cu­lar ese nú­me­ro com­pa­ran­do los ca­sos en dis­tin­tos paí­ses.

Si la Co­vid-19 era co­mo la gri­pe, se es­pe­ra­ría que los bro­tes en dis­tin­tos lu­ga­res ten­gan en su ma­yor par­te el mis­mo ta­ma­ño. Pe­ro Ku­chars­ki y sus co­le­gas ha­lla­ron una gran va­ria­ción. Se­gún sus con­clu­sio­nes, la me­jor ma­ne­ra de ex­pli­car es­te pa­trón era que el diez por cien­to de las per­so­nas in­fec­ta­das eran res­pon­sa­bles del 80% de las nue­vas in­fec­cio­nes, lo cual im­pli­ca que la ma­yo­ría de las per­so­nas trans­mi­tie­ron el vi­rus a po­cas per­so­nas, si es que lo hi­cie­ron. Ku­chars­ki y sus co­le­gas pu­bli­ca­ron una ver­sión pre­via de su es­tu­dio en abril co­mo un in­for­me que no ha si­do re­vi­sa­do por otros cien­tí­fi­cos, ni se ha pu­bli­ca­do en una re­vis­ta Otros epi­de­mió­lo­gos han cal­cu­la­do el pa­rá­me­tro de dis­per­sión con otros mé­to­dos que han da­do co­mo re­sul­ta­do cálcu­los si­mi­la­res. En Geor­gia, por ejem­plo, Nel­son y sus co­le­gas ana­li­za­ron más de 9,500 ca­sos de Co­vid-19 de mar­zo a ma­yo. Crea­ron un mo­de­lo pa­ra la pro­pa­ga­ción del vi­rus a tra­vés de cin­co con­da­dos y cal­cu­la­ron cuán­tas per­so­nas fue­ron in­fec­ta­das por ca­da en­fer­mo. En una pu­bli­ca­ción emi­ti­da la se­ma­na pa­sa­da, los in­ves­ti­ga­do­res ha­lla­ron mu­chos su­ce­sos de su­per­pro­pa­ga­ción. Tan so­lo el dos por cien­to de las per­so­nas eran res­pon­sa­bles por el 20% de las trans­mi­sio­nes.

Aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res es­tán tra­tan­do de ave­ri­guar por qué tan po­cas per­so­nas pro­pa­gan el vi­rus a tan­tas otras. Es­tán tra­tan­do de res­pon­der tres pre­gun­tas: ¿quié­nes son los su­per­pro­pa­ga­do­res? ¿Cuán­do ocu­rre la su­per­pro­pa­ga­ción? ¿Y dón­de? En cuan­to a la pri­me­ra pre­gun­ta, los mé­di­cos han ob­ser­va­do que los vi­rus pue­den mul­ti­pli­car­se en gran­des can­ti­da­des den­tro de al­gu­nas per­so­nas y no den­tro de otras. Es po­si­ble que al­gu­nas per­so­nas se vuel­van chi­me­neas del vi­rus, por lo que ex­pul­san nu­bes de pa­tó­ge­nos con ca­da alien­to.

Al­gu­nas per­so­nas tie­nen más opor­tu­ni­da­des de en­fer­mar­se, y de con­ta­giar a otras per­so­nas des­pués. Un con­duc­tor de au­to­bús o un tra­ba­ja­dor de un asi­lo qui­zá se en­cuen­tre en el cen­tro de la red so­cial, mien­tras que es me­nos pro­ba­ble que la ma­yo­ría de las per­so­nas en­tren en con­tac­to con otras, so­bre to­do du­ran­te el con­fi­na­mien­to. Nel­son sos­pe­cha que las di­fe­ren­cias bio­ló­gi­cas en­tre las per­so­nas son me­nos im­por­tan­tes. “Creo que las cir­cuns­tan­cias son mu­cho más im­por­tan­tes”, co­men­tó. Lloyd-smith es­tu­vo de acuer­do. “Creo que se en­fo­ca más en los su­ce­sos”.

Pa­re­ce que se pro­du­ce una gran can­ti­dad de trans­mi­sión en un pe­rio­do de tiem­po li­mi­ta­do que co­mien­za un par de días des­pués de la in­fec­ción, in­clu­so an­tes de que sur­jan los sín­to­mas. Si las per­so­nas no es­tán cer­ca de mu­chos otros du­ran­te esa ven­ta­na de tiem­po, no pue­den pa­sar­la. Y cier­tos lu­ga­res pa­re­cen pres­tar­se a la su­per­pro­pa­ga­ción. Un bar con­cu­rri­do, por ejem­plo, es­tá lleno de per­so­nas que ha­blan en voz al­ta. Cual­quie­ra de ellos po­dría arro­jar vi­rus sin to­ser ni una so­la vez. Y sin una bue­na ven­ti­la­ción, los vi­rus pue­den per­ma­ne­cer en el ai­re du­ran­te ho­ras.

Un es­tu­dio rea­li­za­do en Ja­pón es­te mes en­con­tró fo­cos de ca­sos de co­ro­na­vi­rus en cen­tros de sa­lud, asi­los de an­cia­nos, guar­de­rías, res­tau­ran­tes, ba­res, lu­ga­res de tra­ba­jo y even­tos musicales co­mo con­cier­tos en vi­vo y fies­tas de ka­rao­ke.

Es­te pa­trón de su­per­pro­pa­ga­ción po­dría ex­pli­car el des­con­cer­tan­te re­tra­so re­gis­tra­do en Ita­lia en­tre la lle­ga­da del vi­rus y el as­cen­so de la epi­de­mia. Ade­más, los ge­ne­tis­tas han en­con­tra­do un re­tra­so si­mi­lar en otros paí­ses: los pri­me­ros vi­rus que apa­re­cen en de­ter­mi­na­da re­gión no pro­du­cen las epi­de­mias que ocu­rren se­ma­nas más tar­de. Mu­chos paí­ses y es­ta­dos han com­ba­ti­do bro­tes con el con­fi­na­mien­to, lo que ha lo­gra­do re­du­cir los nú­me­ros re­pro­duc­ti­vos de la Co­vid-19. No obs­tan­te, con­for­me los go­bier­nos co­mien­zan a reanu­dar ac­ti­vi­da­des, no de­ben mos­trar­se con­fia­dos ni ol­vi­dar que el vi­rus pue­de su­per­pro­pa­gar­se. “Real­men­te pue­des pa­sar de pen­sar que lo tie­nes to­do ba­jo con­trol a te­ner un bro­te fue­ra de con­trol en cues­tión de una se­ma­na”, di­jo Lloyd-smith. Las au­to­ri­da­des de sa­lud de Sin­ga­pur re­ci­bie­ron elo­gios muy tem­prano por con­te­ner la epi­de­mia al ras­trear cui­da­do­sa­men­te los ca­sos de la Co­vid-19. Pe­ro no se die­ron cuen­ta de que los enor­mes dor­mi­to­rios don­de vi­vían los tra­ba­ja­do­res mi­gran­tes eran lu­ga­res ade­cua­dos pa­ra even­tos de su­per­pro­pa­ga­ción. Aho­ra es­tán lu­chan­do con un re­sur­gi­mien­to del vi­rus. Por otro la­do, sa­ber que la Co­vid-19 es una pan­de­mia de su­per­pro­pa­ga­ción po­dría ser al­go bueno. “Es un buen au­gu­rio pa­ra po­der con­tro­lar­la”, di­jo Nel­son.

Pues­to que la ma­yo­ría de las trans­mi­sio­nes so­lo su­ce­den en un pe­que­ño nú­me­ro de si­tua­cio­nes si­mi­la­res, qui­zá sea po­si­ble idear es­tra­te­gias inteligent­es pa­ra evi­tar que ocu­rran. Es po­si­ble que eso evi­te con­fi­na­mien­tos ge­ne­ra­li­za­dos y de­vas­ta­do­res al en­fo­car­se en los su­ce­sos de su­per­pro­pa­ga­ción.

“Al fre­nar las ac­ti­vi­da­des en un pe­que­ño por­cen­ta­je de nues­tras vi­das, en reali­dad po­dría­mos re­du­cir gran par­te del ries­go”, di­jo Ku­chars­ki.

›› Real­men­te pue­des pa­sar de pen­sar que lo tie­nes to­do ba­jo con­trol a te­ner un bro­te fue­ra de con­trol en cues­tión de una se­ma­na.‹‹

Ja­mes Lloyd-smith, eco­lo­gis­ta de en­fer­me­da­des de UCLA.

Las car­pas fren­te a un hos­pi­tal en Bres­cia, Ita­lia, es­tán con­fi­gu­ra­das pa­ra pro­por­cio­nar prue­bas pa­ra el co­ro­na­vi­rus. El área de la­van­de­ría de un hos­pi­tal en Bres­cia, Ita­lia, se lle­nó de ca­mas pa­ra pa­cien­tes en es­pe­ra de prue­bas de co­ro­na­vi­rus.

Ray­mond San­chez, con­duc­tor de la Au­to­ri­dad de Trans­por­te Me­tro­po­li­tano, de­sin­fec­ta au­to­bu­ses du­ran­te el cam­bio de turno en East Har­lem en Nue­va York en ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.